Diente

Diente
Denticao.jpg
Vista interna de la mandíbula.
PAN TEETH.jpg
(Ortopantomografía) Radiografía de la boca de un hombre.
Latín [ TA]: dentes
TA A05.1.03.001
Enlaces externos
Gray pág.199
MeSH Tooth
FMA 75150
[ editar datos en Wikidata]
1. Diente 2. Esmalte 3. Dentina 4. Pulpa dental 5. pulpa coronal o cameral 6. pulpa radicular 7. Cemento 8. Corona 9. Cúspide 10. Surco 11. Cuello 12. Raíz 13. Furca 14. Ápice de la raíz 15. Foramen del ápice 16. Surco gingival
17. Periodonto 18. Encía: 19. libre o interdental 20. marginal 21. alveolar 22. Ligamento periodontal 23. Hueso alveolar 24. Irrigación e inervación: 25. dental 26. periodontal 27. a través del canal alveolar
Los dientes permanentes de la mitad derecha del arco dental inferior, visto desde arriba.

El diente (del lat. dens, dentis)[1] es un órgano anatómico duro, enclavado en los procesos alveolares de los huesos maxilares y mandíbula a través de un tipo especial de articulación denominada gonfosis, en la que intervienen diferentes estructuras que lo conforman: cemento dentario y hueso alveolar ambos unidos por el ligamento periodontal. El diente está compuesto por tejidos mineralizados ( calcio, fósforo, magnesio), que le otorgan la dureza. En su conjunto forman la dentición temporal (o dientes de "leche") y la dentición permanente.

La dentición temporal (decidua) consta de 20 dientes, cuya aparición comienza a los seis meses de vida aproximadamente y su recambio por piezas permanentes dura hasta los 12 años aproximadamente.

La dentición permanente inicia su erupción desde los seis años de edad aproximadamente, e irá reemplazando a los dientes de la primera dentición hasta llegar a la edad adolescente. La dentición permanente consta de 32 dientes. En la edad de 16 a 25 años pueden llegar a erupcionar los terceros molares (llamados "muelas del juicio o cordales") cuya retención dentro de los maxilares es muy frecuente.

Los dientes son estructuras de tejido mineralizado que comienzan a desarrollarse desde la vida embrionaria, e inician su erupción en los primeros seis meses de vida, los cuales ayudan al proceso de la masticación de los alimentos para una buena digestión. El diente realiza la primera etapa de la digestión y participa también en la comunicación oral.

Básicamente en el diente se pueden reconocer dos partes, la corona dental, parte recubierta por esmalte dental y la raíz dental no visible en una boca sana.

Los dientes, ordenados desde el centro hacia las mandíbulas son: incisivos que cortan, los caninos que desgarran, los premolares que trituran y los molares que muelen.[7]

Partes del diente

Esmalte dental: es un tejido formado por hidroxiapatita y proteínas (en muy baja proporción). Es el tejido más duro del cuerpo humano. En zonas donde el esmalte es más delgado o se ha desgastado, puede ser sumamente sensible. El esmalte es translúcido, insensible al dolor pues en él no existen terminaciones nerviosas. Con el flúor se forman cristales de fluorhidroxiapatita que es mucho más resistente que la hidroxiapatita al ataque de la caries dental.

Dentina: tejido mineralizado, pero en menor proporción que el esmalte. Es el responsable del color de los dientes. Contiene túbulos en donde se proyectan prolongaciones de los odontoblastos, llamados fribillas de Thomes, las cuales son las causantes de la sensibilidad. Las propiedades físicas de la dentina son: Color, radiopacidad, traslucidez, elasticidad, dureza y permeabilidad.

Cemento radicular: tejido conectivo altamente especializado. Es una capa dura, opaca y amarillenta que recubre la dentina a nivel de la raíz del diente. Se encarga de unir al órgano dentario con el hueso alveolar a través del ligamento periodontal.

Pulpa dentaria: de tejido mesodérmico está constituida por un tejido suave que contiene vasos sanguíneos (arteria y vena) que conducen la sangre hacia el diente y por fibras nerviosas que otorgan sensibilidad al diente. Dichos nervios atraviesan la raíz (del diente) por medio de finos canales. Su célula principal son los odontoblastos (son células tanto de la pulpa como de la dentina), éstos fabrican dentina y son los que mantienen la vitalidad de la dentina. Los odontoblastos poseen prolongaciones conocidas como Procesos Odontoblásticos o fribillas de Thomes, que se alojan en los túbulos dentinarios. Junto con la dentina forma el órgano dentino-pulpar. En la pulpa dentaria se encuentra alojado el paquete vasculo nervioso que está formado por un filete nervioso, una vena y una arteria, dándole la irrigación e inervación necesaria. Las actividades funcionales de la pulpa son: Inductora de la temperatura, formativa, nutritiva, sensitiva, defensiva y reparadora.

Periodonto: Son las estructuras que dan soporte y sustentabilidad al diente.

Other Languages
العربية: سن بشري
авар: Ца
català: Dent humana
کوردیی ناوەندی: ددان
Zazaki: Dından
ދިވެހިބަސް: ދަތް
Ελληνικά: Δόντι
English: Human tooth
Gàidhlig: Fiacal
galego: Dente
עברית: שן
हिन्दी: मानव दाँत
hrvatski: Zub
Kreyòl ayisyen: Dan
Հայերեն: Ատամ
Iñupiak: Kigun
Ido: Dento
қазақша: Адам тісі
한국어: 사람의 이
Кыргызча: Тиш
lingála: Lǐno
मराठी: दात
မြန်မာဘာသာ: သွား(လူ)
Nāhuatl: Tlantli
Napulitano: Diente
Nederlands: Tand (mens)
occitan: Dent umana
ਪੰਜਾਬੀ: ਮਨੁੱਖੀ ਦੰਦ
संस्कृतम्: दन्तः
srpskohrvatski / српскохрватски: Zubi
chiShona: Mazino
Soomaaliga: Ilik
shqip: Dhëmbi
српски / srpski: Људски зуб
తెలుగు: పన్ను
Türkçe: İnsan dişi
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: چىش
українська: Зуби людини
Tiếng Việt: Răng người
ייִדיש: צאן
中文: 人類牙齒
Bân-lâm-gú: Chhùi-khí
粵語: 人牙