Diego de Herrera Campuzano

Diego de Herrera Campuzano fue un gobernador interino de la provincia de Costa Rica (bautizado en Polanco, Santander, 27 de abril de 1653 - fallecido en Managua, Nicaragua, 1 de diciembre de 1714). Hijo de Francisco de Palacio Herrera y María de Campuzano Peredo. No contrajo matrimonio.

Fue militar y alcanzó el grado de Sargento Mayor. El 3 de febrero de 1704 la Real Audiencia de Guatemala lo nombró gobernador interino de Costa Rica, para suceder a Francisco Serrano de Reyna y Céspedes, que había sido acusado de comercio ilícito. Tomó posesión en junio de 1704.

Durante su administración se preocupó por la defensa de la costa caribeña contra las incursiones de los piratas y zambos mosquitos, y se erigió la ayuda de parroquia de Cubujuquí, que dio origen al surgimiento de la actual población de Heredia. Fue muy apreciado por los vecinos de la ciudad de Cartago, que pidieron a la Audiencia mantenerlo al frente de la provincia, pero ya desde 1703 la Corona había nombrado como Gobernador titular a Lorenzo Antonio de Granda y Balbín, a quien entregó el mando el 1 de mayo de 1707. Posteriormente se radicó en Chinandega, Nicaragua, pero en 1712 la Audiencia lo envió nuevamente a Cartago para investigar el enfrentamiento entre su sucesor y el Cabildo de la ciudad e instruir la causa respectiva.

En 1713 fue nombrado como Corregidor de Nicoya, cargo del que era titular cuando falleció.

Other Languages