Diego de Herrera

Diego García de Herrera
Información personal
Nacimiento c. 1417
Sevilla, Corona de Castilla
Fallecimiento 22 de junio de 1485 (68 años)
Betancuria, Fuerteventura
Familia
Padres Pedro García de Herrera y Rojas
María López de Ayala y Sarmiento
Cónyuge Inés Peraza de las Casas
Hijos Pedro García de Herrera, Hernán Peraza, Sancho de Herrera, María de Ayala y Constanza Sarmiento
Información profesional
Ocupación Conquistador, señor territorial
Título Señor y rey de las islas Canarias
Término 1452-1485
Predecesor Hernán Peraza el Viejo
[ editar datos en Wikidata]

Diego García de Herrera y Ayala ( Sevilla, c. 1417 - Fuerteventura, 22 de junio de 1485) fue un hidalgo y conquistador castellano, señor territorial de las islas Canarias en el siglo xv.

Diego se intitulaba rey de las islas Canarias, título que mantuvo hasta la cesión a los Reyes Católicos de las islas de La Palma, Gran Canaria y Tenerife hecha por él y su mujer en 1477.[1]

Biografía

Nació en Sevilla hacia 1417,[4]

Diego de Herrera, que había sido regidor de Sevilla desde 1453 hasta 1478, consolidó sus dominios e hizo reiterados intentos de completar la conquista del archipiélago.[4]

Derechos sobre el señorío de las islas Canarias: pleitos

El señorío de las islas que poseían era meramente nominal en cuanto a Gran Canaria, Tenerife y La Palma, y muy inseguro en las demás por la insurrección de los naturales y la competencia de los portugueses.

Diego de Herrera sostuvo pleitos tanto con la Corona de Castilla como con el reino de Portugal por sus derechos sobre las islas como esposo de Inés Peraza, heredera de Hernán. En 1454 logran del rey Enrique IV la devolución de la isla de Lanzarote a su señorío[1]

Tomas de posesión de Gran Canaria y Tenerife

La torre de Gando

En 1461 llegó a tomar posesión de la isla de Gran Canaria, recibiendo el vasallaje de los guanartemes de Telde y Gáldar,[2] pero la isla volvería alzarse en armas.

La torre de Añazo

En 1464 intentó penetrar en el interior de la isla de Tenerife, pero tras dos derrotas militares optó por negociar con el tagoror o consejo de la isla al completo, liderado por Imobach de Taoro, y llegaron a un acuerdo que le permitía mantener un asentamiento en la isla, aunque algunos historiadores afirman que hasta la muerte de Diego y la iniciativa de su hijo Sancho no hubo asentamiento estable de españoles en Tenerife.[7] Hizo también numerosas expediciones a la costa africana para comerciar, traer esclavos a las islas y hostilizar a berberiscos y portugueses.

Sublevaciones en Fuerteventura y Lanzarote

En 1476 los habitantes de Lanzarote se sublevan contra el poder señorial de los Herrera-Peraza. Los lanzaroteños pedían ser vasallos de la Corona ante los desmanes de los señores, acudiendo a la corte para presentar denuncias y otros documentos. Los señores de Canarias comenzaron entonces a perseguir a los rebeldes, exiliándolos o ejecutándolos, hasta que los Reyes envían a Lanzarote a Esteban Pérez de Cabitos, juez pesquisidor, para que recopilara informaciones sobre los derechos de los señores a las islas.[8]

Capitulación con los Reyes Católicos

En 1477 otorgó capitulaciones con los Reyes Católicos, por las que en nombre de su mujer cedió a la Corona los derechos que tenía sobre Gran Canaria, Tenerife y La Palma, reservándose las cuatro islas grandes de Lanzarote, Fuerteventura, El Hierro y La Gomera, y las menores de Alegranza, la Graciosa, Santa Clara y Lobos, con otros roques o islotes. Los monarcas le compensaron con «cinco cuentos de maravedís en contado por los gastos, y el título de conde de la Gomera con el Hierro, y él y su mujer doña Inés Peraza renunciaron todo el derecho y acción que tenían a las otras islas».[9]

Fundación de Santa Cruz de la Mar Pequeña

En 1478 Diego de Herrera construye una torre en la desembocadura del río de la Mar Pequeña, en la costa occidental de África, siendo la primera vez que se posesionaba la Corona de Castilla de un territorio de este continente.[10]

Other Languages