Diego Quispe Tito

Diego Quispe Tito ( San Sebastián del Cuzco, 1611 - San Sebastián del Cuzco, 1681) fue un pintor peruano del siglo XVII, de origen andino. Está considerado uno de los miembros más destacados de la Escuela Cuzqueña.

Vida y trayectoria artística

Los testimonios documentales respecto de su vida son escasos, sin embargo se puede decir que inicia su obra pictórica hacia 1627, fecha de la que data su primer lienzo[1] ) y probablemente en el pueblo de San Sebastián donde, según la tradición, se encuentra su casa y taller.

Se consagra como un artista de gran prestigio en la ciudad del Cusco a partir de la década de 1660, al intensificar su producción para el templo de San Sebastián. Es a partir del virtuosismo que demuestra en los ciclos de pintura que produce para este templo que se gana el favor de son encargantes de pintura más importantes de Cuzco y del Alto Perú, a donde enviaba pinturas regularmente.[3]

Fue seguidor de Gregorio Gamarra, quien a su vez fue discípulo de padre Bernardo Bitti. Su pintura tuvo dos etapas. En la primera, su pintura se caracterizó por tener ciertos rezagos del manierismo, mientras que en la segunda, se puede ver en su pintura la influencia de los grabados flamencos. Sin embargo, es un pintor que se encuentra un tanto al margen del estilo imperante en la ciudad del Cuzco y que termina desarrollando e imponiendo un estilo nuevo a la pintura de la región. Él implanta el uso de grandes paisajes repletos de flores y animales que luego se convierten en característicos de la Pintura Cuzqueña.

Leyenda de Santa Sofronia, 1660-1699, actualmente en el Brooklyn Museum.
Other Languages