Diego Hurtado de Mendoza de la Vega y Luna

Diego Hurtado de Mendoza de la Vega y Luna,[1] III duque del Infantado, apodado «El Grande» ( Arenas de San Pedro, España, 11 de marzo de 1461Guadalajara, España, 30 de agosto de 1531), fue un noble español.

Biografía

Nació en el castillo arenense llamado «de la Triste Condesa», «de Juana de Pimentel», o «de Ruy López Dávalos», en una de las familias más ricas e influyentes de Castilla. Era hijo de Iñigo López de Mendoza y Luna, el II Duque del Infantado y el nieto de Diego Hurtado de Mendoza, I Duque del Infantado. Se convirtió en el tercer duque en 1500.

Participó en la conquista de Granada, distinguiéndose en la conquista de Loja.

Intentó sacar provecho para su familia en las luchas por la sucesión a la muerte de los Reyes Católicos Isabel y Fernando.

Era un fuerte opositor de la política del Cardenal Cisneros y defendió los derechos de la nobleza.

En 1519, se convirtió en un Caballero de la Orden del Toisón de Oro, a propuesta del rey Carlos I de España, también conocido como Carlos V, emperador del Sacro Imperio.

Durante la rebelión de los Comuneros en 1520 y 1521, el duque del Infantado esperó cautelosamente para ver qué lado iba a ganar. En 1521 decidió apoyar al rey Carlos I, sobre todo debido a su odio hacia el obispo Antonio de Acuña.

En 1525, después de que el rey Francisco I de Francia hubiera sido hecho prisionero en la batalla de Pavía, se alojó en su palacio.

En su vejez, el duque sufrió de gota.

El compositor catalán Mateo Flecha el Viejo estuvo a su servicio desde 1525 hasta su muerte.

Other Languages