Diego Fernández de Quiñones

Diego Fernández de Quiñones (fallecido el 2 de noviembre de 1491), el primer conde de Luna en 1462, fue hijo de Pedro Suárez de Quiñones y de Beatriz de Acuña,[1] hija de Martín Vázquez de Acuña y de su segunda esposa María de Portugal.

Biografía

Fue merino mayor de Asturias y de León. Se convertiría en uno de los nobles más poderosos del reinado de Juan II de Castilla. En 1466 tomó el alcázar de Oviedo para ejercer el dominio del principado, y se enfrentó con los Osorio en un intento de hacerse con el gobierno del reino de León.[2]

Con él empiezan los interminables conflictos con su primo Diego de Quiñones y Tovar caballero de la Orden de Santiago, hijo del hermano de su padre, Suero de Quiñones, el de Paso Honroso señor de Navia y de Gordaliza de la Loma, y de Leonor de Tovar, para arrebatarle los concejos de Cangas y de Tineo y las villas de Allande y de Somiedo, pertenecientes a Diego de Quiñones y Tobar, teniendo incluso que mediar los Reyes Católicos. Las rencillas se agravaron a la muerte de Diego de Quiñones y Tovar, ya que el conde de Luna no reconoce como legítimo heredero al hijo de Diego de Quiñones y Tobar que es menor de edad.

Other Languages