Diario 16

Diario 16
Logo Diario 16.svg
Tipo Periódico diario
Formato Berlinés
País Flag of Spain.svg  España
Sede Madrid
Ámbito de distribución Nacional (con ediciones regionales y locales)
Fundación 18 de octubre de 1976
Fundador/a Juan Tomás de Salas
Fin de publicación 7 de noviembre de 2001
Género Generalista
Ideología política Liberal
Idioma Español
Editor/a Grupo 16 ( 1976 a 1998)
Grupo Voz ( 1998 a 2001)
[ editar datos en Wikidata]

Diario 16 fue un periódico español con sede en Madrid, que existió desde 1976 hasta 2001.

Fue fundado por los editores de la revista Cambio 16 y su primer número se publicó el 18 de octubre de 1976, lo que le convirtió —después de El País— en uno de los primeros diarios creados al terminar la dictadura de Francisco Franco. Su línea editorial se caracterizó por defender las libertades civiles y los derechos individuales, convirtiéndose en un símbolo de la Transición Española. Por su redacción han pasado destacados periodistas como Juan Tomás de Salas (fundador), Miguel Ángel Aguilar, Gregorio Morán, Francisco Cerecedo, Pedro J. Ramírez, Justino Sinova, González Urbaneja y José Luis Gutiérrez, entre otros.

El diario se hizo popular gracias a sus reportajes de investigación, destapando la Operación Galaxia y el caso GAL. Pero a comienzos de la década de 1990 empezó a sufrir dificultades económicas, afectado por la salida de Pedro J. Ramírez de la dirección y la creación posterior de El Mundo, que le arrebató buena parte de sus lectores. En 1997 presentó una declaración de quiebra voluntaria, pero se logró que el Grupo Voz adquiriera la cabecera en enero de 1998. A pesar de ello, los problemas persistieron y Diario 16 dejó de publicarse el 7 de noviembre de 2001.

Historia

Nacimiento de Diario 16 (1977 a 1980)

El origen del diario se encuentra en la publicación Cambio 16, editada por el Grupo 16. Bajo esa revista se ideó Diario 16, un periódico diario de información general con Luis González Seara como presidente y Juan Tomás de Salas como director general. El primer ejemplar salió a la venta el 18 de octubre de 1976, de edición vespertina y a un precio de doce pesetas.[2]

Durante los primeros meses, en los que Ricardo Utrilla ocupó la dirección,[4] El 26 de junio de 1977, su sede sufrió un atentado del grupo terrorista GRAPO.

Diario 16 ganó popularidad tras denunciar intentos de golpes de estado contra la democracia como la llamada Operación Galaxia ( 1980). La cabecera logró consolidarse en los quioscos, asentó una base de lectores y primó el trabajo de investigación sobre otras consideraciones. Sin embargo, sus problemas económicos persistieron. Aguilar fue destituido en mayo de 1980 por el descenso de la tirada y la falta de ingresos publicitarios, dejando paso a Justino Sinova como director provisional.[5]

Etapa de Pedro J. Ramírez (1980 a 1989)

Pedro J. Ramírez dirigió Diario 16 desde 1980 hasta 1989.

El 17 de junio de 1980, la junta de fundadores aprobó el nombramiento en la dirección de Pedro J. Ramírez, procedente de ABC, quien asumió la responsabilidad al día siguiente.[7]

En el golpe de Estado de 1981, Diario 16 publicó cinco ediciones especiales. La primera de ellas no salió hasta las 23:30 horas e incluía un editorial titulado «En defensa de la Constitución».[8] Otro número especial fue el dedicado a la victoria del PSOE en las elecciones generales de 1982, con más de 700.000 ejemplares vendidos. Con el paso de los años se incrementaron los ingresos publicitarios y se editaron páginas en color de forma regular, hasta entonces reservadas a los acontecimientos especiales, así como suplementos temáticos. Uno de ellos fue el infantil Gente Pequeña, que se publicaba todos los domingos.

En 1987 llegó la etapa de mayor repercusión con la apertura del caso GAL y el descubrimiento de un zulo con información esencial por parte de Ricardo Arques, periodista que inició la investigación cuando trabajaba en el diario vasco Deia. La publicación se volcó en el asunto y sacó amplios reportajes sobre la trama y la implicación de personajes como el policía José Amedo.[10]

Juan Tomás de Salas despidió a Pedro J. Ramírez el 8 de marzo de 1989.[12] Mientras que el ya exdirector denunció que su salida se debía a presiones del Gobierno, el editor dijo que se había hecho por divergencias sobre la línea editorial:

«Ramírez tenía tentaciones de acudir a fórmulas de periodismo popular que han provocado grandes tensiones. El clímax o la gota que colmó el vaso se alcanzó en el número del domingo pasado, fecha en la que publicó un editorial con el título La rosa y el capullo donde se insultaba a una de las personas más admiradas por mí, que es Federico Sánchez, o sea Jorge Semprún, ministro de Cultura».[13]

Los periodistas que abandonaron Diario 16 crearon El Mundo del Siglo XXI el 23 de octubre de 1989, con Pedro J. Ramírez como director.[12] Muchas firmas como Melchor Miralles, Alfonso Rojo, Juan Carlos Laviana y Forges se marcharon a la nueva publicación.

Crisis del Grupo 16 (1989 a 1998)

En sustitución de Pedro J. Ramírez, De Salas nombró director a Enrique Badía.[15] En menos de doce meses, Badía fue sustituido en la dirección por Justino Sinova.

Hersant alcanzó un preacuerdo en 1992 para asumir el control total de la cabecera, pero las negociaciones se rompieron a las pocas semanas. Ese mismo año asumió la dirección otro histórico de Grupo 16, José Luis Gutiérrez, quien a su llegada tuvo que lidiar con una mala situación: a pesar de vender algo más de 180.000 ejemplares diarios, Diario 16 volvió a entrar en números rojos y cada vez le costaba más competir con El Mundo, por lo que adoptó una línea editorial crítica con el gobierno de Felipe González y reforzó su apuesta por la investigación. El ejemplo más conocido fue la publicación, en noviembre de 1993, de una información referente al patrimonio de Luis Roldán, director de la Guardia Civil, sobre el que se inició una investigación policial. Los redactores José María Irujo y Jesús Mendoza recibieron el premio Ortega y Gasset de 1995 por ese trabajo.[16]

No obstante, la situación en el seno de la empresa era muy complicada. Juan Tomás de Salas tuvo que ceder la presidencia del diario en 1993 al empresario Jesús de Ramón-Laca, a instancias del principal acreedor de la empresa, el Banco Central Hispano (BCH).[20]

En septiembre de 1995, se confirmó la venta del Grupo 16 al empresario José Luis Domínguez, anterior dirigente de Amstrad España.[23]

La crisis del diario también influyó en su línea editorial. Durante esos meses salió adelante con medios más precarios que los acostumbrados y en 1997 se dio paso a portadas sensacionalistas,[26]

A pesar de que las revistas de Grupo 16 sí salieron adelante, el periódico siguió acumulando pérdidas. El 21 de mayo de 1997, Diario 16 publicó en portada un llamamiento de socorro a sus lectores, a quienes animaba a hacer donaciones.[27]

Venta al Grupo Voz y desaparición (1998 a 2001)

El Grupo Voz, editor de La Voz de Galicia y dueño de varias emisoras de radio, fue el único postor interesado y el 15 de enero de 2001 se hizo con el control del rotativo y todas sus ediciones (salvo la de Andalucía) por 527 millones de pesetas, a través de Distribuidor Gallego de Publicaciones.[28]

El relanzamiento se produjo el 5 de mayo de 1998 y en su primer editorial criticó la «polarización» de la prensa española.[22] El cambio más importante fue la estructuración del diario en dos bloques: el informativo por un lado (con nacional, internacional y deportes) y por el otro un cuadernillo central llamado SOS (acrónimo de Sociedad, Ocio, Servicios). No obstante, no se frenó la pérdida de lectores y Torres fue reemplazado en 1999 por el gallego Luis Ventoso.

El 23 de junio de 2000 se estrenó un nuevo rediseño del Diario 16 para darle una imagen totalmente distinta a la que tenía.[24] Ventoso definió así la línea editorial:

«Mantenemos una postura aperturista-liberal porque creemos ante todo en la iniciativa de las personas y el respeto a sus derechos individuales. Entendemos el liberalismo como un ejercicio de puro sentido común: el Estado ha de ser un mero regulador, pues si participa en exceso se convierte en juez y parte, conculcando los principios básicos de la Justicia. Queremos superar los conceptos obsoletos de derecha e izquierda».[24]

Pero los nuevos cambios no solucionaron la situación. A principios de 2001, el Grupo Voz registró un descubierto de 200 millones de pesetas generado sólo por Diario 16, pues el resto de sus medios de comunicación daban beneficios. Esto provocó que Santiago Rey, figura histórica de la corporación, retomase la dirección de Voz y dejase fuera a los promotores de la compra. Con tan solo 68.000 lectores diarios y una caída del 23% respecto a la anterior oleada del EGM,[30]

El editor marcó un plazo de tres meses para encontrar nuevos accionistas. Si lograba una ampliación de capital por 3.000 millones de pesetas,[33]

Diario 16 publicó el 7 de noviembre de 2001 su último número (8.824), al no poder afrontar pérdidas por más de 4.400 millones de pesetas.[34]

La Universidad CEU San Pablo se quedó con el archivo completo de Diario 16. En 2012 lo cedió al Museo Adolfo Suárez y la Transición de Cebreros ( Ávila) y se encuentra en proceso de digitalización.[35]

En 2016, la editorial Multimedia Ediciones Globales comenzó a publicar la revista mensual de actualidad política «Diario 16», sin relación alguna con la cabecera original aunque basándose en su historia.[36]

Other Languages
Deutsch: Diario 16
English: Diario 16
euskara: Diario 16
français: Diario 16
polski: Diario 16
русский: Diario 16