Diamante
English: Diamond

Diamante
Brillanten.jpg
General
CategoríaMinerales elementos (no metales)
Clase

1.CBº11

0a (Strunz)
Fórmula químicaC
Propiedades físicas
ColorTípicamente amarillo, marrón o gris a incoloro. Menos frecuente azul, verde, negro, blanco translúcido, rosado, violeta, anaranjado, púrpura y rojo (fancy diamond).[1]
RayaIncolora
LustreAdamantino[1]
TransparenciaTransparente a subtransparente a translúcido.
Sistema cristalinoIsométrico-Hexoctaédrico (Sistema cristalino cúbico)
FracturaConcoidal
Dureza10 (Material más duro conocido)
Densidad3,5 - 3,53 g/cm3
Índice de refracción2,4175 - 2,4178
BirrefringenciaNinguna
PleocroísmoNinguno
Propiedades ópticasRefractiva simple
Minerales relacionados
Zirconia cúbica, Moissanita, Carburo de silicio

En la mineralogía, el diamante (del griego antiguo αδάμας, adámas, que significa invencible o inalterable) es un alótropo del carbono donde los átomos de carbono están dispuestos en una variante de la estructura cristalina cúbica centrada en la cara denominada «red de diamante». El diamante es la segunda forma más estable de carbono, después del grafito; sin embargo, la tasa de conversión de diamante a grafito es despreciable a condiciones ambientales. El diamante tiene renombre específicamente como un material con características físicas superlativas, muchas de las cuales derivan del fuerte enlace covalente entre sus átomos. En particular, el diamante tiene la más alta dureza y conductividad térmica de todos los materiales conocidos por el ser humano. Estas propiedades determinan que la aplicación industrial principal del diamante sea en herramientas de corte y de pulido además de otras aplicaciones.

El diamante es uno de los minerales más preciados del mundo por sus características físicas y ópticas. Debido a su estructura cristalina extremadamente rígida, puede ser contaminada por pocos tipos de impurezas, como el boro y el nitrógeno. Combinado con su gran transparencia (correspondiente a una amplia banda prohibida de 5,5 eV), esto resulta en la apariencia clara e incolora de la mayoría de diamantes naturales. Pequeñas cantidades de defectos o impurezas (aproximadamente una parte por millón) inducen un color de diamante azul (boro), amarillo (nitrógeno), marrón (defectos cristalinos), verde, violeta, rosado, negro, naranja o rojo. El diamante también tiene una dispersión refractiva relativamente alta, esto es, habilidad para dispersar luz de diferentes colores, lo que resulta en su lustre característico. Sus propiedades ópticas y mecánicas excelentes, combinadas con una mercadotecnia eficiente, hacen que el diamante sea la gema más popular.

La mayoría de diamantes naturales se forman en condiciones de presión y temperatura extremas, existentes a profundidades de 140 km a 190 km en el manto terrestre. Los minerales que contienen carbono proveen la fuente de carbono, y el crecimiento tiene lugar en períodos de 1 a 3,3 mil millones de años, lo que corresponde a, aproximadamente, el 25 % a 75 % de la edad de la Tierra. Los diamantes son llevados cerca de la superficie de la Tierra a través de erupciones volcánicas profundas por un magma, que se enfría en rocas ígneas conocidas como kimberlitas y lamproitas. Los diamantes también pueden ser producidos sintéticamente en un proceso de alta presión y alta temperatura que simula aproximadamente las condiciones en el manto de la Tierra. Una alternativa, y técnica completamente diferente, es la deposición química de vapor. Algunos materiales distintos al diamante, incluyendo a la zirconia cúbica y carburo de silicio son denominados frecuentemente simulantes de diamantes, semejando al diamante en apariencia y muchas propiedades. Se han desarrollado técnicas gemológicas especiales para distinguir los diamantes sintéticos y los naturales, y simulantes de diamantes.

Historia

El nombre diamantes deriva del griego antiguo ἀδάμας (adámas), «propio», «inalterable», «irrompible, indomable», de ἀ- (a-), «sin» + δαμάω (damáō), «yo gobierno, yo domo».[3]

Los diamantes han sido atesorados como gemas desde su uso como iconos religiosos en la antigua India. Su uso en herramientas de grabado también se remonta a la historia humana más temprana.[6]

En 1813, Humphry Davy usó una lente para concentrar los rayos del sol en un diamante en una atmósfera de oxígeno, y demostró que el único producto de la combustión era dióxido de carbono, demostrando que el diamante estaba compuesto de carbono. Posteriormente, demostró que, en una atmósfera desprovista de oxígeno, el diamante se convierte en grafito.[7]

El uso más familiar de los diamantes hoy en día es como gemas usadas para adorno, un uso que se remonta a la antigüedad. La dispersión de la luz blanca en los colores espectrales es la característica gemológica primaria de las gemas diamantes. En el siglo XX, expertos en el campo de la gemología han desarrollado métodos para clasificar a los diamantes y otras gemas, basándose en las características más importantes de su valor como gema. Las cuatro características, conocidas informalmente como las cuatro C, desarrolladas por GIA, son usadas ahora de un modo común como descriptores básicos de los diamantes: estos son carat, cut, colour y clarity [8]​(peso, talla, color y pureza).

El Cullinan es el mayor diamante hallado en toda la historia del que se tenga conocimiento. Su valor era incalculable, hasta tal punto que debió ser troceado en varios fragmentos.Hay muchos diamantes en el mundo, pero muy pocos que puedan compararse al Cullinan, la pantera rosa del mundo real. Extraído de una mina que sir Thomas Cullinan poseía a 40 kilómetros de Pretoria, Sudáfrica, pesaba en bruto 3.106 quilates (621 gramos) y fue el gran regalo de cumpleaños del rey británico Eduardo VII.

Propiedades materiales

El diamante y el grafito son dos alótropos del carbono: formas puras del mismo elemento, pero que difieren en estructura.
El diamante

Un diamante es un cristal transparente de átomos de carbono enlazados tetraedralmente (sp3) que cristaliza en la red de diamante, que es una variación de la estructura cúbica centrada en la cara. Los diamantes se han adaptado para muchos usos, debido a las excepcionales características físicas. Las más notables son su dureza extrema y su conductividad térmica (900–2.320 W/(m·K)),[12]

Dureza

El diamante es el material natural más duro conocido hasta el momento (aunque en 2009 se iniciaron unos estudios que parecen demostrar que la lonsdaleíta es un 58% más dura) donde la dureza está definida como la resistencia a la rayadura.[14]​ La dureza del diamante ha sido conocida desde la antigüedad, y es la fuente de su nombre.

Los diamantes naturales más duros en el mundo son de los campos de Copeton y Bingara, ubicados en el área de New England en Nueva Gales del Sur, Australia. Fueron llamados can-ni-faire ("no puede hacerse nada con ellos"—una combinación del inglés "can" = poder, italiano "ni" = no y el francés "faire" = hacer[17]

La dureza de los diamantes contribuye a su aptitud como gema. Debido a que sólo pueden ser rayados por otros diamantes, mantienen su pulido extremadamente bien. A diferencia de otras gemas, se adaptan bien al uso diario debido a su resistencia al rayado —tal vez esto contribuye a su popularidad como la gema preferida en anillos de compromiso y anillos de matrimonio, que suelen ser usados todos los días durante décadas.

El uso industrial de los diamantes ha sido asociado históricamente con su dureza; esta propiedad hace al diamante el material ideal para herramientas de cortado y pulido. Como material natural más duro conocido, el diamante puede ser usado para pulir, cortar, o erosionar cualquier material, incluyendo otros diamantes. Las adaptaciones industriales comunes de esta habilidad incluyen brocas y sierras, y el uso de polvo de diamante como un abrasivo. Los diamantes de grado industrial menos caros, conocidos como bort, con muchas fallas y color más pobre que las gemas, son usados para tales propósitos.[18]

El diamante no es apto para maquinarias de aleaciones ferrosas a altas velocidades, puesto que el carbono es soluble en hierro a las altas temperaturas creadas por la maquinaria de alta velocidad, conduciendo a un desgaste incrementado en las herramientas de diamante cuando se las compara con alternativas.[19]

Estas sustancias pueden rayar al diamante:

  • Algunos diamantes son más duros que otros.
  • Los agregados nanocristalinos de diamantes producidos por tratamiento de presión alta y temperatura alta del grafito o fullerenos (C60).[20]
  • Nitruro de boro cúbico (Borazón)
  • Una forma hexagonal del diamante denominada lonsdaleíta, que se ha predicho teóricamente ser 58% más fuerte que el diamante.[21]

Conductividad eléctrica

Otras aplicaciones especializadas también existen o están siendo desarrolladas, incluyendo su uso como semiconductores: algunos diamantes azules son semiconductores naturales, en contraste a la mayoría de otros diamantes, que son excelentes aislantes eléctricos.[22]

Comúnmente se observa una conductividad sustancial en diamantes nominalmente no dopados, que han crecido por deposición química de vapor. Esta conductividad está asociada con especies relacionadas al hidrógeno adsorbido en la superficie, y puede ser eliminada por recocido u otros tratamientos de superficie.[24]

Tenacidad

La tenacidad se refiere a la habilidad del material de resistir la ruptura debido a un impacto fuerte. La tenacidad del diamante natural ha sido medida como 2,0 MPa·m1/2,[13]

Yacimientos

Color

El diamante tiene una amplia banda prohibida de 5,5 eV (o 225 nm) que abarca todo el espectro visible, lo que significa que el diamante puro debería transmitir la luz visible y aparecer como un cristal transparente e incoloro. El origen de los colores en el diamante está en los defectos de red e impurezas. La mayoría de impurezas de diamantes consisten en el reemplazo de un átomo de carbono en la red cristalina. La impureza más común, nitrógeno, ocasiona una coloración amarilla ligera a intensa, dependiendo del tipo y concentración de nitrógeno presente.[12]

Los metales de transición Ni y Co, que se usan comúnmente para el crecimiento de diamante sintético por las técnicas de presión alta y temperatura alta, han sido detectados en los diamantes como átomos individuales, sin embargo la concentración máxima es 0,01% para el Ni,[10]

El color en los diamantes tiene dos fuentes adicionales: irradiación (usualmente por partículas alfa), que ocasiona el color en los diamantes verdes; y deformaciones físicas del cristal de diamante conocidas como deformaciones plásticas. La deformación plástica es la causa del color en ciertos diamantes marrones[14]​ Se llaman diamantes «negros» a diamantes que no son verdaderamente negros, pero que contienen numerosas inclusiones oscuras que le dan a la gema su apariencia oscura.

El diamante negro más conocido y con mayor valor es el «Diamante de Orlov Negro»[32]​, aunque es más valioso por su historia que por el hecho de ser de color negro. (No confundir con el Diamante de Oslov)

En el 2008, el Diamante Wittelsbach, un diamante azul de 35,56 quilates (7,11 g) que se creyó haber pertenecido a los Reyes de España, alcanzó la suma de más de US$24 millones en una subasta de Christie's.[34]

Identificación

Los diamantes pueden ser identificados por su alta conductividad térmica. Su elevado índice de refracción también es indicativo, pero otros materiales tienen similar refractividad. Los diamantes cortan el vidrio, pero esto no identifica positivamente a un diamante, debido a que otros materiales, como el cuarzo, también se encuentran sobre el vidrio en la escala de Mohs y también pueden cortar el vidrio. Los diamantes fácilmente rayan a otros diamantes, pero esto daña a ambos diamantes.

Existen métodos físicos para la identificación de los diamantes, como el empleo de líquidos pesados; se trata de, empleando como criterio la densidad del diamante, sumergir la muestra en una solución de yoduro de metileno, en la que la gema flotará o se hundirá si se trata de un diamante o no.

Hace unos años se fabricaron unos dispositivos que emplean la conductividad térmica del diamante para distinguirlo del resto de gemas transparentes. En un primer momento resultaron muy útiles, sobre todo para aquellos que no poseían conocimientos gemológicos, ya que simplemente tocando la gema con estos aparatos se podía determinar si esa gema era diamante o no. Pero con la aparición de la moissanita, otra nueva imitación del diamante, que posee una conductividad térmica muy similar a la del diamante, la fiabilidad de estos aparatos quedó en entredicho.

También existen métodos de observación directa para identificar un diamante. Los microscopios gemológicos permiten observar las inclusiones internas de la gema objeto de estudio, y un experto puede determinar que inclusiones son características de un diamante y cuáles no. La transparencia es otra característica del diamante, siendo menos transparente que alguna de sus imitaciones.

Historia natural

La formación del diamante natural requiere condiciones muy específicas —exposición de materiales que contienen carbono a presión alta, variando desde 45 a 60 kilobares,—[12]

Formación en cratones

Las condiciones para que suceda la formación de diamante en el manto de la litosfera ocurren a profundidad considerable, correspondiendo a los requerimientos antes mencionados de temperatura y presión. Estas profundidades están estimadas entre 140 y 190 km,[35]

La tasa a la que la cambia la temperatura con el incremento de profundidad en la Tierra varía grandemente en diferentes partes de la Tierra. En particular, bajo las placas oceánicas, la temperatura sube más rápidamente con la profundidad, más allá del rango requerido para la formación del diamante a la profundidad requerida.[35]

La forma octaédrica ligeramente distorsionada de este cristal de diamante bruto en matriz es típica del mineral. Sus caras lustrosas también indican que el cristal es de un depósito primario.

A través de estudios de composición isotópica de carbono (similar a la metodología usada en datación por radiocarbono, excepto con los isótopos estables C-12 y C-13), se ha encontrado que el carbono de los diamantes proviene de fuentes tanto orgánicas como inorgánicas. Algunos diamantes, conocidos como harzburtigícos, son formados de carbono inorgánico encontrado originalmente en lo profundo del manto terrestre. En contraste, los diamantes eclogíticos contienen carbono orgánico de detritus orgánico que ha sido arrastrado hacia abajo desde la superficie de la corteza terrestre a través de subducción (ver tectónica de placas) antes de transformarse en diamante.[14]​ Estas dos fuentes diferentes de carbono tienen diferentes razones 13C:12C mensurables. Los diamantes que han llegado a la superficie de la Tierra son generalmente bastante viejos, yendo desde mil millones a 3,3 mil millones de años. Esto es del 22% a 73% de la edad de la Tierra.

Los diamantes ocurren más frecuentemente como octaedros eudrales o redondeados y octaedros gemelados denominados maclas. Como la estructura del cristal de diamante tiene una disposición cúbica de los átomos, tienen muchas facetas que pertenecen a un cubo, octaedro, rombicosidodecaedro, tetraquishexaedro o hexaquisoctaedro. Los cristales pueden redondearse y las aristas inexpresivas pueden elongarse. Algunas veces se les encuentra crecidos juntos o formando cristales dobles "gemelados" en las superficies del octaedro. Estas formas diferentes y hábitos de los diamantes resultan de las diferentes circunstancias externas. Los diamantes (especialmente aquellas con las caras del cristal redondeadas) se encuentran comúnmente recubiertos en nyf, una piel opaca gomosa.[37]

Formación en cráteres de impacto de meteoritos

Los diamantes también pueden formarse en otros eventos naturales de alta presión. Se han encontrado diamantes muy pequeños, conocidos como microdiamantes o nanodiamantes, en los cráteres de impacto de meteorito. Aunque en el Cráter Popigai en Siberia los diamantes alcanzan un tamaño de entre 0,5 a 2 mm con algunos ejemplares de 10mm. Se considera que es el mayor yacimiento del mundo de diamantes de impacto.[14]

Formación extraterrestre

No todos los diamantes encontrados en la Tierra se originaron aquí. Un tipo de diamante denominado diamante carbonado, el cual se encuentra en Sudamérica y África, puede haberse depositado ahí vía un impacto de asteroide (no formado por el impacto) hace aproximadamente 3 mil millones de años. Estos diamantes pueden haberse formado en el medio interestelar, pero en el 2008, no había consenso científico acerca de cómo se originaron los diamantes carbonados.[40]

Los granos presolares en muchos meteoritos encontrados sobre la Tierra contienen nanodiamantes de origen extraterrestre, formados probablemente en supernovas. La evidencia científica indica que las estrellas enanas blancas tienen un núcleo de carbono y oxígeno cristalizado. El más grande de estos encontrado en el universo hasta ahora, BPM 37093, está ubicado a 50 años luz, en la constelación Centauro. Una nota de prensa del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics describió el núcleo estelar de 2500 millas de diámetro como un diamante.[42]

Llegada a la superficie

Diagrama esquemático de la formación de los diamantes y su llegada a la superficie por una chimenea de kimberlita.

La roca portadora de diamantes es llevada cerca a la superficie a través de erupciones volcánicas de origen profundo. El magma para tal volcán debe originarse a una profundidad donde los diamantes puedan ser formados[14]

El magma en chimeneas volcánicas es generalmente de uno de dos tipos característicos, que se enfrían en roca ígnea conocida tanto kimberlita o lamproita.[14]

Una vez que los diamantes han sido transportados a la superficie por el magma en una chimenea volcánica, pueden ser erosionados afuera y distribuidos en un área grande. Una chimenea volcánica que contiene diamantes es conocida como una fuente primaria de diamantes. Las fuentes secundarias de diamantes incluyen a todas las áreas donde hay un número significativo de diamantes, erosionados de su matriz de kimberlita o lamproíta, y acumulados por la acción del agua o el viento. Estos incluyen depósitos aluviales y depósitos existentes en líneas costeras existentes y antiguas, donde los diamantes tienden a acumularse debido a su tamaño y densidad similares. Los diamantes también han sido encontrados rara vez en depósitos dejados atrás por glaciares (notablemente en Wisconsin e Indiana); sin embargo, en contraste con los depósitos aluviales, los depósitos glaciales son menores y, en consecuencia, no son fuentes comerciales viables de diamante.[14]

Mercados comerciales

Diamante en corte brillante, engastado en un anillo

La industria del diamante puede ser separada en dos categorías básicamente distintas: una relacionada con los diamantes de grado gema, y otro para los diamantes de grado industrial. Aunque existe un gran comercio en ambos tipos de diamantes, los dos mercados actúan en formas drásticamente distintas y diferentes.

Gemas

Existe un gran comercio en diamantes de grado gema. A diferencia de los metales preciosos, tales como el oro o el platino, los diamantes gema no son comercializados como una mercancía. Contrario a la creencia popular, hay un mercado bien establecido para la reventa de diamantes pulidos y diamantes de corte en brillante. Un aspecto remarcable del comercio de diamantes de calidad gema es su altísima concentración: el comercio global y la talla de diamantes están limitados a sólo unas pocas localidades. El 92% de los cortes de piezas de diamantes en el 2003 fueron en Surat, Gujarat, India.[44]​ mientras que los depósitos secundarios aluviales tienden a fragmentarse entre diferentes tipos de operadores, debido a que pueden ser dispersados por varios cientos de kilómetros cuadrados (por ejemplo, los depósitos aluviales en Brasil).

La producción y distribución de diamantes está grandemente consolidada en las manos de unos pocos jugadores clave, y concentrados en centros de intercambio de diamantes tradicionales. Siendo el más importante, Amberes, donde se manejan el 80% de los diamantes brutos, 50% de todos los diamantes cortados y más del 50% de diamantes brutos, cortados e industriales combinados.[50]​ pero permanece poco conocido al público en general.

La campaña de publicidad de diamantes de De Beer es apreciada como una de las campañas más exitosas e innovadoras en la historia. N. W. Ayer & Son, la firma publicitaria retenida por De Beers a mediados del siglo XX, alcanzó éxito en revivir el mercado americano de diamantes y abrió nuevos mercados, incluso en países donde no había existido una tradición de diamantes. La multifacética campaña publicitaria de N.W. Ayer incluía publicidad por emplazamiento, publicitando el diamante en sí, en vez de la marca De Beers, y construyendo asociaciones con celebridades y realeza. Esta campaña coordinada duró décadas y continúa hoy en día: tal vez es capturado mejor por el eslogan: "a diamond is forever" (un diamante es para siempre).[6]

Abajo de la cadena de suministros, los miembros de la Federación mundial de bolsas de diamantes (WFDB) actúan como un medio para el intercambio global de diamantes, comerciando tanto diamantes pulidos y brutos. La WFDB consiste de bolsas de diamantes independientes en centros principales de corte tales como Tel Aviv, Amberes, Johanesburgo y otras ciudades en los Estados Unidos, Europa y Asia.

En el 2000, la WFDB y la International Diamond Manufacturers Association establecieron el World Diamond Council para evitar el tráfico de diamantes usados para subvencionar guerras y actos inhumanos. Actividades adicionales de la WFDB incluyen también la promoción del World Diamond Congress cada dos años, así como el establecimiento del International Diamond Council (IDC) para supervisar la graduación de los diamantes.

Grado industrial

Diamantes en una hoja de corte.
Un escalpelo con hoja de diamante sintético.

El mercado para los diamantes de grado industrial opera de forma muy diferente de su contraparte ornamental. Los diamantes industriales son valorados mayoritariamente por su dureza y conductividad térmica, haciendo algunas de las características gemológicas de los diamantes, tales como claridad y color, irrelevantes para la mayoría de aplicaciones. Esto ayuda a explicar por qué el 80% de los diamantes minados (igual a aproximadamente 100 millones de quilates, o 20.000 kg anualmente), no aptos para su uso como piedras preciosas, son destinadas al uso industrial. Además de los diamantes minados, los diamantes sintéticos encontraron aplicaciones industriales casi inmediatamente tras su invención en la década de 1950; se producen anualmente otros 3 mil millones de quilates (600 toneladas métricas) de diamantes sintéticos para uso industrial. Actualmente, aproximadamente el 90% del material abrasivo de las lijas de diamante es de origen sintético.[51]

El uso industrial dominante de los diamantes es el corte, perforación, lijado y pulido. La mayoría de usos de diamantes en estas tecnología no requiere de diamantes grandes; en efecto, la mayoría de diamantes que son de calidad de gema, excepto por su tamaño pequeño, pueden encontrar un uso industrial. Los diamantes son insertados en la punta de taladros u hojas de sierras, o esparcidos en un polvo para su uso en aplicaciones de lijado y pulido. Algunas aplicaciones especializadas incluyen el uso en laboratorios como contenedor para experimentos de alta presión, rodamientos de alto desempeño, y un uso limitado en ventanas especializadas.[52]

Con los avances continuos hechos en la producción de diamantes sintéticos, las aplicaciones futuras se están volviendo factibles. Está generando mucha excitación el posible uso del diamante como un semiconductor apto para construir microchips, o el uso del diamante como un disipador[53]​ en electrónica, aunque antaño en esta rama de la tecnología se empleó ampliamente en la fabricación de agujas de las cápsulas fonocaptoras de los tocadiscos.

El límite entre los diamantes de calidad de gema y los diamantes industriales está definido pobremente, y parcialmente depende de las condiciones de mercado (por ejemplo, si la demanda de diamantes pulidos es alta, algunas piedras aptas serán pulidos en gemas pequeñas o de baja calidad en vez de ser vendidas para uso industrial). Dentro de la categoría de diamantes industriales, hay una subcategoría que comprende las piedras de menor calidad, principalmente piedras opacas, que son conocidas como bort o 'boart'.[52]

Cadena de suministro

Aproximadamente 130 millones de quilates (26 000 kg) son minados anualmente, con un valor total cercano a USD $9 mil millones, y aproximadamente 100.000 kg son sintetizados anualmente.[54]

Más o menos el 49% de los diamantes provienen de África central y del sur, aunque se han descubierto fuentes significativas del mineral en Canadá, India, Rusia, Brasil y Australia. Se les mina de la kimberlita y lamproíta presentes en pipas volcánicas, que pueden transportar los cristales de diamante -originados en las profundidades de la Tierra donde las altas presiones y temperaturas le permiten formarse- hacia la superficie. La minería y distribución de los diamantes naturales son un motivo de controversia frecuente, tales como las preocupaciones sobre la venta de los "diamantes de sangre" por los grupos paramilitares africanos.[55]​ La cadena de suministro de diamantes está controlada por un número limitado de negocios poderosos, y está también altamente concentrada en un pequeño número de localizaciones alrededor del mundo (ver figura).

Minería, fuentes y producción

Solo una fracción muy pequeña de mineral de diamante consiste de diamantes reales. El mineral es chancado, proceso durante el cual se tiene el cuidado requerido para no destruir los diamantes más grandes, y luego son ordenados por densidad. Hoy en día, los diamantes son localizados en la fracción de densidad rica en diamantes, con la ayuda de fluorescencia de rayos X, después de lo cual los pasos finales de ordenamiento son hechos a mano. Antes de que el uso de los rayos X se haga común, la separación se hacía con cinturones de grasa; los diamantes tienen una tendencia más fuerte a pegarse a la grasa que los otros minerales en la muestra.[56]

Históricamente, los diamantes eran encontrados sólo en depósitos aluviales en el sur de la India.[3]

La producción de diamante de depósitos primarios (kimberlitas y lamproítas) empezó sólo en la década de 1870, tras el descubrimiento de los campos de diamantes en la República Sudafricana.[60]

En los Estados Unidos, se ha encontrado diamantes en Arkansas, Colorado, y Montana.[64]

Hoy en día, la mayoría de depósitos de diamantes comercialmente viables están en Rusia (principalmente en Yakutia, por ejemplo la mina Mir y la mina Udachnaya), Botsuana, Australia (norte y oeste) y la República Democrática del Congo.[65]

En el 2005, Rusia produjo casi un quinto de la producción global de diamante, según los reportes de British Geological Survey. Australia posee las pipas diamantíferas más ricas, con producción que alcanza niveles picos de 42 TM por año en la década de 1990.[61]

También hay depósitos comerciales siendo minados activamente en los Territorios del Noroeste de Canadá, y en Brasil. Los prospectores de diamantes continúan buscando en el globo pipas de kimberlita y lamproíta que contengan diamantes.

Fuentes controvertidas

En algunos de los países de África central y occidental políticamente más inestables, los grupos revolucionarios han tomado control de las minas, usando los ingresos provenientes de las ventas de diamantes para financiar sus operaciones. Los diamantes vendidos a través de este proceso son conocidos como "diamantes de conflicto" o "diamantes de sangre".[66]​ Dos grandes fallos aún limitan la efectividad del Proceso Kimberley:

(1) la relativa facilidad de hacer contrabando de diamantes a través de las fronteras africanas, y

(2) la naturaleza violenta de la minería de diamantes en las naciones que no tienen técnicamente un estado de guerra, y cuyos diamantes son considerados, en consecuencia, "limpios".[67]

El gobierno canadiense ha establecido un cuerpo conocido como el Canadian Diamond Code[69]

Distribución

La Diamond Trading Company (DTC) es una subsidiaria de De Beers, y comercializa diamantes en bruto de las minas operadas por De Beers (dejó de comprar diamantes en el mercado abierto en 1999, y cesó de comprar diamantes rusos minados por la compañía rusa Alrosa a finales del 2008. Alrosa apeló exitosamente contra una corte europea[71]​).

Una vez adquiridos por Sightholders (que es un término registrado, que hace referencia a las compañías que tienen un contrato de suministro de tres años con DTC), los diamantes son cortados y pulidos en preparación a ser vendidos como gemas preciosas. El corte y pulido de los diamantes brutos es una labor especializada que está concentrada en un número limitado de localidades alrededor del mundo. Los centros tradicionales de corte de diamante son Amberes, Ámsterdam, Johannesburgo, Nueva York y Tel Aviv. Recientemente, se han establecido centros de corte de diamantes en China, India, Tailandia, Namibia y Botsuana. Los centros de corte con menores costos de mano de obra, notablemente Surat en Gujarat, India, manejan un gran número de diamantes de pocos quilates, mientras que cantidades más pequeñas de los diamantes más grandes o más valiosos tienden a ser manejados en Europa o Norteamérica. La reciente expansión de esta industria en la India, empleando mano de obra barata, ha permitido que diamantes más pequeños sean preparados como gemas en cantidades más grandes de lo que antes era económicamente factible.[45]

Los diamantes que han sido preparados como gemas preciosas son vendidas en centros de intercambio de diamantes conocidos como "bolsas". Hay 26 bolsas de diamantes registradas en el mundo.[73]

Sintéticos, simulantes y mejoras

Sintéticos

Diamantes sintéticos de varios colores, crecidos por la técnica de alta presión y alta temperatura.

Los diamantes sintéticos son cristales de diamante que son manufacturados en un laboratorio, en contraste a los diamantes naturales que se forman naturalmente en el subsuelo. Los usos gemológicos e industriales del diamante han creado una gran demanda de piedras en bruto, esta demanda ha sido satisfecha en gran parte por los diamantes sintéticos por más de medio siglo; pero básicamente para uso industrial, no así para el mercado de joyería. Los procesos para la fabricación de este tipo de gema son diversos, tales como el CVD y HTHP. Actualmente se empiezan a comercializar para el sector de la bisutería y determinado tipo de joyerías, siendo un ejemplo de ello la conocida marca Swarovski. Por otro lado conviene recordar que actualmente son fácilmente detectables para un gemólogo dado que los diamantes naturales tienen birrefringencia anómala y los sintéticos no, igualmente ocurre con la fosforescencia pues prácticamente la totalidad de los sintéticos tipo HPHT tienen tal característica, mientras que los naturales casi en su totalidad carecen de la esta característica. Sin duda, y de cara al consumidor, es bueno que sepa que no es lo mismo un diamante sintético que uno natural, estando obligado el joyero a indicar en el certificado gemológico que es un "diamantes sintético".[14]

La mayoría de diamantes sintéticos disponibles comercialmente son de color amarillo, y son producidos por procesos denominados de Alta Presión y Alta Temperatura (HTHP).[75]

Corte incoloro de gema a partir de diamante crecido por deposición química de vapor.

Otro método popular de crecimiento de diamante sintético es la deposición química de vapor (CVD). El crecimiento tiene lugar en presión baja (menor a la presión atmosférica). Involucra alimentar una mezcla de gases (típicamente 1:99 metano:hidrógeno) en una cámara y descomponerlos por la acción de radicales químicamente activos en un plasma iniciado por microondas, filamento caliente, descarga eléctrica, welding torch o láser.[54]

En el presente, la producción anual de diamantes sintéticos de calidad de gema es sólo de unos cuantos miles de quilates, mientras que la producción total de diamantes naturales es alrededor de 120 millones de quilates. A pesar de este hecho, frecuentemente un consumidor encuentra diamantes sintéticos cuando busca un diamante de color de fantasía, porque casi todos los diamantes sintéticos son de color de fantasía, mientras sólo el 0,01% de los diamantes naturales son de color de fantasía.[12]​ La producción de diamantes sintéticos más grandes amenaza el modelo de negocio de la industria de diamantes. El efecto final de la rápida disponibilidad de diamantes de calidad de gema de bajo costo en el futuro es difícil de predecir.

Imitaciones

Un diamante de imitación está definido como un material distinto al diamante que es usado para simular la apariencia de un diamante. Las gemas que imitan al diamante suelen ser referidas como «diamantes», a secas, aunque propiamente son «diamantes de imitación»; a veces se llaman «simulantes del diamante» por calco semántico del inglés. El diamante de imitación más familiar a la mayoría de consumidores es la zirconia cúbica. La popular gema moissanita (carburo de silicio) suele ser tratada como un diamante de imitación, aunque es una gema por derecho propio. Aunque la moissanita tiene una apariencia similar al diamante, su principal desventaja como simulante del diamante es que el zircón cúbico es mucho más barato y casi igualmente convincente. Tanto el zircón cúbico como la moissanita son producidos sintéticamente.[77]

Mejoras

Las mejoras del diamante son tratamientos específicos realizados sobre los diamantes naturales o sintéticos (usualmente sobre aquellos ya cortados y pulidos en una gema), que están diseñados para mejorar las características gemológicas de la piedra en uno o más formas. Estas incluyen la perforación láser para eliminar inclusiones, aplicación de sellantes para rellenar fisuras, tratamiento para mejorar el grado de color de un diamante blanco, y tratamientos para dar color de fantasía a un diamante blanco.

Los recubrimientos se están usando más para darle a los simulantes de diamantes, como el zircón cúbico, una apariencia más "como el diamante". Una sustancia así es el carbono diamantino—un material carbonáceo amorfo que tiene algunas propiedades físicas similares a las de los diamantes. La publicidad sugiere que tal recubrimiento podría transferir algunas de estas propiedades similares al diamante a la piedra recubierta, con la consecuencia del mejoramiento del simulante de diamante. Sin embargo, las técnicas modernas, como la espectroscopia Raman permiten identificar fácilmente este tratamiento.[78]

Identificación

Se ha indicado que un proceso de recocido han podido convertir diamantes sintéticos, típicamente marrones (CVD) en diamantes incoloros, y que estos diamantes, después de haber sido enviados para identificación en joyería de diamantes, no fueron identificados como diferentes a los diamantes naturales.[79]​ Tales anuncios suelen ser hechos para nuevas piedras sintéticas, simulantes, y tratadas, así que es importante validar cómo fueron enviadas las piedras para su identificación.

Los gemologistas adecuadamente entrenados y equipados pueden distinguir entre diamantes naturales y diamantes sintéticos. También pueden identificar la gran variedad de diamantes naturales tratados, siendo dos excepciones una pequeña minoría de diamantes tratados por HPHT del Tipo II (los diamantes de este tipo suelen ser brown, y a través del ya mencionado proceso HPHT lo que se hace es un proceso físico que permite que el diamante obtenga un color muy alto, desde colores D hasta H), y algunos diamantes verdes artificialmente irradiados; estos diamantes naturales se encuentran en su mayoría en África y son fáciles de detectar. No se ha encontrado cristales "perfectos" (a nivel de red cristalina atómica), así que tanto los diamantes naturales como sintéticos, siempre poseen imperfecciones características, que surgen de las circunstancias del crecimiento del cristal, que permite sean distinguidos unos de otros.[80]

Los laboratorios usan técnicas como las espectroscopia, microscopía y luminiscencia bajo luz ultravioleta corta para determinar el origen de un diamante. También usan máquinas especialmente diseñadas para ayudarles en el proceso de identificación. Dos de estas máquinas son la "DiamondSure" y la "DiamondView", ambas producidas por la DTC y comercializadas por el GIA.[81]

Pueden realizarse algunos métodos para identificar diamantes sintéticos, dependiendo del método de producción y del color del diamante. Los diamantes CVD suelen ser identificados por una fluorescencia roja. Los diamantes coloreados C-J pueden ser detectados a través del Diamond Spotter del Swiss Gemmological Institute.[80]​ De modo similar, los diamantes naturales suelen tener imperfeciones y fallas menores, tales como inclusiones de material extraño, que no se ven en diamantes sintéticos.

Simbología

La tradición atribuyó al diamante en otros tiempos virtudes maravillosas contra los venenos, la peste, los terrores pánicos, los insomnios, los prestigios y los encantamientos. Calmaba la cólera y conservaba el amor entre los esposos lo que dio motivo a que se le llamara piedra de reconciliación. Se le atribuía también una propiedad talismánica cuando bajo su aspecto favorable, o cuando bajo el planeta Marte se grababa en él la figura de este dios o de Hércules matando a la hidra, de asegurar siempre la victoria al que lo llevaba cualquiera que fuera el número de sus enemigos.

Se llegó al extremo de creer que los diamantes engendraban otros y Ruens nos dice que una princesa de Luxemburgo tenía diamantes hereditarios que le producían otros en determinadas épocas. En el lenguaje iconológico, el diamante es el símbolo de la constancia, de la fuerza, de la inocencia y de otras virtudes heroicas.[83]

Véase también

Referencias

  1. a b Gemological Institute of America (1995). GIA Gem Reference Guide. Santa Monica, CA: Gemological Institute of America. ISBN 0-87311-019-6. 
  2. Liddell, H.G.; Scott, R. «Adamas». A Greek-English Lexicon (en inglés). Perseus Project. 
  3. a b c Hershey, W. (1940). The Book of Diamonds (en inglés). Nueva York: Hearthside Press. 
  4. Plinio el Viejo (2004). Natural History: A Selection (en inglés). Penguin Books. p. 371. ISBN 0140444130. 
  5. Chinese made first use of diamond (en inglés). BBC News. 17 de mayo de 2005. Consultado el 21 de marzo de 2007. 
  6. a b «Have You Ever Tried To Sell a Diamond?». The Atlantic Monthly. Consultado el 5 de mayo de 2009. 
  7. Thomas, J.M.L. (1991). Michael Faraday and the Royal Institution: The Genius of Man and Place (en inglés). Bristol: Adam Hilger. ISBN 0-7503-0145-7. 
  8. «4Cs of Diamond Quality by GIA | Learn about Diamond Buying | What are the Diamond 4Cs». GIA 4Cs (en inglés estadounidense). Consultado el 17 de mayo de 2018. 
  9. Wei, L.; et al. (1993). «Thermal conductivity of isotopically modified single crystal diamond». Physical Review Letters (en inglés) 70: 3764. 10.1103/PhysRevLett.70.3764. 
  10. a b Zaitsev, A. M. (2001). Optical Properties of Diamond : A Data Handbook. Springer. ISBN 9783540665823. 
  11. Radovic, L.R.; Walker, P.M.; Thrower, P.A. (1965). Chemistry and physics of carbon: a series of advances (en inglés). Nueva York: Marcel Dekker. ISBN 0-8247-0987-X. 
  12. a b c d O'Donoghue, M. (2006). Gems (en inglés). Elsevier. ISBN 0-75-065856-8. 
  13. a b Cordua, W.S. (1998). «The Hardness of Minerals and Rocks». Lapidary Digest (en inglés). International Lapidary Association. Consultado el 19 de agosto de 2007. 
  14. a b c d e f g h i j k l m n Erlich, E.I.; Dan Hausel, W. (2002). Diamond Deposits (en inglés). Society for Mining, Metallurgy, and Exploration. ISBN 0873352130. 
  15. «Ariadne thread» (en ruso). Consultado el 5 de mayo de 2009. 
  16. Taylor, W.R.; Lynton, A.J.; Ridd, M. (1990). «Nitrogen defect aggregation of some Australasian diamonds: Time-temperature constraints on the source regions of pipe and alluvial diamonds» (PDF). American Mineralogist (en inglés) 75: 1290-1310. 
  17. a b Boser, U. (2008). «Diamonds on Demand». Smithsonian (en inglés) 39 (3): 52-59. 
  18. Holtzapffel, C. (1856). Turning And Mechanical Manipulation (en inglés). Holtzapffel & Co. 
  19. Coelho, R.T.; Yamada, S.; Aspinwall, D.K.; Wise, M.L.H. (1995). «The application of polycrystalline diamond (PCD) tool materials when drilling and reaming aluminum-based alloys including MMC». International Journal of Machine Tools and Manufacture (en inglés) 35 (5): 761–774. 10.1016/0890-6955(95)93044-7. 
  20. Blank, V.; Popov, M.; Pivovarov, G.; Lvova, N.; Gogolinsky, K.; Reshetov, V. (1998). «Ultrahard and superhard phases of fullerite C60: comparison with diamond on hardness and wear». Diamond and Related Materials (en inglés) 7 (2–5): 427–431. el original el 19 de noviembre de 2008. 
  21. Pan, Z.; Sun, H.; Zhang, Y.; Chen, C. (2009). «Harder than Diamond: Superior Indentation Strength of Wurtzite BN and Lonsdaleite». Physical Review Letters (en inglés) 102 (5): 055503. Resumen divulgativoPhysorg.com (12-02-2009). 
  22. Collins, A.T. (1993). «The Optical and Electronic Properties of Semiconducting Diamond». Philosophical Transactions of the Royal Society A (en inglés) 342: 233–244. 10.1098/rsta.1993.0017. 
  23. Landstrass, M.I.; Ravi, K.V. (1989). «Resistivity of chemical vapor deposited diamond films». Applied Physics Letters (en inglés) 55: 975-977. 10.1063/1.101694. 
  24. Zhang, W.; Ristein, J.; Ley, L. (2008). «Hydrogen-terminated diamond electrodes. II. Redox activity». Physical Review E (en inglés) 78: 041603. 10.1103/PhysRevE.78.041603. 
  25. Weber, M.J. (2002). Handbook of optical materials (en inglés). CRC Press. p. 119. ISBN 0849335124. 
  26. Field, J.E. (1981). «Strength and Fracture Properties of Diamond». Philosophical Magazine A (en inglés) (Taylor & Francis) 43 (3): 595-618. 10.1080/01418618108240397. 
  27. «4 C'S OF DIAMONDS». Madea Worldwide (en inglés). Consultado el 17 de mayo de 2018. 
  28. Walker, J. (1979). «Optical absorption and luminescence in diamond». Reports on Progress in Physics 42: 1605–1659. 10.1088/0034-4885/42/10/001. 
  29. Collins, A. T.; Kanda, H.; Isoya, J.; Ammerlaan, C. A. J.; van Wyk, J. A. (1998). «Correlation between optical absorption and EPR in high-pressure diamond grown from a nickel solvent catalyst». Diamond and Related Materials 7: 333-338. 10.1016/S0925-9635(97)00270-7. 
  30. Hounsome, L. S.; Jones, R.; Martineau , P. M.; Fisher, D.; Shaw, M. J.; Briddon, P. R.; Öberg, S. (2006). «Origin of brown coloration in diamond». Physical Review B (en inglés) 73: 125203-125211. 10.1103/PhysRevB.73.125203. 
  31. Wise, R. W. (2001). Secrets Of The Gem Trade, The Connoisseur's Guide To Precious Gemstones. Brunswick House Press. pp. 223-224. ISBN 9780972822381. 
  32. LAVIS, TOM. «Black Orlov Diamond reportedly to be worn by nominee Huffman during Academy Awards». The Tribune-Democrat (en inglés). Consultado el 17 de mayo de 2018. 
  33. Khan, U. Blue-grey diamond belonging to King of Spain has sold for record 16.3 GBP. The Telegraph. 
  34. Nebehay, S. (12 de mayo de 2009). Rare blue diamond sells for record $9.5 million. Reuters. Consultado el 13 de mayo de 2009. 
  35. a b c d e Diamonds and Diamond Grading: Lesson 4 How Diamonds Form. Carlsbad, California: Gemological Institute of America. 2002. 
  36. M. Sevdermish and A. Mashiah (1995). The Dealer's Book of Gems and Diamonds. Kal Printing House, Israel. 
  37. Webster, R.; Read, P. G. (2000). Gems: Their sources, descriptions and identification (5th ed.). Great Britain: Butterworth-Heinemann. p. 17. ISBN 0-7506-1674-1. 
  38. «Рассекречено крупное месторождение сверхтвердых алмазов - импактитов, способное перевернуть алмазный рынок». ИТАР-ТАСС. 16 de septiembre de 2012. Consultado el 18 de septiembre de 2012.  (enlace roto disponible en última versión). (en ruso)
  39. Garai, J.; Haggerty, S. E.; Rekhi S.; Chance, M. (2006). «Infrared Absorption Investigations Confirm the Extraterrestrial Origin of Carbonado Diamonds». The Astrophysical Journal 653 (2): L153-L156. 10.1086/510451. 
  40. «Diamonds from Outer Space: Geologists Discover Origin of Earth's Mysterious Black Diamonds». National Science Foundation. 8 de enero de 2007. Consultado el 28 de octubre de 2007. 
  41. CfA Press release. Center for Astrophysics. Consultado el 5 de mayo de 2009. 
  42. S. Cauchi (18 de febrero de 2004). «Biggest Diamond Out of This World». Consultado el 11 de noviembre de 2007. 
  43. Aravind Adiga (12 de abril de 2004). Uncommon Brilliance - TIME. Time.com. Consultado el 3 de noviembre de 2008. 
  44. «Jwaneng». De Beers group. Archivado desde el original el 4 de mayo de 2009. Consultado el 26 de abril de 2009. 
  45. a b c Tichotsky, J. (2000). Russia's diamond colony: the republic of Sakha. Routledge. p. 254. Consultado el 6 de junio de 2009. 
  46. «declaring a concentration to be compatible with the common market and the EEA Agreement». 
  47. «Business: Changing facets; Diamonds». The Economist 382 (8517): 68. 2007. Archivado desde el original el 25 de marzo de 2009. Consultado el 1 de octubre de 2017. 
  48. «The elusive Sparcle». Archivado desde el original el 16 de junio de 2009. Consultado el 26 de abril de 2009. 
  49. Even-Zohar, C. (6 de noviembre de 2008). Crisis Mitigation at De Beers. DIP online. Archivado desde el original el 25 de marzo de 2009. Consultado el 26 de abril de 2009. 
  50. Even-Zohar, C. (3 de noviembre de 1999). «De Beers to Halve Diamond Stockpile». National Jeweler. Archivado desde el original el 5 de julio de 2009. Consultado el 26 de abril de 2009. 
  51. «Industrial Diamonds Statistics and Information». United States Geological Survey. Consultado el 5 de mayo de 2009. 
  52. a b Karl E. Spear, John P. Dismukes (1994). Synthetic diamond: emerging CVD science and technology. Wiley-IEEE. p. 628. ISBN 0471535893. 
  53. M. Sakamoto et al. (1992). «120 W CW output power from monolithic AlGaAs (800 nm) laser diode array mounted on diamond heatsink». Electronics Letters 28 (2): 197-199. 10.1049/el:19920123. 
  54. a b Yarnell, A. (2004). «The Many Facets of Man-Made Diamonds». Chemical and Engineering News (American Chemical Society) 82 (5): 26-31. ISSN 0009-2347. Consultado el 3 de octubre de 2006. 
  55. a b «Conflict Diamonds». United Nations Department of Public Information. 21 de marzo de 2001. Archivado desde el original el 26 de mayo de 2012. Consultado el 5 de mayo de 2009. 
  56. G. E. Harlow (1998). The nature of diamonds. Cambridge University Press. p. 223. ISBN 0521629357. 
  57. W.R. Catelle (1911). The Diamond. John Lane Company.  Page 159 discussion on Alluvial diamonds in India and elsewhere as well as earliest finds
  58. V. Ball (1881). Diamonds, Gold and Coal of India. London, Truebner & Co.  Ball fue un geólogo al servicio británico. Chapter I, Page 1
  59. Williams, Gardner (1905). The Diamond Mines of South Africa. Nueva York: B.F. Buck & Co. 
  60. a b A. J. A. Janse (2007). «Global Rough Diamond Production Since 1870». Gems and Gemology (GIA) XLIII (Summer 2007): 98-119. 
  61. a b V. Lorenz (2007). «Argyle in Western Australia: The world's richest diamantiferous pipe; its past and future». Gemmologie, Zeitschrift der Deutschen Gemmologischen Gesellschaft (DGemG) 56 (1/2): 35-40. 
  62. «Microscopic diamond found in Montana». The Montana Standard. Archivado desde el original el 21 de enero de 2005. Consultado el 5 de mayo de 2009. 
  63. «Microscopic Diamond Found in Montana | LiveScience». Livescience.com. Archivado desde el original el 5 de julio de 2008. Consultado el 3 de noviembre de 2008. 
  64. «Delta: News / Press Releases / Publications». Deltamine.com. Archivado desde el original el 5 de enero de 2009. Consultado el 3 de noviembre de 2008. 
  65. S. Marshall and J. Shore (2004). «The Diamond Life». Archivado desde el original el 9 de junio de 2008. Consultado el 21 de marzo de 2007. 
  66. «Joint Resolution - World Federation of Diamond Bourses (WFDB) and International Diamond Manufacturers Association». World Diamond Council. 19 de julio de 2000. Archivado desde el original el 20 de agosto de 2006. Consultado el 5 de noviembre de 2006. 
  67. T. Zoellner (2006). The Heartless Stone: A Journey Through the World of Diamonds, Deceit, and Desire. St. Martin's Press. ISBN 0312339690. 
  68. «Voluntary Code of Conduct For Authenticating Canadian Diamond Claims» (PDF). The Canadian Diamond Code Committee. 2006. Archivado desde el original el 29 de noviembre de 2007. Consultado el 30 de octubre de 2007. 
  69. B.A. Kjarsgaard and A. A. Levinson (2002). «Diamonds in Canada». Gems & Gemology 38 (3): 208-238. 
  70. «Judgment of the Court of First Instance of 11 July 2007 — Alrosa v Commission». Consultado el 26 de abril de 2009. 
  71. «Diamond producer Alrosa to resume market diamond sales in May». RiaNovosti. Consultado el 25 de mayo de 2009. 
  72. «Bourse listing». World Federation of Diamond Bourses. Archivado desde el original el 2 de mayo de 2007. Consultado el 4 de abril de 2007. 
  73. «North America Diamond Sales Show No Sign of Slowing». A&W diamonds. Archivado desde el original el 6 de enero de 2009. Consultado el 5 de mayo de 2009. 
  74. J. E. Shigley et al. (2002). «Gemesis Laboratory Created Diamonds». Gems and Gemology (GIA) 38 (4): 301-309. 
  75. J. E. Shigley et al. (2004). «Lab Grown Colored Diamonds from Chatham Created Gems». Gems and Gemology (GIA) 40 (2): 128-145. 
  76. M Werner et al. (1998). «Growth and application of undoped and doped diamond films». Rep. Prog. Phys. 61: 1665. 10.1088/0034-4885/61/12/002. 
  77. M. O'Donoghue and L. Joyner (2003). Identification of gemstones. Great Britain: Butterworth-Heinemann. pp. 12-19. ISBN 0-7506-5512-7. 
  78. J. E. Shigley (June de 2007). «Observations on new coated gemstones». Gemmologie: Zeitschrift der Deutschen Gemmologischen Gesellschaft (DGemG) 56 (1/2): 53-56. 
  79. «New Process Promises Bigger, Better Diamond Crystals». Carnegie Institution for Science. Consultado el 11 de mayo de 2009. 
  80. a b C. Welbourn (2006). «Identification of Synthetic Diamonds: Present Status and Future Developments/Proceedings of the 4th International Gemological Symposium». Gems and Gemology (GIA) 42 (3): 34-35. 
  81. «DTC Appoints GIA Distributor of DiamondSure and DiamondView». BOND Communications. Consultado el 2 de marzo de 2009. 
  82. «SSEF diamond spotter™ and SSEF illuminator™». Lilach diamond equipment. Archivado desde el original el 27 de junio de 2009. Consultado el 5 de mayo de 2009. 
  83. Diccionario universal de mitología ó de la fábula, B. G. P., 1835

Libros

  • Chaim Evevn-Zohar (2007). "From Mine to Mistress - Corporate Strategies and Government Policies in the International Diamond Industry" (Second edition of the book on the world diamond industry) Mining Journal Press.
  • M. O'Donoghue (2006). Gems. Elsevier. ISBN 0-75-065856-8. 
  • G. Davies (1994). Properties and growth of diamond. INSPEC. 
  • O'Donoghue, Michael, and Joyner, Louise (2003). Identification of gemstones. Gran Bretaña: Butterworth-Heinemann. pp. 12-19. ISBN 0-7506-5512-7. 
  • A. Feldman and L. H. Robins (1991). Applications of Diamond Films and Related Materials. Elsevier Sci. 
  • J.E. Field (1979). The Properties of Diamond. Londres: Academic Press. 
  • J.E. Field (1992). The Properties of Natural and Synthetic Diamond. London: Academic Press. 
  • W. Hershey (1940). The Book of Diamonds. Hearthside Press, Nueva York. 
  • S. Koizumi, C. E. Nebel and M. Nesladek (2008). Physics and Applications of CVD Diamond. Wiley VCH. ISBN 3527408010. 
  • L.S. Pan and D.R. Kania (1995). Diamond: Electronic Properties and Applications. Kluwer Academic Publishers. 
  • Pagel - Theisen, Verena. Diamond Grading ABC: the Manual Rubin & Son, Amberes, Bélgica, 2001. ISBN 3-9800434-6-0
  • Radovic, Ljubisa R.; Walker, Philip M.; Thrower, Peter A. (1965). Chemistry and physics of carbon: a series of advances. Nueva York, N.Y.: Marcel Dekker. ISBN 0-8247-0987-X. 
  • Tolkowsky, Marcel (1919). Diamond Design: A Study of the Reflection and Refraction of Light in a Diamond. London: E. & F.N. Spon, Ltd. (Web edition as edited by Jasper Paulsen, Seattle, 2001)
  • Wise, Richard W. "Secrets Of The Gem Trade, The Connoisseur's Guide To Precious Gemstones". (2003) Brunswick House Press. Website of book: Secrets of the Gem Trade
  • A. M. Zaitsev (2001). Optical Properties of Diamond : A Data Handbook. Springer. 

Enlaces externos

Other Languages
Afrikaans: Diamant
Alemannisch: Diamant
aragonés: Diamant
العربية: ألماس
مصرى: الماز
অসমীয়া: হীৰা
asturianu: Diamante
azərbaycanca: Almaz
башҡортса: Алмас (минерал)
беларуская: Алмаз
беларуская (тарашкевіца)‎: Алмаз
български: Диамант
Banjar: Intan
বাংলা: হীরক
বিষ্ণুপ্রিয়া মণিপুরী: ডিয়ামান্টে
brezhoneg: Diamant
bosanski: Dijamant
català: Diamant
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Cōng
کوردی: ئەڵماس
qırımtatarca: Elmaz
čeština: Diamant
kaszëbsczi: Diamańt
Cymraeg: Diemwnt
dansk: Diamant
Deutsch: Diamant
Ελληνικά: Διαμάντι
English: Diamond
Esperanto: Diamanto
eesti: Teemant
euskara: Diamante
فارسی: الماس
suomi: Timantti
Võro: Teemant
føroyskt: Diamantar
français: Diamant
Frysk: Diamant
Gaeilge: Diamant
galego: Diamante
客家語/Hak-kâ-ngî: Chon-sa̍k
עברית: יהלום
हिन्दी: हीरा
hrvatski: Dijamant
magyar: Gyémánt
հայերեն: Ալմաստ
interlingua: Diamante
Bahasa Indonesia: Intan
íslenska: Demantur
italiano: Diamante
la .lojban.: krilytabno
ქართული: ალმასი
Kabɩyɛ: Tiyamaɣ
қазақша: Алмаз
ಕನ್ನಡ: ವಜ್ರ
한국어: 다이아몬드
Кыргызча: Алмаз
Latina: Adamas
Limburgs: Diamaant
lumbaart: Diamant
lietuvių: Deimantas
latviešu: Dimants
олык марий: Алмаз
македонски: Дијамант
മലയാളം: വജ്രം
монгол: Алмааз
मराठी: हिरा
Bahasa Melayu: Intan
Mirandés: Diamante
မြန်မာဘာသာ: စိန်
नेपाली: हिरा
नेपाल भाषा: हेरा
Nederlands: Diamant
norsk nynorsk: Diamant
norsk: Diamant
occitan: Diamant
ଓଡ଼ିଆ: ହୀରା
ਪੰਜਾਬੀ: ਹੀਰਾ
polski: Diament
پنجابی: ھیرا
پښتو: الماس
português: Diamante
Runa Simi: Q'ispi umiña
română: Diamant
русский: Алмаз
русиньскый: Діамант
संस्कृतम्: वज्रम्
саха тыла: Алмаас
ᱥᱟᱱᱛᱟᱲᱤ: ᱦᱤᱨᱟᱹ
sicilianu: Diamanti
Scots: Diamond
srpskohrvatski / српскохрватски: Dijamant
සිංහල: දියමන්ති
Simple English: Diamond
slovenčina: Diamant
slovenščina: Diamant
Soomaaliga: Luul (macdan)
shqip: Diamanti
српски / srpski: Дијамант
Sunda: Berlian
svenska: Diamant
Kiswahili: Almasi
தமிழ்: வைரம்
ತುಳು: ವಜ್ರ
తెలుగు: వజ్రం
тоҷикӣ: Алмос
ไทย: เพชร
Tagalog: Diyamante
Türkçe: Elmas
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: ئالماس
українська: Алмаз
اردو: ہیرا
oʻzbekcha/ўзбекча: Olmos
vepsän kel’: Diamant
Tiếng Việt: Kim cương
Winaray: Diamante
吴语: 钻石
ייִדיש: בריליאנט
Yorùbá: Díámọ̀ndì
Vahcuengh: Cuenqsig
中文: 钻石
Bân-lâm-gú: Soān-chio̍h
粵語: 鑽石