Dialectos del aragonés

Dialectos del aragonés.

El idioma aragonés tiene hablas locales,[1]​ que se agrupan en hablas de valle, de comarca o hablas de varias comarcas. Se encuentran dispersas y generalmente aisladas entre ellas. El término dialecto es ambiguo y puede emplearse para las hablas de valle bien definidas (cheso, ansotano, etc..). Existe la propuesta de clasificar las hablas aragonesas en cuatro grupos, complejos dialectales o dialectos (según las apreciaciones de los autores).

Popularmente la falta de referentes lingüísticos claros y una diglosia multisecular han favorecido la falta de conciencia unitaria entre los hablantes de la lengua aragonesa y, en las zonas donde el dialecto propio se ha conservado mejor, los hablantes suelen utilizar nombres locales.

Propuestas de clasificación

Los cuatro dialectos

La propuesta más aceptada de clasificación dialectal es la de Francho Nagore, quien clasifica las hablas aragonesas en 4 grupos:[3]

Para unos, estos grupos son complejos dialectales y las hablas dentro de ellos (como el cheso, el chistabino...) serían dialectos. Para otros, los 4 grupos son los dialectos constitutivos del aragonés y las variedades que incluyen serían subidalectos, hablas comarcales o locales.

Otras

Aunque la propuesta de los cuatro dialectos es la más extendida, otros autores han propuesto variaciones. Así, para Chusé Raúl Usón y Chabier Tomás, habría tres dialectos históricos que se corresponden más o menos con los tres viejos condados pirenaicos:[4]

De acuerdo con estos autores, las variedades meridionales serían la continuación de estas, que se habrían castellanizado y uniformado en un proceso favorecido por su orografía más plana.

El autor Fernando Sánchez propone una clasificación que postula la existencia de dos grandes variedades o dialectos, el occidental y el oriental. Estos tendrían además unas subvariedades más extremas:[5]

  • Dentro del occidental: el ansotano (y en alguna medida, el cheso y el ayerbense), con características occidentales extremas, relacionadas con el antiguo romance navarro
  • Dentro del oriental: el ribagorzano, con bastantes soluciones de transición cercanas al catalán.

Aragonés oriental

Algunos sectores minoritarios, especialmente el representado por la FACAO, defiende la inclusión en la categoría del aragonés oriental a la variedad del catalán hablando en la Franja.