Diócesis de Neiva

Diócesis de Neiva
Diœcesis Neivensis[1]
Escudo de la Diócesis de Neiva.svg
Información general
Erigida como diócesis24 de julio de 1972 (45 años)
SedeNeiva
PaísColombia
CatedralCatedral de la Inmaculada Concepción[2]
Sufragánea deArquidiócesis de Ibagué
RitoRomano
Sitio webdiocesisdeneiva.org
Jerarquía apostólica
PapaFrancisco
Arzobispo metropolitanoFlavio Calle Zapata
ObispoFroilán Tiberio Casas Ortíz[3]
Obispo(s) emérito(s)Ramón Darío Molina Jaramillo, O.F.M.
Jurisdicción
Provincia eclesiásticaIbagué
RegiónProvincia Subnorte del Huila
Superficie10.443 km²
Mapa Diocesis de Neiva.svg
Jurisdicción de la Diócesis de Neiva.
[editar datos en Wikidata]

La Diócesis de Neiva (en latín: Dioecesis Neivensis) es una jurisdicción eclesiástica de la Iglesia Católica en Colombia, con sede en el municipio del mismo nombre, y hace parte de la provincia eclesiástica de Ibagué.

La diócesis fue establecida el 24 de julio de 1972 por el papa Pablo VI, está conformada por 15 municipios del departamento del Huila, que albergan 63 parroquias. Actualmente, funge como obispo diocesano mons. Froilán Tiberio Casas Ortíz.

Reseña histórica

El 30 de agosto de 1894, fue erigida la Diócesis de Tolima por el papa León XIII con territorio desmembrado de la diócesis de Popayán y de la Arquidiócesis de Santa Fé en Nueva Granada, de la cual quedó sufragánea. La sede del obispado quedó en Neiva, y como templo catedralicio se designó la iglesia de la época colonial de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. La Diócesis del Tolima abarcaba la región conocida como Tolima Grande que comprende los actuales departamentos de Tolima y Huila.

Dada la gran extensión del territorio y la dificultad de satisfacer adecuadamente las necesidades espirituales de los fieles, la diócesis fue suprimida el 20 de mayo de 1900 por el papa León XIII y en su lugar erige las diócesis de Garzón e Ibagué (ahora Arquidiócesis). Neiva dejó de ser capital eclesiástica y quedó dentro de la jurisdicción de Garzón.

La región del Tolima Grande se dividió en 1905 en los actuales departamentos de Tolima y Huila, con los mismos límites de la Diócesis de Garzón e Ibagué.

El 25 de febrero de 1964 el papa Pablo VI decretó que “el templo dedicado a Dios en Honor de la Bienaventurada Virgen María Inmaculada, existente en la ciudad de Neiva, sea tenido como Iglesia Concatedral, con los derechos, honores, privilegios y obligaciones que corresponden a tales sagrados edificios”. Por consiguiente, la ciudad de Neiva volvió hacer sede episcopal junto con la ciudad de Garzón y la diócesis quedó llamándose Diócesis de Garzón–Neiva.

El 24 de julio de 1972, el papa Pablo VI erige la diócesis de Neiva por medio de la bula Ad aptius tutiusque. Por consiguiente la Diócesis de Neiva-Garzón quedó llamándose solo Diócesis de Garzón. Originalmente la nueva jurisdicción eclesiástica fue sufragánea de la Arquidiócesis de Popayán.

El 14 de diciembre 1974 se convirtió en parte de la provincia eclesiástica de la Arquidiócesis de Ibagué.

Other Languages