Diócesis de Cartagena

Diócesis de Cartagena
Diœcesis Carthaginensis in Hispania
Escudo de la diócesis de Cartagena.svg
Información general
Erigida como diócesis Siglo IV
Ciudad Cartagena
País EspañaBandera de España
Catedral Catedral de Santa María, Murcia
Diócesis sufragánea de Archidiócesis de Granada
Rito Romano
Sitio web Web oficial de la Diócesis
Jerarquía apostólica
Papa Papa Francisco
Arzobispo metropolitano Francisco Javier Martínez Fernández (Arzobispo de Granada)
Obispo José Manuel Lorca Planes
Jurisdicción
Provincia Provincia eclesiástica de Granada
Población 1.392.117 bautizados
Región Región de Murcia
Superficie 11.313 km²
[ editar datos en Wikidata]

La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

Historia

Orígenes

Talla barroca de San Fulgencio, obispo y patrón de la diócesis, realizada por Francisco Salzillo. Iglesia de Sta.María de Gracia de Cartagena.

La tradición remonta los orígenes del culto cristiano en Cartagena a la predicación en España del apóstol Santiago, de quien se dice desembarcó en la ciudad para iniciar su misión en la Hispania romana.

La presencia de comunidades cristianas en la provincia Carthaginense en Hispania se puede documentar desde principios del siglo IV. Así consta en las actas del Concilio de Elvira, celebrado entre el año 300 y el 313, en los tiempos de la persecución de Diocleciano, la presencia de un obispo de Eliocroca (la actual Lorca).

La primera presencia documental de un obispo de Cartagena se refiere al obispo Héctor, que asistió en 516 al Concilio de Tarragona.

En 546, Celsino preside como metropolitano el Concilio de Valencia.

Posteriormente, los sucesivos concilios de la Iglesia hispana tuvieron presencia siempre de obispos de Cartagena.

La diócesis de Cartagena tuvo carácter metropolitano hasta la época visigoda, cuando en el siglo VII se instauró la Primacía de la Diócesis de Toledo.

De este periodo histórico destacan la figura de Liciniano de Cartagena y San Fulgencio.

Incluso durante la época musulmana hay constancia de la existencia de esta Diócesis, con la existencia de un obispo Juan de Cartagena en 988.

Restauración (1250)

Ruinas de la Catedral de Cartagena.

Al emprender la campaña militar para la conquista del reino musulmán de Murcia en 1243, el príncipe Alfonso de Castilla (posteriormente Alfonso X el Sabio) solicita al papa Inocencio IV la restitución de la diócesis de Cartagena.

En 1248 el Papa encarga un estudio sobre los antecedentes de la diócesis, que concluye con la bula "Spiritus exultante" dictada en Roma el 31 de julio de 1250 y en la que comunica al rey Fernando III de Castilla la restauración de la diócesis de Cartagena. El papa nombró al franciscano fray Pedro Gallego, confesor del príncipe Alfonso, como primer obispo de Cartagena.

La ciudad de Cartagena era en esos momentos una localidad disminuida, carente en tiempos de la dominación musulmana de la importancia que tuviera bajo Cartago o Roma. La restauración de la sede episcopal, según Rubio Paredes y otros estudiosos, obedecía más a razones sentimentales e históricas que a la situación real. Aun así, la sede se restaura, iniciándose entonces la construcción de la hoy antigua catedral de Cartagena.

El segundo titular de la diócesis, el obispo Diego de Magaz, sin el consentimiento real de Alfonso X, decide en 1278 pedir al papa trasladar la sede episcopal a Murcia, un traslado no autorizado por el papa Nicolás III. El prelado deja entonces pasar el tiempo, hasta que vuelve a solicitar el traslado al papa Nicolás IV. El papa encarga entonces a dos clérigos dependientes de la diócesis de Tarragona (abad de Benifazá, en Castellón, y al prior del convento de Porta Coeli en Valencia) inquieran sobre las razones que, para el traslado, aduce el citado obispo de Cartagena. El pontífice se dirige a los dos clérigos en la llamada "Bula de Rieti," de 1289, documento que no es tal bula en sí (es decir, no un solemne documento papal sobre materia política o religiosa), sino más bien una misiva confidencial inquiriendo sobre las intenciones del obispo cartaginense.

Por parte de la corona, en 1291 llega el permiso oficial para el traslado de sede. Firmaba la carta Sancho IV el Bravo, por más que el monarca no tuviera competencia para el traslado de una diócesis "exenta", es decir, que responde directamente al papa, a quien últimamente competerían la creación o traslado de una diócesis. Por ende, dicho rey estaba en estado de excomunión por haberse enfrentado a su padre Alfonso X y por haber desposado en bigamia a María de Molina. Por todo ello, la diócesis mantuvo el nombre de carthaginensis.[1]

A consecuencia del traslado, la mezquita aljama de la ciudad se transformó en la catedral de Murcia, actual sede la de la diócesis de Cartagena. En el 1394 comenzaron las obras del templo gótico actual.

Siglos XV al XVIII

Catedral de Murcia.

Hasta 1492, la diócesis de Cartagena mantuvo una dependencia directa de la Santa Sede, pues su antigüedad y antiguo rango provocó distintas disputas con las diócesis de Toledo y Tarragona.

Con la creación del arzobispado de Valencia por el papa valenciano Alejandro VI, la diócesis de Cartagena pasó a depender de ésta.

Desde su restitución, los límites geográficos diocesanos habían correspondido con los del antiguo reino de Murcia. Sin embargo, a partir de la Sentencia Arbitral de Torrellas ( 1304) la zona de Orihuela, Elche o la propia Alicante pasaron a formar parte del reino de Valencia aunque continuaron perteneciendo eclesiásticamente a la diócesis de Cartagena. En 1564 el Papa Pío V segregó toda aquella zona para la que creó la diócesis de Orihuela, suponiendo ésta la primera de las modificaciones sustanciales de su espacio geográfico cartaginense. Esta escisión tuvo también como consecuencia el cambio de adscripción de la diócesis de Cartagena de la archidiócesis de Valencia a la de Toledo.

En 1592 el obispo Sancho Dávila funda el Seminario Diocesano, que recibe el nombre de San Fulgencio, uno de los cuatro santos cartageneros, que había sido además obispo de la diócesis en época visigoda.

La presencia como obispo de Cartagena entre 1705 y 1724 del cardenal Belluga supondría un avance sustancial en la estructuración diocesana. Fundaría entre otros los colegios de San Leandro y San Isidoro.

También durante el siglo XVIII finalizaría la construcción de la nueva fachada y de la torre de la Catedral, en la ciudad de Murcia.

Siglo XX

Por bula del papa Pío XII, en 1949 se segregaron de la diócesis los arciprestazgos de Albacete, Almansa, Casas-Ibáñez, Chinchilla de Monte-Aragón, Hellín, Jorquera y Yeste para constituir, junto con otros territorios de Cuenca, la nueva diócesis de Albacete.

Su configuración actual corresponde, por tanto, con el de la comunidad autónoma de la Región de Murcia.

Tras su adscripción a Valencia y Toledo, actualmente la diócesis de Cartagena es sufragánea de la archidiócesis de Granada.

Entre las instituciones religiosas con sede en la misma, destaca la Universidad Católica San Antonio, (UCAM), fundada en 1995 y el Instituto Internacional de Caridad y Voluntariado Juan Pablo II (IICV), dependiente de esta última.

Other Languages