Diócesis de Canarias

Diócesis de Canarias
Diœcesis Canariensis / Canariensis-Rubicensis
Localización y extensión de la Diócesis de Canarias.
Información general
Erigida como diócesis 7 de julio de 1406
Ciudad Las Palmas de Gran Canaria
País España Bandera de España
Catedral Catedral de Canarias ( Gran Canaria)
Diócesis sufragánea de Archidiócesis de Sevilla
Sitio web Web de la diócesis
Jerarquía apostólica
Papa Papa Francisco
Arzobispo metropolitano Juan José Asenjo Pelegrina (arzobispo de Sevilla)
Obispo Francisco Cases Andreu
Jurisdicción
Provincia Provincia de Las Palmas
Parroquias 298 (2013)
Población 935 610 bautizados (85.0% del total) (2013)[1]
Región Comunidad Autónoma de Canarias
[ editar datos en Wikidata]

La Diócesis de Canarias (también conocida como Diócesis Canariensis o Diócesis Canariense-Rubicense)[3] La sede de la diócesis está en Las Palmas de Gran Canaria.

En 2013, la Diócesis tenía 935 610 miembros bautizados, 298 parroquias y 211 sacerdotes.[1]

Historia

El primer obispado de Canarias, el Obispado de las Islas de la Fortuna, fue erigido por Clemente VI el 7 de noviembre de 1351, en Telde. Dicho obispado fue fundado antes de la conquista de las islas, y perdió su continuidad tras el martirio de trece sacerdotes a manos de los nativos. Su propósito era el realizar labores de evangelización.

Aparte del de Telde, durante la Conquista de Canarias se fundó otro obispado (por la vía de los hechos consumados), el de san Marcial del Rubicón, en la isla de Lanzarote (de ahí el nombre "Rubicense"), posteriormente trasladado a Las Palmas de Gran Canaria. Por esta última sede, la actual, le viene el nombre de Diócesis Canariense, adjetivo en latín que puede provenir tanto del singular ("de (Gran) Canaria") como del plural ("de Canarias"). Ambos sentidos eran perfectamente válidos en origen, pues era el único obispado de las islas y tenía su sede en Gran Canaria.

Fachada lateral de la sede de la Diócesis de Canarias.

Si bien hubo otro emífero obispado en Canarias. El Obispado de Fuerteventura erigido por el papa Martín V en 1424 y vigente hasta 1431. Dicho obispado estuvo directamente relacionado con los sucesos acaecidos tras el Cisma de Occidente ( 1378- 1417).[4]

Hoy, aunque el nombre oficial de la diócesis Canariense-Rubicense sigue siendo "Diócesis de Canarias" ese sentido original de abarcar todo el archipiélago ya no es válido pues en 1819 fue creada la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna (también "Diócesis Nivariense" o "Diócesis de Tenerife") que rige hoy la mitad occidental de Canarias. En este cometido tuvo un papel importante el presbítero lagunero Cristóbal Bencomo y Rodríguez, confesor del rey Fernando VII de España[6] Con dicha decisión la Iglesia se adelantaba a los conflictos originados en la provincia de Canarias, que derivaron en el pleito insular y la creación de la provincia de Las Palmas en 1927.

De iure (pero no De facto) volvió a ser la única Diócesis de las Islas Canarias desde el traslado de Luis Folgueras y Sion de Tenerife a Granada ( 1847) hasta el restablecimiento de la Diócesis Nivariense en 1877.

La Diócesis de Canarias llegó a incluir no sólo a todo el archipiélago canario, sino también el territorio de Ifni, la isla de Fernando Poo y Guinea Ecuatorial. Este Obispado era el único existente y administraba la totalidad del archipiélago hasta que en 1819 fue creada la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna.

Obispado del Rubicón

El papa Benedicto XIII erigió el obispado del Rubicón, al Sur de la isla de Lanzarote, una vez informado que los misioneros normandos habían convertido y bautizado a muchos naturales de las islas de Lanzarote y de Fuerteventura. Siglos más tarde, a principios del XV, la devoción a san Marcial llegó a las costas de Lanzarote y dio nombre a la primera catedral de la diócesis Rubicense, que luego se convertiría en la diócesis de Canarias.[8]

Other Languages