Diálogo de la lengua

El Diálogo de la lengua es una obra del humanista español Juan de Valdés. Aunque la escribió en Nápoles hacia el 1535, no fue publicada hasta 1736 por Gregorio Mayans y no se determinó su autoría hasta el siglo XX.

Portada del manuscrito, obra custodiada en la Biblioteca Nacional de España.

La gran innovación de este libro es poner la lengua española al nivel de otras lenguas de prestigio, sobre todo del latín. En el libro se hace un defensa del estudio de los textos en las lenguas originales, en línea con el clasicismo renacentista del momento. Sin embargo, se hace dándole a un tiempo entidad a las lenguas romances, en particular a la que Juan de Valdés utiliza: el español. Critica por ello a Antonio Nebrija, quien en su Gramatica castellana se jactó de hacerla a la manera latina. Para Juan de Valdés no existen lenguas superiores e inferiores, es la utilización literaria lo que dignifica una lengua. Esta idea se sigue manteniendo universalmente en el mundo de la lingüística. Sin embargo, propugna la creación de ese corpus, ya que en ese momento aún lo ve pobre.

La obra de Valdés está estructurada como un diálogo porque los humanistas defendían este género como vehículo pedagógico. En este diálogo, el propio Valdés responde a las preguntas que tres interlocutores italianos le hacen sobre las peculiaridades de la lengua española. Es una obra clave para entender el ideal literario y lingüístico erasmista: verosimilitud en la narración, sencillez y precisión en el estilo e imitación de la lengua hablada. Las numerosas observaciones contenidas a lo largo de obra son un valioso documento sobre el español medio de los siglos de oro, en particular del siglo XVI, que muestra los criterios y la sensibilidad de los hablantes cultos.

Estructura de la obra

El Diálogo de la Lengua se escribió en la forma de una discusión entre varias personas, con diálogos. Por eso, la obra no tiene una organización académica, con sistematización. Esta obra se desarrolla como una serie de preguntas sobre cuestiones lingüísticas que le formulan a Valdés sus amigos italianos. Sin embargo, el Diálogo es, en la práctica, un estudio verdadero de la lengua. No está totalmente esclarecida la identificación completa de las personas que participan en el diálogo. Muchos intelectuales creen que seguramente son el obispo de San Marco Argentano-Scalea Coriolano Martirano, Pacheco, Marcio (sobrino de Valdés) y el propio Valdés.

El Diálogo contiene reflexiones sobre los aspectos más importantes de una lengua. Esos aspectos incluyen la fonética, la gramática, el léxico y el estilo. La obra está separada en ocho partes:

  1. El origen y principio de las lenguas que hoy se hablan en España y, principalmente, la castellana.
  2. La gramática (responde a muchas preguntas sobre el acento, pronunciación y ortografía).
  3. La pronunciación y la ortografía.
  4. Los prefijos verbales.
  5. Los elementos léxicos.
  6. El estilo (con referencias gramaticales).
  7. Crítica de otras obras literarias y autores.
  8. La comparación entre el español, el italiano y el latín.

A lo largo de la obra Valdés recurre frecuentemente a los refranes españoles.

Other Languages