Destilación solar

La destilación solar es una manera simple de destilar agua, usando el calor del Sol extrayendo el agua de la evaporación del suelo húmedo o del aire ambiental para condensarlo en alguna superficie. Los dos tipos más básicos de destiladores solares son las cajas y las zanjas de destilación. En un destilador solar, el agua impura es contenida fuera del colector, donde es evaporada por la luz solar que brilla a través del plástico transparente. El vapor de agua pura condensa en la película de plástico y corre por su propio peso hacia el punto más bajo, donde es recogida y almacenada. El tipo caja se basa en el mismo principio, solo que usa una sección de cajón.

El principio básico de la destilación de agua por el Sol es simple, aunque efectivo, tal como imitar la forma natural de hacer la lluvia. La energía del Sol calienta el agua al punto de evaporación. Al evaporarse el agua, el vapor se eleva condensándose en la superficie del cristal o del plástico. El proceso elimina todas las impurezas, como sales o metales pesados, y elimina microbios. El resultado final es agua tan limpia como la del agua de lluvia.

Introducción

Las destiladoras solares se usan en lugares donde es inviable traerla mediante tuberías, o extraerla por pozos o almacenarla por la lluvia.[1] En zonas devastadas, donde se pierde el suministro energético por semanas, sería una buena solución para suministrar agua potable.

Zanja de condensación
Other Languages