Desnudez

La desnudez o el desnudo es el estado de no estar vestido. A veces se refiere al estado de llevar poca ropa (semidesnudo), o menos de lo que las convenciones o reglas de una cierta cultura o situación ha establecido, al estado de exposición de piel o partes íntimas.

En el mundo del arte es un género artístico que representa figuras humanas despojadas de vestimenta, cuyo origen se remonta a los inicios del arte prehistórico. Alcanzó su apogeo durante la Antigüedad clásica y el Renacimiento. El desnudo en ciertas culturas occidentales puede considerarse erótico y en otras ser un estado normal al que no se asigna ninguna sensación o emoción particular. Véase Desnudo (género artístico)

Terminología

A pesar de existir muchas definiciones la palabra desnudo, viene a indicar que el cuerpo no está cubierto de ropas, pero su definición posee diferentes connotaciones subjetivas. La palabra desnudo posee su origen etimológico en el latín 'nudus' que significa "sin ropa".

El desnudo integral

Un estado de total desnudez, sin cobertura de vestidos que tapen las partes más íntimas del cuerpo.

El desnudo parcial

Desnudo parcial femenino.

El desnudo parcial o semidesnudo es aquel que muestra partes del cuerpo que en determinada cultura suelen cotidianamente aparecer vestidas. Téngase en cuenta que, solo para dar un ejemplo, en la cuenca del mar Mediterráneo, ya fuera en el antiguo Egipto o entre los pueblos semíticos solía considerarse ya como una desnudez el hecho que las mujeres mostraran en público su cabellera; la ocultación de la cabellera femenina también existió aunque más moderada en la antigua Grecia y la antigua Roma. En la Roma clásica se distinguía a la mujer que no era lupa (‘loba’, en latín: ‘ prostituta’) porque llevaba en público sus cabellos o bien cubiertos o recogidos en un rodete; en el Antiguo Egipto se consideró un acto de desnudez femenino el hecho de que la mujer exhibiera su cabellera natural, pero como era común que los egipcios y las egipcias se decalvaran por cuestiones de higiene extrema (por ejemplo evitar piojos), el uso de pelucas por parte de las mujeres era altamente erótico y las mujeres semidesnudas con peluca excitaban como si estuvieran desnudas. La semidesnudez erótica entre los antiguos egipcios ha sido común en pinturas y estatuaria en la que aparecen representadas bellas mujeres vestidas con tules u otras ropas sutiles de hilado con lino cuyas trasparencias permitían observar gran parte del cuerpo femenino. Para el egipcio común como para otros pueblos, la mujer saliendo vestida de las aguas, aunque con sus ropas mojadas ciñéndole el cuerpo y mostrando la mayor parte de sus curvas, ha sido una semidesnudez (semidesnudez que se reiteró más de tres mil años después entre cierta élite francesa en tiempos previos al Imperio bonapartista: la moda estilo imperio precedió al mismo Napoleón I entre las mujeres, las cuales para evidenciar su belleza corporal llegaron a humedecer sus ropas en el bastante poco apacible clima parisino, lo cual dio lugar a un síndrome de resfríos, gripes, neumonías etc. que fue llamado «enfermedad de las muselinas» (o, recordando a la promiscua emperatriz romana, «enfermedad de las Mesalinas»).

El hecho de que la semidesnudez sea considerada tal se evidencia en los trajes de baño socialmente aceptados del "Occidente" que cambiaron radicalmente en casi 50 años durante el siglo XX: a inicios del siglo XX todavía imperaba la " moral victoriana" y solo las meretrices podían aparecer siendo vistas con algo más que sus cabezas, manos, cuellos y pies despojadas de vestimenta. Tras la Primera Guerra Mundial hubo un primer exhibicionismo (el de los locos años veinte, época en la cual la antropóloga Margaret Mead arremetió contra los llamados tabús occidentales. En verdad los trabajos de campo de Margaret Mead son hoy muy discutibles y más bien revelan su rechazo a la moralina oprimente contra las mujeres de la llamada época victoriana. El de los locos años veinte fue un período anticipador en el cual algunas de las mujeres de los países económicamente más desarrollados usaron minifaldas (es decir mostraron la mayor parte de sus piernas), vestidos ajustados y escotados que dejaban completamente a la vista los brazos femeninos. Pero esta moda de los años veinte fue muy acotada: en menos de una década fue substituida por un nuevo puritanismo (el de la década del nazismo y el fascismo). Solo tras la Segunda Guerra Mundial se hizo masivo y aceptado gradualmente (los alegres años sesenta fueron el inicio de la total aceptación) que las mujeres usaran trajes de baño y ropas íntimas que antes se consideraban de meretrices, odaliscas o del «desnudo salvaje típico de los pueblos primitivos»: el vestido de baño hoy llamado bikini es antiquísimo pero solo resurgió como una forma de desnudo parcial a fines de los años cincuenta (a la par que Marilyn Monroe declaraba que para acostarse solo se vestía con un perfume), ya en los sesenta también era frecuente, en ciertos balnearios europeos, lo que entonces se llamaba monokini (actualmente se le llama monokini al traje de baño femenino de una sola pieza que deja gran parte del cuerpo al descubierto, pero en los sesenta monoquini era muchas veces sinónimo de topless). Junto al topless, bastante más recatada y sugerente apareció (con auge desde los años setenta) la bikini muy reducida llamada tanga (un grado extremo de tanga es la llamada filo que solo cubre con pequeñas cintas ―en portugués filos― la cadera y la región anal) y la colaless (bikini que deja ver casi la totalidad de los glúteos).

Sin embargo la cuestión del semidesnudo y del desnudo total no ha quedado solo restringida a las ropas o a las pocas ropas: desde fines de siglo XX en muchos casos no suele considerarse enteramente desnudo un cuerpo de mujer si la mujer no se exhibe completamente depilada (por ejemplo exenta del vello púbico). Si bien se observa, la delimitación entre el desnudo y lo vestido es bastante eurocéntrica (aunque también en otras grandes extensiones de clima frío y templado se observan concomitancias o coincidencias con los criterios de desnudez europeos). En cambio en zonas tropicales e intertropicales ha sido común lo que obviamente significa que en las regiones cálidas del planeta el desnudo fuera considerado nada extraordinario ni algo particularmente excitante, lujurioso o libidinoso (en el Asia Sudoriental, en Oceanía, en la América intertropical y en gran parte de África ha sido común ―debido al clima tórrido― el desnudo habitual sin que al parecer provocara excitaciones eróticas). En cuanto al límite entre el semidesnudo y el desnudo absoluto existe una frontera subjetiva entre desnudo total y parcialmente desnudo, gobernada quizás por la excitación sexual: para algunas personas el desnudo total ya es tal cuando la persona que se observa muestra sus caracteres sexuales secundarios (por ejemplo una mujer con los senos mamarios desnudos y con el pubis desnudo aunque cubierto con vello), en cambio para otras personas el desnudo total es aquel en donde la persona desnuda está con el pubis completamente depilado e incluso está exenta de todo adorno.

Other Languages
Afrikaans: Naaktheid
العربية: عري
български: Голота
বাংলা: নগ্নতা
brezhoneg: Noazhded
català: Nuesa
čeština: Nahota
dansk: Nøgenhed
Deutsch: Nacktheit
English: Nudity
Esperanto: Nudeco
eesti: Alastiolek
euskara: Biluztasun
فارسی: برهنگی
suomi: Alastomuus
français: Nudité
galego: Nudez
עברית: עירום
हिन्दी: नग्नता
hrvatski: Nagost
Kreyòl ayisyen: Toutouni
magyar: Meztelenség
Bahasa Indonesia: Ketelanjangan
Ilokano: Kinalabus
italiano: Nudità
日本語:
қазақша: Жалаңаштық
한국어: 나체
Ripoarisch: Nacktheed
Bahasa Melayu: Kebogelan
Nederlands: Naaktheid
norsk bokmål: Nakenhet
polski: Nagość
português: Nudez
română: Nuditate
русский: Нагота
Scots: Nudity
srpskohrvatski / српскохрватски: Golotinja
සිංහල: නග්නත්වය
Simple English: Nudity
slovenčina: Nahota
chiShona: Bununu
српски / srpski: Голотиња
svenska: Nakenhet
తెలుగు: నగ్నత్వం
Tagalog: Hubo't hubad
Türkçe: Çıplaklık
українська: Оголеність
Tiếng Việt: Khỏa thân
ייִדיש: נאקעט
中文: 裸体