Desfile naval del Paso de Calais

Tras el hundimiento del “ Bismarck”, los grandes navíos alemanes que quedaban se concentran en el puerto de Brest, en la Francia ocupada, donde se encuentran en peligro de ser hundidos por la RAF británica. Durante el mes de febrero de 1942, los buques alemanes recorren bajo protección naval y aérea sin bajas el Canal de la Mancha, para ser dispersados a lo largo de la costa noruega. Ese episodio se conocería como el Desfile naval del Paso de Calais.

Antecedentes

El hundimiento del “Bismarck” provoca gran consternación en Alemania. Hitler cita al Gran almirante Erich Raeder en Obersalzberg para que le rinda cuentas de las faltas que supone han sido cometidas. Con el hundimiento del “Bismarck” se desplomó toda la organización de los “navíos fantasmas”. El “Prinz Eugen” se salva de la persecución y tiempo después entra sano y salvo al puerto de Brest. El Mando Naval alemán había dispuesto en el más absoluto secreto, en apartados lugares del Atlántico, una red completa de buques con abastecimientos y combustible, a los cuales acudían los buques de guerra para abastecerse. Seis de esos siete buques han caído en manos británicas.

Por otra parte, el hundimiento del “Bismarck” ha puesto en evidencia los progresos obtenidos por los británicos: uno de ellos es el radar y el otro la gran autonomía que alcanzan los aviones. El Alto Mando alemán saca de ello una conclusión: no se pueden enviar al Atlántico los grandes navíos y el peso de la guerra contra las comunicaciones vitales de los británicos deben llevarlo los submarinos.

El “Scharnhorst”, el “Gneisenau” y el “Prinz Eugen” se encuentran en Brest y la Royal Air Force los ataca todas las noches con bombas y torpedos, aunque aún sin éxito. La pérdida del “Bismarck” ha afectado profundamente a Hitler, sensible a los atentados contra el prestigio. Y los grandes buques de guerra son para él motivo de orgullo. Queda claro, entonces, que hay que sacar los grandes buques del puerto de Brest y llevarlos a lugar seguro.

Other Languages