Descubrimiento

Ejemplo de un descubrimiento crítico por antonomasia es el Descubrimiento de América.

Un descubrimiento es la observación novedosa u original de algún aspecto de la realidad, normalmente un fenómeno natural; el hallazgo, encuentro o manifestación de lo que estaba oculto y secreto o era desconocido.

Etimología

El DRAE recoge que "descubrimiento" es la acción y efecto de descubrir, mientras que este verbo procede del latín tardío discooperīre. Esta palabra latina tuvo una formación compleja, con un doble prefijo sobre el verbo operire ("cubrir" -mientras que este verbo procede del latín cooperire, "tapar"-). El prefijo dis- no se utiliza aquí en el sentido que tiene en el latín clásico ("separación por múltiples vías"), sino en el que tiene el prefijo castellano des- ("invertir una acción ya hecha"); de modo que el significado del término es "destapar lo que está tapado o cubierto", que es la segunda acepción del DRAE, siendo la primera "manifestar, hacer patente". Las más ajustadas a los conceptos geográfico y científico del término son la tercera y la quinta: "hallar lo que estaba ignorado o escondido, principalmente tierras o mares desconocidos", "venir en conocimiento de algo que se ignoraba". En su forma pronominal ("descubrirse") significa quitarse el sombrero o darse a conocer.[1]

Other Languages
العربية: اكتشاف (رصد)
azərbaycanca: Kəşf
български: Откритие
català: Descobriment
čeština: Objev
Deutsch: Entdeckung
Ελληνικά: Ανακάλυψη
Esperanto: Malkovro
فارسی: کشف
עברית: תגלית
magyar: Felfedezés
日本語: 発見
한국어: 발견
Lëtzebuergesch: Entdeckung
русский: Открытие
Simple English: Discovery (observation)
svenska: Upptäckt
українська: Наукове відкриття
Tiếng Việt: Phát minh