Desastre de Le Mans en 1955

Secuencia de los hechos.

El desastre de Le Mans fue un choque múltiple sucedido el 11 de junio de 1955 en el circuito de la Sarthe, cerca de Le Mans, durante la celebración de las 24 Horas de Le Mans, en el que murieron el piloto Pierre Levegh y 82 espectadores. Es considerada la mayor tragedia de la historia del automovilismo deportivo.

El accidente

Multimedia externa
Video de British Pathé sobre el desastre.
Atención: este archivo está alojado en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.

A las seis y media de la tarde (hora local GMT+1) el Mercedes 300 SLR conducido por la pareja Juan Manuel FangioStirling Moss luchaba por encabezar la prueba contra el Jaguar conducido por Mike Hawthorn- Ivor Bueb tras haber conseguido sacar una vuelta a la mayor parte de sus rivales.

Hawthorn, en plena lucha con Juan Manuel Fangio, adelantó a un Austin Healey, conducido por el piloto británico Lance Macklin, a la entrada de la línea derecha de las tribunas pero, de repente, frenó y decide entrar a los pits.

Sorprendido, el piloto del bólido que acababa de ser doblado hizo una brusca maniobra hacia la izquierda sin ver que dos Mercedes, a toda velocidad, se le echaban encima. El primero lo conducía el francés Pierre Levegh, con una vuelta de retraso, y el segundo, el Chueco Fangio.

El drama se produjo en tan sólo unos pocos segundos. En un último acto reflejo, Levegh levantó la mano para advertir a Fangio del peligro. Después, chocó contra el Austin y, a más de 200 kilómetros por hora, su Mercedes "despegó" para abatirse, explotando, sobre las tribunas repletas de espectadores.

El Mercedes de Pierre Levegh se desintegró totalmente, el motor y otras piezas del chasis dejaron un rastro de muertos y heridos en su vuelo sobre las tribunas, incluyendo al propio Levegh cuyo cuerpo quedó tendido sobre la pista. Entre los motivos de la fuerte deflagración se encuentra el hecho de que muchas partes del vehículo estaban compuestas de magnesio, que genera una fuerte explosión y dificulta las labores de extinción, dado que el agua actúa como potenciador de las llamas.

Los organizadores de la prueba, sin embargo, no interrumpieron la carrera, que prosiguió mientras las ambulancias iban y venían, luego se supo que continuó para que las personas no impidieran el paso de éstas y pudieran atender a los heridos. Los espectadores situados en otras zonas del circuito tardaron horas en conocer el alcance de la tragedia. La organización argumentó que la suspensión de la carrera hubiera dificultado las labores de evacuación de los heridos, por la probable invasión de las vías de emergencia.

Pierre Levegh contaba con 49 años de edad en el momento de su muerte.

Other Languages