Desaparecido en acción

El término Desaparecido en combate (del inglés MIA, Missed in action) designa a aquellos combatientes que dejaron de ser vistos por los miembros de su unidad o se perdió el contacto radiofónico con ellos en el transcurso de una operación militar, generalmente en suelo enemigo o controlado por el enemigo.

Las razones de la desaparición

La desaparición en combate puede deberse a muchas causas, pero generalmente tiene un sentido negativo, haber caído en manos del enemigo.

Quizá la causa más benigna para el desaparecido sea por voluntad propia, esto es especialmente fácil para la infantería, la cual, como reconocen los propios militares, su condición le concede la capacidad de quedarse tras la maleza o tras una loma y no participar en el combate si no lo desea.[1] De esta forma la desaparición en combate se relaciona con la deserción o la cobardía ante el enemigo, ambos tipificados en casi todos los códigos penales miliatares bajo una u otra definición y penados con las penas más duras.

La más dramática es la captura por el enemigo. En este caso cualquier combatiente puede acogerse a la Convención de Ginebra para ser tratado con humanidad; pero por su condición de desaparecido los captores suelen tener las manos libres para matarlo, torturarlo o tratarlo como semiesclavo. Esta situación es especialmente grave en guerras de guerrillas donde la crueldad entre ambos bandos suele llegar a niveles terribles. Está el caso de los cientos de soldados franceses hechos prisioneros por el Vietminh en la Batalla de Cao Bang durante la Guerra de Indochina donde la mayoría no resistió el cautiverio.[2]

Other Languages