Derecho anarquista

El Derecho en el anarquismo se refiere a una serie de discusiones en curso dentro de las varias ramas de la teoría anarquista sobre cómo las normas de comportamiento, la toma de decisiones y las acciones individuales y/o colectivas deben ser creadas y hechas cumplir.

Como la palabra ley está asociada a tratados impuestos y sobre los que frecuentemente no se tiene opción a negociar o crear, los anarquistas prefieren referirse al Derecho anarquizante como normativas consensuadas entre las partes denominadas contratos libres o pactos voluntarios.[2]

Sobre el curso de casi doscientos años el anarquismo ha crecido y se ha desarrollado incluyendo docenas de tensiones diversas, literalmente han sido producidos y discutidos docenas de diversos conceptos sobre derecho anarquista, o usados en la práctica por redes de tipo anarquista.[3] Algunos conceptos varían de importancia según las corrientes anarquistas tiendan al individualismo o al colectivismo. Estos principios comunes en su mayoría se desprenden de su inherente rechazo a la autoridad coercitiva sin embargo no todas las tendencias y corrientes anarquistas avalan de igual modo las mismas ideas.

Soberanía individual y legítima defensa

Entre las máximas fundamentales del anarquismo está que ningún individuo tiene el derecho de forzar a otro individuo, y que cada uno tiene el derecho de defenderse a sí mismo contra la coerción.[5] Es resumido lo mejor posible por la máxima "hacer a otros tal como quisieras que hicieran contigo” (citando a Kropotkin, así como a Jesús), con la disposición complementaria de que si otros intentan hacerte cosas que violan tus derechos tú tienes el derecho de detenerlos si puedes. En fin, la filosofía anarquista incluye la “ regla de oro”, pero no incluye “dar de vuelta la otra mejilla.”

Muchos filósofos políticos justifican el apoyo del Estado como un ente para la regulación de la violencia, de este modo se minimiza el daño causado por el conflicto humano y se establecen relaciones justas. Los anarquistas argumentan que la búsqueda de estos fines no justifican el establecimiento de un Estado, y más bien argumentan que el Estado es incompatible con tales metas. Los anarquistas opinan que el Estado es un monopolio de la violencia, por tanto ilegítimo, usando ésta para expandir y proteger los intereses de las clases dominantes o coercitivas. Se han dedicado muchos esfuerzos para explicar cómo en las sociedades anarquistas manejarían el tema de la criminalidad[ cita requerida].

Other Languages
English: Anarchist law
Türkçe: Anarşist hukuk