Derecho a poseer armas

Cultura de las armas en EEUU. Este país es muy permisivo respecto a que los ciudadanos puedan comprar armas en comparación con otros países desarrollados en el resto del mundo. Debido a esto suelen suceder de forma periódica tiroteos masivos.

El derecho a la posesión de armas consiste en el derecho a la tenencia, uso y transporte de armas, con fines defensivos, deportivos, cinegéticos (como medio de supervivencia o deporte), escolta privada o de otra naturaleza, sin perjuicio de otras actividades legales que pudieran realizarse con las mismas.[1]

La inclusión de este derecho en una constitución escrita es poco común. En 1875, el 17 por ciento de las constituciones incluía el derecho a portar armas. Desde principios del siglo XX, "la proporción ha sido menos del 9 por ciento y está cayendo".[3]

Este derecho suele estar asociado con Estados Unidos de América, donde está plénamente reconocido con pocas limitaciones por parte de la ley. Es el país donde hay más armas en manos de particulares que en cualquier otro país del mundo. En realidad sus orígenes son más antiguos y su interpretación original dista de la actual.[5]

La expresión original, en inglés, es "right to bear arms". El verbo "bear", polisémico, equivale aquí a "portar".[6]

Historia

La Declaración de Derechos de 1689 permitió a los ciudadanos protestantes de Inglaterra "tener armas para su defensa adecuadas a sus condiciones y permitidas por la ley" y restringió la capacidad de la corona inglesa para tener un ejército permanente o interferir con el derecho de los protestantes a portar armas "cuando los papistas eran tanto armados como empleados contrarios a la ley" y establecieron que el Parlamento, no la Corona, podría regular el derecho a portar armas.[8]

Desde el uso inicial del término en el 1300, las armas han evolucionado y avanzado.[10]

No existe derecho a portar armas de fuego en virtud del derecho internacional, en particular, no existe el derecho humano a la legítima defensa ni a sus medios. En cambio, los estados tienen la obligación de limitar razonablemente el acceso a las armas de fuego como parte de su deber de proteger el derecho a la vida.[11]

Seguro

Suele ser habitual la obligación de poseer un seguro específico para comprar armas.

Abuso y desviación

Pueden existir situaciones de abuso o desviación de derecho inicial, como el cobrar deudas privadas con armas.[12]