Derecho
English: Law

La representación de la diosa romana Iustitia (la Dama de la Justicia) la muestra equipada con tres símbolos del derecho: la espada, que simboliza el poder coercitivo del Estado; la balanza simboliza el equilibrio entre los derechos de los litigantes; y la venda sobre los ojos representa la imparcialidad.[1]

El derecho[6]​ El conjunto de principios y normas jurídicas de un Estado determinado constituye su ordenamiento jurídico. El derecho guarda una íntima conexión con la política, la economía y la historia, y es el centro de problemas humanos complejos como la determinación de lo que es justo.

No hay una definición del derecho generalmente aceptada o consensuada. Las cuestiones más generales sobre el carácter y el contenido del derecho son estudiadas por la filosofía del derecho y la teoría del derecho. Por ello, el derecho ha sido considerado simultáneamente una ciencia y un arte.[8]

Ya en el siglo III el jurista romano Ulpiano dividió el derecho en dos grandes ramas: el derecho público, que regula la actuación de los poderes públicos; y el derecho privado, que regula las relaciones entre personas físicas y jurídicas. Esta división, a grandes rasgos, persiste en la actualidad. Algunas ramas importantes del derecho público son, entre otras, el derecho constitucional, el derecho administrativo o el derecho penal; al derecho privado pertenecen el derecho civil, el mercantil o el derecho del trabajo. Algunas disciplinas como el derecho internacional también obedecen a esta clasificación, dividiéndose en derecho internacional público y privado.

Término

Etimología

El Código de Hammurabi, creado en el año 1785 a. C. por el rey homónimo de Babilonia, es uno de los conjuntos de leyes más antiguos que se han encontrado. En él aparece la ley del Talión, que estableció la regla de la proporcionalidad como criterio de justicia. Se encuentra en el Museo del Louvre, París.

La palabra derecho deriva de la voz latina directum, que significa «lo que está conforme a la regla, a la ley, a la norma», o como expresa Villoro Toranzo, «lo que no se desvía ni a un lado ni otro».[9]

La expresión aparece, según Pérez Luño, en la Edad Media para definir al derecho con connotaciones morales o religiosas, el derecho «conforme a la recta razón». Esto es así si tenemos en cuenta frases como non omne quod licet honestum est (no todo lo que es lícito es honesto), en palabras del jurista romano Paulo, que demuestra el distanciamiento del derecho respecto a la moral.

Esta palabra surge por la influencia estoico-cristiana tras la época del secularizado derecho de la época romana, y es el germen y raíz gramatical de la palabra «derecho» en los sistemas actuales: diritto, en italiano; direito, en portugués; dreptu, en rumano; droit, en francés; a su vez, right, en inglés; recht en alemán y en neerlandés, donde han conservado su significación primigenia de «recto» o «rectitud».

La separación posterior del binomio ius - directum no pretende estimar que la palabra ius se halle exenta de connotaciones religiosas: téngase en cuenta que en la época romana temprana, según Pérez Luño, los aplicadores del derecho fueron, prácticamente de forma exclusiva, los pontífices.

Aunque la definición del término «ius» y su origen aún no estén claros, estudios actuales de Giambattista Vico relacionan muy inteligentemente y casi sin lugar a dudas la procedencia de este término de «Iupiter» (Júpiter), principal dios del panteón romano, representativo de las ideas de poder y justicia.[10]

Definición

Los juristas han elaborado numerosas definiciones del derecho a lo largo de los siglos. Sin embargo, no existe una definición que goce de aceptación generalizada.

La Real Academia Española define el derecho como el «conjunto de normas, principios, costumbres y concepciones jurisprudenciales y de la comunidad jurídica, de los que se derivan las normas de organización de la sociedad y de los poderes públicos, así como los derechos de los individuos y sus relaciones con aquellos».[11]

El derecho es un conjunto o sistema de normas jurídicas, de carácter general, que se dictan para regir sobre toda la sociedad o sectores preestablecidos por las necesidades de la regulación social, que se imponen de forma obligatoria a los destinatarios y cuyo incumplimiento debe acarrear una sanción coactiva o la respuesta del Estado a tales acciones.

Estas normas no son resultado solamente de elementos racionales, sino que en la formación de las mismas inciden otros elementos, tales como intereses políticos y socioeconómicos, de valores y exigencias sociales predominantes, que condicionan una determinada voluntad política y jurídica, que en tanto se haga dominante se hace valer a través de las reglas de derecho. A su vez esas normas expresan esos valores, conceptos y exigencias, y contendrán los mecanismos para propiciar la realización de los mismos a través de las conductas permitidas, prohibidas o exigidas en las diferentes esferas de la vida social.

La diversidad social y de esferas en que metodológica y jurídicamente se pueden agrupar, es consecuencia del nivel de desarrollo no solo de las relaciones, sino también de la normativa y de las exigencias de progreso de las mismas, pero aun con esta multiplicidad de normativas existentes, el derecho ha de ser considerado como un todo, como un conjunto armónico. Esa armonía interna puede producirse por la existencia de la voluntad política y jurídica que en ellas subyace. En sociedades plurales, la armonía de la voluntad política depende de la coincidencia de intereses de los grupos políticos partidistas predominantes en el poder legislativo y en el poder ejecutivo, así como de la continuidad de los mismos en el tiempo. Cambios también se pueden producir con las variaciones de los intereses socioeconómicos y políticos predominantes, al variar la composición parlamentaria o del gobierno. Asimismo, en sociedades monopartidistas y con presupuesto de la unidad sobre la base de la heterogeneidad social existente, la armonía de la voluntad normativa es mucho más factible si bien menos democrática, lo que no quiere decir que se logre permanentemente.

Doctrinariamente se defiende la existencia de unidad y coherencia; pero lo cierto es que en la práctica lo anterior es absolutamente imposible en su aspecto formal, aun a pesar de los intereses y valores en juego, por cuanto las disposiciones normativas se promulgan en distintos momentos históricos, por órganos del Estado diferentes, e incluso dominados éstos por mayorías políticas o con expresiones de voluntades políticas muy disímiles. Igualmente no siempre hay un programa preelaborado para la actuación normativa del Estado (programas legislativos), sino que la promulgación de una u otra disposición depende de las necesidades o imposiciones del momento. En tales situaciones se regulan relaciones sociales de una forma, con cierto reconocimiento de derechos e imposiciones de deberes, con determinadas limitaciones, se establecen mandatos de ineludible cumplimiento; y estas disposiciones pueden ser cuestionadas por otros órganos del Estado, derogadas por los superiores, o modificadas por los mismos productores meses o años después. Es decir, en el plano formal, haciendo un análisis de la existencia de una diversidad de disposiciones, encontraremos disposiciones que regulan de manera diferente ciertas instituciones, las prohíben, las admiten, introducen variaciones en su regulación, o que también en el proceso de modificación o derogación, se producen vacíos o lagunas, es decir, esferas o situaciones desreguladas.

En el orden fáctico, y usando argumentos de la teoría política, las bases para la armonía las ofrece, ciertamente, la existencia de una voluntad política predominante, y de ciertos y determinados intereses políticos en juego que desean hacerse prevalecer. Y desde el punto de vista jurídico-formal, la existencia de un conjunto de principios que en el orden técnico jurídico hacen que unas disposiciones se subordinen a otras, que la producción normativa de un órgano prime sobre la de otros, que unas posteriores puedan dejar sin vigor a otras anteriores, como resulta de los principios de jerarquía normativa, no por el rango formal de la norma, sino por la jerarquía del órgano del aparato estatal que ha sido facultado para dictarla o que la ha dictado; de prevalencia de la norma especial sobre la general; que permita que puedan existir leyes generales y a su lado leyes específicas para ciertas circunstancias o instituciones y que permitan regularla de forma diferenciada, y aun así ambas tengan valor jurídico y fuerza obligatoria; o el principio de derogación de la norma anterior por la posterior, etcétera.

Other Languages
Afrikaans: Reg
Alemannisch: Recht
አማርኛ: ሕግ
aragonés: Dreito
العربية: قانون
ܐܪܡܝܐ: ܩܢܘܢܐ
مصرى: قانون
asturianu: Derechu
azərbaycanca: Hüquq
تۆرکجه: حوقوق
башҡортса: Хоҡуҡ
Boarisch: Recht
žemaitėška: Teisė
беларуская: Права
беларуская (тарашкевіца)‎: Права
български: Право
भोजपुरी: कानून
bamanankan: Sàrìya
বাংলা: আইন
བོད་ཡིག: ཁྲིམས།
brezhoneg: Gwir (lezenn)
bosanski: Pravo
буряад: Хуули
català: Dret
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Huák-lŭk
нохчийн: Бакъо
Cebuano: Pamalaod
Chamoru: Lai
کوردی: یاسا
corsu: Drittu
čeština: Právo
Cymraeg: Cyfraith
dansk: Jura
Deutsch: Recht
Zazaki: Hıquq
Ελληνικά: Δίκαιο
English: Law
Esperanto: Juro
eesti: Õigus
euskara: Zuzenbide
estremeñu: Derechu
فارسی: حقوق
suomi: Laki
français: Droit
Nordfriisk: Rocht
furlan: Dirit
Frysk: Rjocht
Gaeilge: Dlí
Gàidhlig: Lagh
galego: Dereito
Avañe'ẽ: Tekoiterape
Gaelg: Leigh
客家語/Hak-kâ-ngî: Fap-li̍t
עברית: דין
हिन्दी: विधि
Fiji Hindi: Kanuun
hrvatski: Pravo
Kreyòl ayisyen: Lwa (dwa)
magyar: Jog
հայերեն: Իրավունք
Արեւմտահայերէն: Իրաւունք
interlingua: Derecto
Bahasa Indonesia: Hukum
Interlingue: Jure
Ilokano: Linteg
íslenska: Lögfræði
italiano: Diritto
日本語: 法 (法学)
Patois: Laa
la .lojban.: flalu
ქართული: სამართალი
қазақша: Құқық
ភាសាខ្មែរ: ច្បាប់
ಕನ್ನಡ: ಕಾನೂನು
한국어:
къарачай-малкъар: Хакъ
kurdî: Dad
коми: Инӧд
Кыргызча: Укук
Latina: Ius
Ladino: Dirito
Lëtzebuergesch: Droit
Lingua Franca Nova: Lege
Limburgs: Rech
Ligure: Diritto
lietuvių: Teisė
latviešu: Tieslietas
मैथिली: कानून
Malagasy: Lalàna
Māori: Ture
Minangkabau: Hukum
македонски: Право
മലയാളം: നിയമം
монгол: Хууль
मराठी: कायदा
Bahasa Melayu: Undang-undang
Malti: Dritt
Mirandés: Dreito
မြန်မာဘာသာ: ဥပဒေ
Plattdüütsch: Juristeree
Nedersaksies: Recht
नेपाली: कानुन
Nederlands: Recht
Nouormand: Loué
occitan: Drech
Ирон: Барад
ਪੰਜਾਬੀ: ਕਾਨੂੰਨ
polski: Prawo
Piemontèis: Lej
پنجابی: قنون
پښتو: حقوق
português: Direito
Runa Simi: Chiqa
română: Drept
русский: Право
русиньскый: Право
sardu: Deretu
sicilianu: Liggi
Scots: Law
سنڌي: قانون
srpskohrvatski / српскохрватски: Pravo
සිංහල: නීතිය
Simple English: Law
slovenčina: Objektívne právo
slovenščina: Pravo
Soomaaliga: Sharci
shqip: Ligji
српски / srpski: Право
Sunda: Hukum
svenska: Juridik
Kiswahili: Sheria
தமிழ்: சட்டம்
тоҷикӣ: Ҳуқуқ
Tagalog: Batas
Tok Pisin: Lo
Türkçe: Hukuk
Xitsonga: Nawu
татарча/tatarça: Хокук
українська: Право
اردو: قانون
oʻzbekcha/ўзбекча: Huquq
vèneto: Lexe e derito
Tiếng Việt: Luật pháp
Volapük: Detik
Winaray: Balaud
吴语: 法律
isiXhosa: Umthetho
მარგალური: სამართალი
ייִדיש: געזעץ
Yorùbá: Òfin
Vahcuengh: Faplwd
Zeêuws: Recht
中文: 法律
文言: 法律
Bân-lâm-gú: Hoat-lu̍t
粵語: 法律