Der ewige Jude

Der Ewige Jude o El judío eterno (1940) es una película de propaganda[2]​ de la Alemania Nazi, que se hace pasar por documental. El título se refiere al judío errante, una figura en el folklore medieval. Por insistencia del Ministro de Propaganda de la Alemania Nazi, Joseph Goebbels, la película fue dirigida por Fritz Hippler. El guion cinematográfico fue escrito por Eberhard Taubert. La película consiste en material de archivo de largometrajes y documentales, combinado con materiales filmados poco después de la ocupación nazi de Polonia. Para esa época, la población judía de Polonia consistía en unos cuatro millones, aproximadamente el diez por ciento de la población total.

Una película británica del mismo nombre había sido producida por los estudios Gaumont-Twickenham en 1934. A diferencia de su secuela nazi, la producción británica retrataba a los judíos bajo una luz favorable, como víctimas de una persecución injustificada a lo largo de la historia, por ejemplo, por la Inquisición española. La película de Goebbels parece haber sido concebida como una versión violentamente antisemita de su predecesora británica.[3]

Formato

La película fue producida en el estilo de un documental, cuya tesis central eran los inmutables rasgos raciales de la personalidad que, según la doctrina nazi, caracterizaban al judío como un parásito cultural errante. A lo largo de la película, estos supuestos rasgos son contrastados con el ideal del Estado nazi: mientras los hombres arios son mostrados satisfechos con el trabajo físico y la creación de valor, los judíos son retratados con un estilo de vida hedonista que encuentra placer en el dinero. Así, en tanto que a los miembros de la raza aria se les muestra saludables, los judíos ricos habitan casas sucias, infestadas con insectos, incluso cuando pueden pagar por vivir mejor. Mientras los hombres nórdicos o germánicos muestran apreciación por la cultura y el arte, los judíos solo encuentran satisfacción en lo grotesco y decadente.

Por otra parte, muchos asuntos contrarios al nazismo son asociados a la influencia judía, tales como el arte moderno, el relativismo cultural, los movimientos anarquista y socialista, la liberación sexual y la "oscura pseudo-ciencia" de Albert Einstein.[4]​ La película critica las prácticas religiosas judías como inhumanas, tales como el sacrificio kósher (shojet), en el cual los animales son desangrados hasta morir; en contraste con las leyes nazis que los animales deben ser anestesiados antes de ser sacrificados.

Other Languages