Depresión posparto

Depresión posparto
Expecting mother.jpg
Clasificación y recursos externos
Especialidad Psiquiatría
CIE-10 F53.0
CIE-9 648.4
CIAP-2 P76
DiseasesDB 10921
MedlinePlus 007215
eMedicine med/3408
Sinónimos
Depresión posnatal
Wikipedia no es un consultorio médico  Aviso médico 
[ editar datos en Wikidata]

La depresión posparto (también conocida como depresión posnatal, DPP) es una forma de depresión que puede afectar a las mujeres y, menos frecuentemente, a los hombres después del nacimiento de un hijo. En general, se manifiesta por sentimientos de tristeza y tendencia al llanto, aunque también puede mostrar síntomas de la depresión.

Existen dos tipos de depresión, la baby-blues que es mucho más leve que la depresión posparto, ambas están ampliamente consideradas como tratables.

Los estudios muestran entre un 5% y 25% de prevalencia pero las diferencias metodológicas de esos estudios hace que la verdadera tasa de prevalencia no esté clara.[1] No se conocen las causas pero se considera que el cambio hormonal junto al cambio de ritmo de vida es un posible detonante.

Existen antidepresivos ISRS que se pueden utilizar en este período sin que afecten en absoluto al bebé. El más usado actualmente es la sertralina.


Descripción de trastorno

La Sociedad Española de Medicina General (SEMG) define como un trastorno transitorio que aparece entre dos y cuatro días después del parto y desaparece de forma espontánea y sin secuelas, en un periodo de dos semanas. Existen dos tipos de trastorno depresivo posparto, la depresión baby-blues y el trastorno depresivo en sí mismo.

Los médicos consideran baby-blues «a la existencia de una alteración leve en el estado de ánimo de la madre puérpera,» con síntomas depresivos leves. En general se manifiesta por falta de concentración, ansiedad, tristeza, pero sobre todo por una inestabilidad del humor con gran tendencia al llanto. Este estado remite en dos semanas sin ningún tipo de tratamiento.

La depresión posparto es «la depresión que se inicia en las primeras doce semanas tras el parto,» debido al gran cambio que se produce con la llegada de un niño, con síntomas depresivos típicos: tristeza, sentimientos de desesperanza y de minusvalía, insomnio, pérdida de apetito, lentitud de movimientos, pensamientos recurrentes de muerte, síntomas físicos varios —molestias digestivas, dolor de cabeza, fatiga—, ansiedad elevada, etc. Este estado sí que necesita tratamiento

Other Languages