Depresión intermedia

Vista de la depresión intermedia con la Cordillera de la Costa al fondo, en la cuenca de Santiago.

La depresión intermedia es el nombre genérico dado en la geografía chilena a una de las cuatro estructuras de relieve principales, también llamadas "macroformas", que se desarrollan en un sentido este- oeste. Cruza el país longitudinalmente, flanqueada por dos alineaciones montañosas: la cordillera de los Andes al este y la cordillera de la Costa al oeste, y se extiende heterogéneamente desde el extremo norte de Chile hasta el itsmo de Ofqui.

Descripción

La depresión intermedia se presenta en el territorio como una fosa tectónica[2]

Norte Grande

Valle del Elqui en la zona de los valles transversales, donde la depresión intermedia aparece interrumpida por cordones montañosos entre ambas cordilleras.

En el Norte Grande, desde el límite con Perú hasta las proximidades del valle del Huasco, la depresión intermedia se presenta parcialmente cubierta conformando pampas o llanuras de amplias extensiones. Esta zona se caracteriza por el endorreísmo de sus ocasionales cursos de agua y por la existencia de una serie de salares y depósitos de salitre. Entre las regiones de Arica y Parinacota, y Tarapacá, el relieve amesetado de la pampa interior está formada por material rocoso de origen sedimentario, lo cual explica la relativa regularidad de su topografía,[2]

Zona de valles transversales

En el sector entre el río Copiapó y el cordón de Chacabuco, la depresión intermedia comienza a estrecharse hasta desaparecer brevemente, apareciendo como pequeñas cuencas desarrolladas entre las serranías precordilleranas y los relieves costeros. En general el relieve de esta zona se caracteriza por la alternancia sucesiva de cordones montañosos y valles transversales, consecutivamente, los correspondientes a las cuencas de los ríos Copiapó, Huasco, Elqui, Limarí, Choapa, Petorca- La Ligua y Aconcagua. El rasgo principal de este sector es la existencia de fallas de diversa orientación que no logran conformar grandes depresiones o llanuras, por lo que geológicamente pudieron haber sido menos impactadas por los alzamientos de las cordilleras delimitantes.[2]

Valle Central

La cuenca de Rancagua conforma la principal zona de la depresión intermedia en la Región de O'Higgins.
Puerto Montt, donde la depresión intermedia se sumerge en el seno de Reloncaví en dirección al sur.

Desde el cordón de Chacabuco, al sur del valle de Aconcagua, la depresión intermedia reaparece en la estrecha cuenca de Santiago, formada por la hoya hidrográfica del curso medio del río Maipo y en la cual se erigen diversos cerros isla. Vuelve a encajonarse en la angostura de Paine, donde se acercan considerablemente los Andes y la cordillera de la Costa. Entre ésta y la angostura de Pelequén se conforma la cuenca de Rancagua, con características similares a la de Santiago, y que presenta formas planas generadas por el acarreo de materiales, principalmente de origen glacio-fluvio-volcánico.[7]​ Más al sur, el descenso de su altitud hace que se confunda con la planicie costera en la ciudad de Puerto Montt.

Luego, la depresión intermedia se hunde bajo el nivel del mar en el seno de Reloncaví, y continúa sumergida en el golfo de Ancud, el golfo Corcovado, y el canal Moraleda, apareciendo ocasionalmente en islas como Chiloé. En su término austral, la depresión intermedia se encuentra sumergida como resultado de los tiempos de glaciación en que fue receptora de grandes masas de hielo que produjeron su hundimiento producto del peso. Una vez que comenzó a subir la temperatura del planeta acercándose a la temperatura actual, estas masas de hielo se derritieron dejándola sumergida y dando origen a diversos mares interiores conocidos como canales chilotes. Geológicamente, su extremo sur es el istmo de Ofqui, en la región de Aysén.[7]