Depósito controlado

Los Depósitos Controlados son instalaciones de tratamiento que se encuentran al final de la cadena de gestión de los residuos. Así, los rechazos de los residuos que no pueden valorizarse o reutilizarse, después de su gestión previa en una planta de tratamiento, tienen como destino final el Depósito Controlado.

Durante las últimas décadas, el diseño y explotación de los depósitos controlados ha cambiado sustancialmente desde el viejo concepto de vertedero, utilizado durante los 80 y gran parte de los 90, hasta la aparición, a finales de los 90, del concepto de depósito multibarrera. Recientemente, también se ha extendido el concepto de depósito sostenible, del cual existen algunas experiencias a nivel mundial.


Características del “Vertedero TRADICIONAL”

Vertedero tradicional

  • Alta carga orgánica de los residuos depositados
  • Fuerte impacto medioambiental debido al escaso o nulo control de las emisiones
  • Lenta e incompleta degradación de los compuestos orgánicos que prolonga muchísimo la estabilización del sistema
  • Producción de lixiviados elevada y con alta carga orgánica
  • Ralentización de los procesos de asentamientos diferenciales que provoca una pérdida considerable de espacio útil
  • Periodos de vigilancia post-clausura muy largos y de elevadísimo coste
Other Languages