Demarquía

Demarquía o estococracia (en francés: tirage au sort (o suffrage par le sort, élection par le sort); en inglés: sortition, allotment o bien demarchy, término este último recientemente acuñado por el filósofo australiano John Burnheim); en alemán: Demarchie, nombre empleado por Peter Dienel y Burkhard Wehner entre otros), es un sistema político de gobierno, en el cual el Estado es gobernado por ciudadanos elegidos aleatoriamente. Se trata de una democracia realizada por sorteo, suprimiendo las elecciones y los partidos políticos pero capacitando a todo el pueblo para que cualquier ciudadano esté en condiciones de ser útilmente elegido.

Estos individuos o grupos, que formarían todos los cuerpos no técnicos (es decir, los que no exigen formación profesional especializada) del gobierno en los Poderes Ejecutivo y Legislativo, y que en el sistema de Burnheim se llaman "jurados políticos" (policy juries), "jurados de ciudadanos" (citizens' juries) o "Conferencias de consenso" (Consensus Conferences), decidirían -cuando se desempeñan individualmente (por ejemplo, la persona sorteada para presidente de la nación, gobernador de provincia o intendente de municipio)- o bien deliberarían -cuando se desempeñan colectivamente (formando legislaturas, por ejemplo, en cuyo caso operarían del mismo modo que los jurados alcanzan veredictos en los casos penales)- a fin de decidir para legislar emitiendo decretos o aprobando leyes. Sea individual o colectivamente, esos representantes del pueblo tomarían todas las decisiones sobre políticas públicas.

El Poder Judicial del Estado (los jueces), que es considerado una carrera especializada de los magistrados, suele verse excluido del sorteo para cubrir los cargos.

Carátula de la edición revisada de De l'esprit des lois (Chatelain, Amsterdam, 1749; razones políticas aconsejaban publicarla anónima y fuera de Francia), en cuyo Cap. II Montesquieu señala: "El sufragio por sorteo es de la naturaleza de la democracia, mientras que el sufragio por elección es de la naturaleza de la aristocracia".

La demarquía, democracia estocástica o estococracia intenta superar algunos de los problemas funcionales de la democracias representativas convencionales, que en la práctica han estado sujetas a la manipulación por parte de intereses especiales y que plantean una división entre políticos profesionales (incluyendo en esta categoría a quienes forman parte de los grupos de interés o lobbies) y un electorado básicamente pasivo, descomprometido, no muy implicado y a menudo desinformado. La idea viene de la antigua Grecia y ha sido renovada ante la influencia, a veces abrumadora sobre las elecciones, cobrada por los medios de comunicación, por la corrupción económica, y por la formación espontánea de una "clase" política y de partidos políticos cuyo presupuesto aprueban los mismos políticos electos. Según Burnheim, la elección aleatoria de los decisores de las políticas haría más fácil al común de los ciudadanos el participar de modo significativo y dificultaría, a quienes tienen intereses especiales, el corromper el proceso.

Los problemas funcionales que procura remediar la estococracia

Einstein advirtió sobre esta corrupción estructural, o propia del sistema de partidos políticos:... "los miembros de los cuerpos legislativos son seleccionados por los partidos políticos, financiados en gran parte o influidos de otra manera por los capitalistas privados quienes, para todos los propósitos prácticos, separan al electorado de la legislatura. La consecuencia es que los representantes del pueblo de hecho no protegen suficientemente los intereses de los grupos no privilegiados de la población. Encima, bajo las condiciones actuales, los capitalistas privados inevitablemente controlan directa o indirectamente las fuentes de información principales (prensa, radio, educación). Resulta pues muy difícil para un ciudadano particular, y en la mayoría de los casos le es en realidad imposible, alcanzar conclusiones objetivas y efectuar algún uso inteligente de sus derechos políticos" ( Alberto Einstein, ¿Por qué el socialismo? -Why Socialism?-, en The Monthly Review, mayo de 1949: "...the members of legislative bodies are selected by political parties, largely financed or otherwise influenced by private capitalists who, for all practical purposes, separate the electorate from the legislature. The consequence is that the representatives of the people do not in fact sufficiently protect the interests of the underprivileged sections of the population. Moreover, under existing conditions, private capitalists inevitably control, directly or indirectly, the main sources of information (press, radio, education). It is thus extremely difficult, and indeed in most cases quite impossible, for the individual citizen to come to objective conclusions and to make intelligent use of his political rights." En http://monthlyreview.org/2009/05/01/why-socialism/, consultado en línea el 20/2/2015)

En particular, estudiosos como el sociólogo y economista Vilfredo Pareto señalaron que en la época moderna la coerción social y el poder político se ejercen cada vez más a través de la "mediación ideológica", que incluye el control de la educación institucional y el control de las opiniones por parte de los medios de comunicación. La demarquía o estococracia, al elegir a los gobernantes por sorteo de su número de documento con posterior deselección de los legalmente incapaces, aseguraría la representatividad de todos los grupos, etnías y parcialidades.

Por ejemplo, como hace veinticuatro siglos lo señalaba el pensador y político ateniense Isócrates (436–338 a. C.), si en un momento dado uno de estos grupos forma el uno por ciento de la población, la estococracia o demarquía asegura que ese grupo sea representado por el uno por ciento de los gobernantes, no por otro número mucho mayor o mucho menor. Así lo garantiza la matemática de las muestras estadísticas. Y si diversos intereses promoviesen la deseducación y la incultura para expoliar y controlar mejor a los gobernados, la estococracia por el contrario exigiría mejorar la calidad de los gobernantes mejorando la preparación general de la población y difundiendo cultura entre todos, con lo cual se generaría un cambio social positivo aunque la mayoría de los ciudadanos no llegare jamás a gobernar.

Ejemplo práctico (imaginario): sea la República Federal de Claritas, de cuarenta millones de habitantes y veinte millones de ciudadanos. Subdivídese administrativamente en veinte distritos de nivel provincial, a saber la Ciudad Autónoma de Cecropia, que es su altiva Capital Federal, y diecinueve provincias: Mangalia, Nirgalia, Shalbatana y Simudia, las más densamente pobladas pero con menor proporción de ciudadanos elegibles; las seis provincias boreales Amenthia, Aónida, Candoria, Cydonia, Electris Palus (así llamada por sus anguilas eléctricas) y la tórrida Flegra; la extensa provincia central, Cyclopia, con el 40% de los ciudadanos de la República de Claritas; la denominada Mesopotamia formada por Tempe la Bella, Eunostia y Elysium; las provincias viñateras occidentales de Néctar y Nepenthes; y las provincias australes de Ortygia, Phaethontia y la apenas poblada Argyria Vastitas. A su vez, estos veinte distritos de nivel provincial se subdividen en total en 200 departamentos, denominados "partidos" en Cyclopia y "comunas" en Cecropia. Las provincias, y dentro de cada una de ellas sus departamentos, se ordenan en serie, por medio de su respectivo número de habitantes; la serie de provincias según su población irá, pues, desde Nirgalia y Cyclopia hasta Argyria Vastitas. Cada ciudadano de Claritas se identifica con un número y un domicilio. Para la elección del próximo año, sorteóse el número determinante 465 (véase texto principal del artículo). En esas tres cifras termina el número identificatorio de veinte mil ciudadanos, que pasan a ser gobernantes. No obstante, quienes padecen impedimentos legales para gobernar como ser menores de cierta edad, ser legalmente incapaces, o padecer expreso entredicho legal derivado de sentencia penal, son exceptuados. Todos pasan a ser legisladores municipales, del departamentos ("partido" en Cyclopia y "comuna" en Cecropia) donde tienen fijado su domicilio. Esto determina que los legisladores se distribuyan en proporción a la población de cada departamento, partido o comuna: los más poblados tienen más legisladores y los menos poblados tienen menos, pero siempre inicialmente se determina un legislador cada mil habitantes (porque el sorteo dividió por mil a los números de documento: 465 es uno de entre las mil combinaciones posibles de tres números). Pero entre los legisladores municipales, dos mil tienen el número de documento terminado en 5.465, y pasan a ser legisladores de las veinte provincias, que su domicilio distribuye en ellas según la población que tuviera cada provincia. Entre estos, hay 200 que tienen su número de documento terminado en 65.465, y pasan a ser legisladores nacionales. Veinte de estos terminan su número de identidad en 465.465, y pasan a ser gobernadores de provincia. Tras cubrir todas las provincias posibles con los ciudadanos de mayor edad entre estos veinte, sobrarán algunos (debido a que las provincias con más ciudadanos elegirán más de un gobernador, pero de diferentes edades) y los de menor edad entre estos se desempeñarán como gobernadores de las provincias que hubieran quedado vacantes, minimizando la distancia del domicilio del electo a la capital provincial donde deba desempeñarse. El ciudadano elegible con el número 5.465.465 queda determinado como Presidente de la Nación; si hubiera otro ciudadano legalmente elegible con los números de documento 65.465.465 (lo que, con la población total de la República de Claritas, puede ocurrir si el segundo dígito del sorteo resultare ser un número bajo, por ejemplo 1, 2, o 3, pero será más frecuente a medida que aumente la cantidad total de electores), pasaría a desempeñar la vicepresidencia de la Nación. El intendente de cada municipio se determina sorteando entre sus legisladores, sobre los números iniciales del documento. De haber excedentes con dicho procedimiento, se desempeñarán como vicegobernadores y viceintendentes; y de faltar estos se asignarán los cargos entre quienes desempeñen la presidencia de los cuerpos legislativos. Si la población total de un país fuera mucho mayor que la indicada, su crecimiento podrá determinar la necesidad de sortear un determinante de cuatro números en vez de tres, o de mantener tres para unidades jurisdiccionales de esta dimensión y aplicar sorteos subsiguientes para las unidades administrativas mayores. (Adaptación de una propuesta del sistema Crocco para la Argentina, ver texto principal).

Además, la estococracia procura eliminar todo el sistema de partidos políticos, así como los gastos eleccionarios y los compromisos de los gobernantes con quienes hubieran aportado mucho dinero para sus campañas electorales. Estas se suprimirían. La estococracia se dirige también a eliminar los privilegios, a veces sumamente generosos, que se autoconcede la denominada "clase política"; y a limitar la influencia de políticos individuales durante largos períodos (décadas), permitiendo tan larga duración sólo para los cargos técnicos.

Finalmente, en una estococracia nadie puede predecir exactamente cuál será la composición del gobierno siguiente, de modo que cada entidad política (región, nación, provincia, municipalidad, consorcio) debe establecer los líneamientos generales de las políticas públicas que se imponen a sus miembros, el logro de cuyos objetivos se confía a la serie de gobiernos por venir. Por eso, en caso de infringir las normas algún gobernante estococrático, este sistema político prevé enjuiciar efectivamente a los funcionarios individuales - sin que un partido político, al que el mismo perteneciera, lo defienda obrando como grupo de presión sobre los jueces. Dicho en otras palabras, procura evitar la impunidad política por delitos cometidos durante la gestión de los gobernantes.

Other Languages
العربية: ديمارية
български: Демархия
čeština: Demarchie
Deutsch: Demarchie
English: Demarchy
euskara: Demarkia
فارسی: دمارشی
Հայերեն: Դեմարխիա
日本語: くじ
한국어: 추첨
Nederlands: Demarchie
occitan: Demarquia
português: Demarquia
русский: Демархия
srpskohrvatski / српскохрватски: Ždrijeb (izbori)
Simple English: Demarchy
Tagalog: Demarkiya
Türkçe: Demarşi
українська: Демархія
хальмг: Җирв
მარგალური: დემარქია