Defensa Caro-Kann

Chess zhor 26.png
Chess zver 26.png a8 rd b8 nd c8 bd d8 qd e8 kd f8 bd g8 nd h8 rd Chess zver 26.png
a7 pd b7 pd c7 d7 pd e7 pd f7 pd g7 pd h7 pd
a6 b6 c6 pd d6 e6 f6 g6 h6
a5 b5 c5 d5 e5 f5 g5 h5
a4 b4 c4 d4 e4 pl f4 g4 h4
a3 b3 c3 d3 e3 f3 g3 h3
a2 pl b2 pl c2 pl d2 pl e2 f2 pl g2 pl h2 pl
a1 rl b1 nl c1 bl d1 ql e1 kl f1 bl g1 nl h1 rl
Chess zhor 26.png
Defensa Caro-Kann. Posición principal

La defensa Caro-Kann es una apertura de ajedrez que comienza con los movientos en notación algebraica:

1.e4 c6

tras lo que se llega a la posición del diagrama.

Tiene muchas similitudes con la defensa francesa, siendo la principal diferencia que el alfil de c8 no ha quedado encerrado por la jugada e6.

Se considera una de las aperturas más sólidas de que disponen las negras, y ha sido empleada por muchos de los campeones mundiales de este deporte.

Referencia histórica

A mediados del siglo XIX, Horatio Caro y Marcus Kann introdujeron esta defensa en la práctica magistral, con escaso éxito. En la década de los ochenta del mismo siglo, Szymon Winawer la utilizó ocasionalmente; pero no sería sino hasta 1891 cuando comenzó a tomarse en serio tras el análisis general sobre su base teórica que fue publicado en el muy conocido y apreciado Manual de Bilguer. Aaron Nimzowitsch y Savielly Tartakower, a principios del siglo XX, demostraron las interesantes posibilidades de esta apertura. José Raúl Capablanca la incluyó en su repertorio, al igual que varios posicionalistas de renombre: Salo Flohr y los campeones mundiales Mijaíl Botvinnik, Vasily Smyslov y Tigran Petrosian, entre otros. Recientemente, Anatoly Karpov la rescató de cierto olvido, y Garry Kasparov, en colaboración con Aleksander Shakarov, le ha dedicado un estudio teórico. Otros jugadores notables como Anand y Topalov la utilizan ocasionalmente.

Planteamiento

Las ideas estratégicas de la Defensa Caro-Kann ( ECO B10-B19) son claras. Se trata de apoyar el fuerte golpe d5, que ataca el centro blanco. Suele derivar en estructuras muy similares a la Defensa francesa, pero con la ventaja de que el alfil negro de casillas blancas ha salido de su cárcel —el principal problema de la Francesa. Sin embargo se retrasa el golpe c5, el golpe típico de la Francesa en la que se va a cambiar un peón del flanco por un peón central, lo que se considera una ventaja. Las blancas tratarán de evitar este golpe, pues si las negras lo hacen en buenas condiciones entrarán en una partida muy favorable. Con un juego lógico las blancas son capaces de retrasar este golpe durante mucho tiempo, incluso hasta que ya no es peligroso. Es precisamente la preparación de este golpe lo que da a la defensa un carácter maniobrero. En general, se puede decir que la defensa Caro-Kann es típica de jugadores sólidos y eminentemente posicionales. A excepción de la variante Bronstein y ciertas líneas algo agresivas (con tempranos g4 o h4 por parte de las blancas) en la variante del avance, todas las líneas y medios juegos derivados de esta defensa están enfocados al juego posicional, buscando el final, en el que las negras buscan explotar las debilidades que puedan crear a las blancas en el medio juego (por ejemplo, en la variante clásica es normal encontrar un peón blanco en h5). Desde el punto de vista de las blancas, son también destacables el ataque Panov (en la que las blancas se crean un peón aislado en "d" pero montan peligrosas situaciones tácticas) y la variante fantasía (una idea popularizada hace algunos años por Morozevich). Normalmente las negras se quedan con menos espacio y retrasadas en el desarrollo; a cambio, no se crean debilidades.

Other Languages