Defenders of the Faith

Defenders of the Faith
Álbum de estudio de Judas Priest
Publicación 4 de enero de 1984
Grabación Ibiza Studios, Ibiza, España
julio-agosto de 1983
Género(s) Heavy metal
Duración 39:04
Discográfica Columbia Records
Productor(es) Tom Allom
Calificaciones profesionales
Cronología de Judas Priest
Screaming for Vengeance
(1982)
Defenders of the Faith
(1984)
Turbo
(1986)
Sencillos de Defenders of the Faith
  1. « Freewheel Burning»
    Publicado: diciembre de 1983
  2. « Love Bites»
    Publicado: 1984
  3. « Some Heads Are Gonna Roll»
    Publicado: marzo de 1984
[ editar datos en Wikidata]

Defenders of the Faith es el noveno álbum de estudio de la banda británica de heavy metal Judas Priest, publicado en 1984 a través de Columbia Records. De acuerdo a Steve Huey del sitio Allmusic es una de sus producciones con mejor calidad, aunque no llega a la altura de British Steel y Screaming for Vengeance principalmente por no generar sencillos a nivel mundial como los ya mencionados.[1]

Al momento de su lanzamiento generó una controversia con la canción «Eat Me Alive», que fue puesta en la tercera posición de la lista Filthy Fifteen creada por la organización Parents Music Resource Center, ya que según ellos trataba sobre hacer sexo oral a punta de pistola.

En el 2001 se remasterizó con dos pistas adicionales: «Turn On Your Light» grabada durante las sesiones de Turbo y una versión en vivo de «Heavy Duty/Defenders of the Faith», que se grabó en Long Beach (California) en 1984. En marzo de 2015 con motivo de su trigésimo aniversario, se editó una publicación especial, que incluyó un álbum en vivo de doble disco. Dicha grabación se realizó el 5 de mayo de 1984 en el Long Beach Arena de Long Beach, emitida originalmente por una radio local.

Antecedentes

A los pocos días después de presentarse en el certamen US Festival en California, la banda se trasladó nuevamente a los Ibiza Studios en España para escribir nuevas canciones para un eventual álbum de estudio. En junio de 1983 e instalados en la ciudad de Ibiza, se enteraron que el estudio tenía problemas de financiamiento y que muchos de los equipos no estaban allí.[2]

De acuerdo a una entrevista dada por Rob Halford a la revista Revolver en septiembre de 2003, afirmó que durante días no pudieron hacer nada porque los técnicos del estudio no habían recibido su sueldo. También relató que el sello le prestó dinero al dueño del estudio para que la banda pudiera grabar, aun así en precarias condiciones ya que los técnicos se habían llevado algunos de los equipos de grabación como compensación económica.[2]

Other Languages