Declaración de las Naciones Unidas

Poster alusivo a las Naciones Unidas creado en 1943 por el gobierno de Estados Unidos.

La Declaración de las Naciones Unidas fue un documento firmado durante la Segunda Guerra Mundial el 1 de enero de 1942 en Washington ( Distrito de Columbia, Estados Unidos). Fue firmada originalmente por los gobiernos de 26 países (varios de ellos, gobiernos en el exilio de países ocupados por los nazis). Dichos gobiernos, que estaban luchando del lado de los aliados, reafirmaron su apoyo a la Carta del Atlántico al firmar esa declaración. Este documento contenía el primer uso oficial del término "Naciones Unidas", propuesto por el presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt.[1]

Concibiendo la declaración

El término Naciones Unidas era un nombre colectivo acuñado por Roosevelt y usado por primera vez el día de Año Nuevo de 1942, para designar a las naciones que se unían a los Aliados en la lucha contra el Eje. Roosevelt hizo una declaración a nombre de las "naciones unidas" y posteriormente se usó el nombre para designar a la organización que agruparía a todas las naciones del mundo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU).[2]

Antes de la declaración, el gobierno de Estados Unidos presionaba a todos los países que no tenían participación directa en el conflicto a involucrarse en la lucha contra los países del Eje, refiriéndose a esos países como países comprometidos con las "Naciones Unidas" (es decir los Aliados) en la guerra mundial. El compromiso, que era prácticamente simbólico, era forzado mediante las cuotas en las importaciones de materias primas y la ayuda económica y militar que recibían.[2]

Las partes se comprometieron a defender la Carta del Atlántico, para emplear todos sus recursos en la guerra contra el Eje Roma-Berlín-Tokio, y que ninguna de las naciones firmantes buscaría negociar una paz separada con la Alemania nazi, Italia o Japón de la misma manera que las naciones de la Triple Entente acordaron no negociar ninguna paz separada con cualquiera o todas las Potencias Centrales en la Primera Guerra Mundial bajo el Unity Pact.

Aquellos países que no mostraban una abierta colaboración con las "Naciones Unidas", al no dar el apoyo político a las "naciones unidas" declarándoles la guerra al Eje, fueron castigados con sanciones económicas. Tal fue el caso de España en Europa y Argentina en Sudamérica.[2]

Para el final de la guerra, aparte de los 26 firmantes originales, otros 21 países habían firmado la declaración, entre ellos Filipinas, Francia, todos los países latinoamericanos (excepto Argentina) y algunos países de África y Medio Oriente. Aunque algunos países del eje habían cambiado de bando durante la guerra, no se les permitió firmar la declaración.

Dinamarca no firmó la declaración por estar ocupada por los nazis, pero debido a la resistencia contra los nazis a partir de 1943, y debido a que Henrik Kauffmann (en aquel entonces embajador danés en Estados Unidos) había expresado que todos los daneses libres apoyaban la declaración, Dinamarca fue invitada a la Conferencia de San Francisco en 1945.[3]

Other Languages