Declaración de independencia de Kosovo

Bandera de la República de Kosovo. Cada estrella representa los distintos grupos étnicos que la componen.

La Declaración de independencia de Kosovo fue un acto acontecido el 17 de febrero de 2008 y llevado a cabo por el parlamento regional kosovar de forma unilateral, que declaraba la escisión de este territorio de mayoría albanesa del resto de Serbia, dando lugar a la creación de un nuevo Estado, denominado oficialmente República de Kosovo. Se trata de la segunda declaración de independencia en la historia reciente del territorio kosovar, ya que el 7 de septiembre de 1990 las instituciones políticas kosovares de mayoría albanesa declararon igualmente su independencia respecto a Yugoslavia, aunque esta declaración no llegó a tener efecto práctico.

La declaración de independencia dividió a los estados entre aquellos que la apoyaron, como Estados Unidos, sus principales aliados y parte de la Unión Europea; y aquellos que se opusieron como la propia Serbia, Rusia y sus aliados, y estados como España y gran parte de Latinoamérica, que se mostraron contrarios al reconocimiento de la provincia serbia como Estado independiente.

El 8 de octubre de 2008 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó una resolución a propuesta serbia para preguntar a la Corte Internacional de Justicia si la Declaración de independencia de Kosovo fue compatible con el derecho internacional,[2]

Estatus previo a la independencia

Mapa étnico kosovar, en su mayoría albaneses y al norte serbios, con minorías de bosniacos, turcos, goranis y gitanos.

En el momento de la declaración de independencia del 17 de febrero de 2008 Kosovo era una provincia serbia, según la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, conocida con el nombre de provincia autónoma de Kosovo y Metohija. Desde 1999 hasta su declaración secesionista de 2008 fue administrado por la ONU de forma interina, como resultado de la derrota del ejército serbio en la Guerra de Kosovo. La misión KFOR de la OTAN se aprobó con el objetivo de evitar las represalias y ataques entre la población de etnia serbia y la albanesa. Aunque Kosovo formalmente seguía perteneciendo a Serbia, en virtud del cumplimiento de la resolución 1244, en la práctica el Gobierno serbio no intervenía en la administración de su provincia.

La resolución de dicha guerra trajo como consecuencia el éxodo de 200.000 kosovares de origen serbio hacia el resto de Serbia, mientras que se reafirmó la mayoría étnica albanesa. En el momento de la secesión, el 90% de la población pertenecía a dicha etnia, mientras que la comunidad de origen serbio representaba el 10%, localizada principalmente en enclaves en el norte de la región.

Other Languages
srpskohrvatski / српскохрватски: Deklaracija o nezavisnosti Kosova