Decena Trágica

Decena Trágica
Revolución mexicana
Decena trágica.JPG
Soldados sublevados en acción durante la Decena Trágica
Fecha 9- 18 de febrero
Lugar n/d
Resultado Traición de Victoriano Huerta
Asesinato de:
Francisco I. Madero
y José María Pino Suárez
Beligerantes
Leales maderistas Porfiristas, Reyistas y Felicistas
Comandantes
Lauro Villar
Ángel Ortiz Monasterio
Victoriano Huerta
Ángel García Peña
Felipe Ángeles
Félix Díaz
Bernardo Reyes 
Manuel Mondragón
Aureliano Blanquet
Gregorio Ruiz 
Victoriano Huerta
Bajas
5500 muertos
[ editar datos en Wikidata]

Se conoce como Decena Trágica al golpe militar que tuvo lugar del 9 al 18 de febrero[2]

Al caer herido el general Lauro Villar, defendiendo el Palacio Nacional, Madero nombró en su lugar a Victoriano Huerta.[5]

Antecedentes

Cuando Francisco I. Madero llegó a la Presidencia de México mantuvo vínculos con personas afines a Porfirio Díaz; tratando de mantener la estabilidad económica, social y de preservar la inversión extranjera, no realizó grandes reformas en la infraestructura de gobierno; y conservó intacto el ejército federal porfirista, licenciando a las tropas rebeldes.[9]

Cuando algunos revolucionarios lo abandonaron, llamó al general Victoriano Huerta para luchar contra Pascual Orozco y Emiliano Zapata, que se habían levantado en armas. Las élites militares se sumaron a la oposición buscando la oportunidad para derrocarlo, entre los dirigentes de este movimiento estaban el general Bernardo Reyes y el general Félix Díaz, que contaba con el apoyo de los porfiristas en el exilio.[12]

Los generales Manuel Mondragón y Gregorio Ruiz, acompañados del empresario Cecilio Ocón, se reunieron en octubre de 1912 en La Habana, Cuba. Su intención era organizar una conspiración para derrocar a Madero, por lo que más tarde visitaron en la cárcel a Reyes y a Díaz, quienes estuvieron de acuerdo con los planes. Reyes propuso convocar a Huerta a participar en el movimiento, pero él rechazó la invitación porque consideraba que no era el momento adecuado.[2]

Por otro lado, el gobierno de Estados Unidos no estaba de acuerdo con la política interna de Madero. Las huelgas, los reclamos por los derechos de los trabajadores y las peticiones de las clases acomodadas de restringir la entrada de capital extranjero, afectaban a muchas de sus compañías. Se dio inicio a una campaña contra el gobierno mexicano evidenciada en la prensa estadounidense y en las quejas de su gobierno por la falta de seguridad para sus ciudadanos radicados en México y por una supuesta «discriminación» sufrida por estos y sus empresas.[15]

Other Languages