Decena Trágica

Decena Trágica
Revolución mexicana
Decena trágica.JPG
Soldados sublevados en acción durante la Decena Trágica
Fecha 9- 19 de febrero
Lugar n/d
Resultado Traición de Victoriano Huerta
Asesinato de:
Francisco I. Madero
y José María Pino Suárez
Beligerantes
Leales maderistas Porfiristas, Reyistas y Felicistas
Comandantes
Lauro Villar
Ángel Ortiz Monasterio
Victoriano Huerta
Ángel García Peña
Felipe Ángeles
Félix Díaz
Bernardo Reyes 
Manuel Mondragón
Aureliano Blanquet
Gregorio Ruiz 
Victoriano Huerta
Bajas
500 militares
5000 civiles
[ editar datos en Wikidata]

Se conoce como Decena Trágica al golpe militar que tuvo lugar del 9 al 19 de febrero[2]

Al caer herido el general Lauro Villar, defendiendo el Palacio Nacional, Madero nombró en su lugar a Victoriano Huerta.[5]

Antecedentes

Cuando Francisco I. Madero llegó a la Presidencia de México mantuvo vínculos con personas afines a Porfirio Díaz; tratando de mantener la estabilidad económica, social y de preservar la inversión extranjera, no realizó grandes reformas en la infraestructura de gobierno; y conservó intacto el ejército federal porfirista, licenciando a las tropas rebeldes.[9]

Cuando algunos revolucionarios lo abandonaron, llamó al general Victoriano Huerta para luchar contra Pascual Orozco y Emiliano Zapata, que se habían levantado en armas. Las élites militares se sumaron a la oposición buscando la oportunidad para derrocarlo, entre los dirigentes de este movimiento estaban el general Bernardo Reyes y el general Félix Díaz, que contaba con el apoyo de los porfiristas en el exilio.[12]

Los generales Manuel Mondragón y Gregorio Ruiz, acompañados del empresario Cecilio Ocón, se reunieron en octubre de 1912 en La Habana, Cuba. Su intención era organizar una conspiración para derrocar a Madero, por lo que más tarde visitaron en la cárcel a Reyes y a Díaz, quienes estuvieron de acuerdo con los planes. Reyes propuso convocar a Huerta a participar en el movimiento, pero él rechazó la invitación porque consideraba que no era el momento adecuado.[2]

Por otro lado, el gobierno de Estados Unidos no estaba de acuerdo con la política interna de Madero. Las huelgas, los reclamos por los derechos de los trabajadores y las peticiones de las clases acomodadas de restringir la entrada de capital extranjero, afectaban a muchas de sus compañías. Se dio inicio a una campaña contra el gobierno mexicano evidenciada en la prensa estadounidense y en las quejas de su gobierno por la falta de seguridad para sus ciudadanos radicados en México y por una supuesta «discriminación» sufrida por estos y sus empresas.[15]

Other Languages