Darwinismo social

El darwinismo social es una teoría social[4] (étnica, nacional, de clase, etc.) por recursos naturales o diversos puestos sociales.

El darwinismo social está basado en interpretaciones sobre los escritos de Darwin, que fueron planteados teóricamente por Herbert Spencer en un inicio, y posteriormente usadas para fines políticos, recibiendo numerosos adherentes.[6] y fue una gran influencia en países imperialistas a finales del siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX.

El paleontólogo Stephen Jay Gould denunció duramente las bases del darwinismo social, considerando que la "falsedad científica" de sus argumentos condujeron a la matanza de millones de seres humanos que perpetuaron las injusticias sociales con el argumento de la supuesta inferioridad innata de algunos seres humanos.[7]

Los "darwinistas sociales" se han percibido a sí mismos como actores que aplican las bases biológicas darwinianas a la sociedad.

Origen y evolución del término

A pesar de que el origen del proyecto se plantea formalmente en la obra de Herbert Spencer, el término fue utilizado por primera vez por Joseph Fisher en 1877, quien lo utiliza en el contexto de expresar dudas, que la propuesta de otro autor demuestre que haya existido evolución en el campo del sistema de propiedad en la legislación anglosajona a partir de antecedentes célticos: "No puedo encontrar nada en la leyes Brehon que avale esta teoría de darwinismo social"[8]

Herbert Spencer afirma que la idea básica del «Darwinismo social» (que la teoría de la evolución biológica tiene aplicaciones sociales) no había sido iniciada originalmente por Charles Darwin, sino que su origen se encuentra en la obra de Spencer mismo.[10]

Los partidarios y defensores de Charles Darwin argumentan que él mismo se declaró dudoso de la propuesta, oponiéndose a la aplicación del mecanismo de selección natural a las sociedades humanas,[13] De hecho, en su libro El Origen del hombre, Darwin mismo cita cinco veces a Herbert Spencer, a quien refiere como "nuestro gran filósofo", a la vez que habla constantemente de las implicaciones sociales de la teoría evolutiva, e incorpora el concepto de " sobrevivencia del más fuerte". Darwin también titula el capítulo 5 "La selección natural en acción en las naciones civilizadas", en donde mantuvo que "los miembros débiles de las sociedades civilizadas propagan su especie," y con esto, se degenera la especie humana:

Algunos comentarios con respecto a la selección natural actuando en las naciones civilizadas deben añadirse. Este asunto ha sido muy bien discutido por W. R. Greg, y anteriormente por Wallace y Galton. La mayor parte de mis observaciones son tomadas de estos autores.
Entre los salvajes, los individuos débiles en cuerpo y mente desaparecen muy pronto, y los que sobreviven se distinguen comúnmente por su vigorosa salud. Nosotros, los hombres civilizados, en cambio, nos esforzamos por frenar el proceso de eliminación; construimos asilos para los imbéciles, los mutilados y los enfermos; legislamos leyes pobres, y nuestros médicos apelan a toda su habilidad para conservar el mayor tiempo posible la vida de cada individuo. Hay muchísimas razones para creer que la vacuna ha salvado la vida a millares de personas que, por la debilidad de su constitución, hubieran sucumbido a los ataques de la viruela. En consecuencia, los miembros débiles de las sociedades civilizadas propagan su especie.
Nadie que haya asistido a la cría de animales domésticos dudará que esto debe ser muy perjudicial para la raza humana. Es sorprendente ver la rapidez con la que la falta de cuidado o el cuidado mal llevado a cabo conduce a la degeneración de una raza doméstica, pero exceptuando el caso del hombre mismo, casi nadie sería tan ignorante como para permitir que sus peores animales se reproduzcan.

Darwin (1871), Parte 1, Cap. V: Natural Selection as affecting Civilised Nations

Darwin hizo una división entre "razas humanas" en dos clases: 1) las "razas civilizadas", y 2) las "razas salvajes". Esto se resalta cuando el biólogo habla de una supuesta relación entre las facultades intelectuales y el tamaño del cerebro, y acepta una cita de clasificación craneométrica en la que se describe a los europeos con la "mayor capacidad" intelectual, mientras que describe a los asiáticos y aborígenes australianos con la "menor capacidad":

La creencia de que existe en el hombre alguna estrecha relación entre el tamaño del cerebro y el desarrollo de las facultades intelectuales se apoya en la comparación de los cráneos de las razas salvajes y las razas civilizadas, de los pueblos antiguos y modernos, y por la analogía de toda la serie de vertebrados. El Dr. J. Barnard Davis ha demostrado por muchas medidas cuidadosas, que la capacidad interna media en el cráneo de los europeos es 92,3 pulgadas cúbicas, en los americanos es de 87,5 y en los asiáticos es de 87,1 y en los australianos es de sólo 81,9 pulgadas cúbicas. El profesor Broca ha encontrado que en el siglo XIX los cráneos de las tumbas en París eran mayores que las de las tumbas del siglo XII, en el periodo de 1484 a 1426, y que el aumento de tamaño, comprobados por mediciones, era exclusivamente en la parte frontal del cráneo - la sede de las facultades intelectuales.

Charles Darwin (1871), Parte I, págs. 54-55

Darwin dedica el capítulo 5 ("Natural Selection as affecting Civilised Nations") de su "El origen del hombre" (1871) a tratar la forma en la que él creía, que la selección natural afectaba a lo que el llamaba las "naciones civilizadas", a la vez que articulaba los conceptos de "raza inferior" y "superior" y daba a conocer lo que él consideraba como "obstáculos" importantes para el incremento numérico de "hombres de cualidades superiores":[14]

Existe en las sociedades civilizadas un obstáculo importante para el incremento numérico de los hombres de cualidades superiores, sobre cuya gravedad insisten Grey y Francis Galton, a saber: que los pobres y holgazanes, degradados también a veces por los vicios se casan de ordinario a edad temprana, mientras que los jóvenes prudentes y económicos, adornados casi siempre de otras virtudes, lo hacen tarde a fin de reunir recursos económicos con que sostenerse y sostener a sus hijos. [...] Resulta así que los holgazanes, los degradados y, con frecuencia, viciosos tienden a multiplicarse en una proporción más rápida que los próvidos y en general virtuosos [...] En la lucha perpetua por la existencia habría prevalecido la raza inferior, y menos favorecida sobre la superior, y no en virtud de sus buenas cualidades, sino de sus graves defectos.

Darwin (1961), Parte 1, Cap. V, p.186

Darwin expresó que la propagación de las "razas inferiores" causaría un "grave detrimento de la especie humana":

Los miembros débiles de las naciones civilizadas van propagando su naturaleza, con grave detrimento de la especie humana, como fácilmente comprenderán los que se dedican a la cría de animales domésticos. Es incalculable la prontitud con que las razas domésticas degeneran cuando no se las cuida o se les cuida, y a excepción hecha del hombre, ninguno es tan ignorante que permita sacar crías a sus peores animales

[15]

Así mismo, escribió que en el futuro, la exterminación de las "razas salvajes" del hombre, generaría sin duda alguna un "estado más civilizado" en la humanidad:[20]

En algún periodo del futuro, no muy distante, como en cuestión de siglos, es casi seguro que las razas civilizadas del hombre exterminarán y reemplazarán a las razas salvajes en todo el mundo. Al mismo tiempo, los monos antropomorfos, tal como el profesor Schaaffhausen ha señalado, serán sin duda exterminados. La ruptura entre el hombre y sus aliados más cercanos entonces será más amplia, porque intervendrá en el hombre en un estado más civilizado, como podemos esperar, incluso que el de los caucásicos, y algunos monos tan inferiores como el mandril, en lugar de como ahora [pasa] entre el negro o el australiano y el gorila.

Charles Darwin (1871), Cap. VI, "En el lugar de nacimiento y la antigüedad del hombre"[21]

Para Darwin, tanto las mujeres como las llamadas "razas salvajes" tenía una capacidad craneal menor a la del hombre blanco europeo, esto debido a que estaba convencido que existía una estricta relación entre el tamaño del cerebro y la inteligencia,[22] una idea que era la esencia de la craneometría en ese entonces.

Diversos autores consideran que las ideas ya mencionadas fueron usadas como un parteaguas para argumentar la veracidad teórica del darwinismo social y posteriormente su implicación a nivel político. De hecho, varios de los hijos de Darwin destacaron como líderes del movimiento eugenésico y su primo, Francis Galton, fue uno de los principales difusores del darwinismo social.

Otros aseguran que Adolfo Hitler y Benito Mussolini fueron seriamente influenciados por las implicaciones teóricas y metodológicas en la teoría darwinista social,[31]

En general, la teoría de Darwin ha sido criticada por numerosos autores por contener tonos de racismo. El historiador ateo Richard Webster afirmó que la obra El origen del hombre contiene prejuicios racistas que no están sustentados científicamente.[33] acusa a los escritos de Darwin de tener tintes racistas que sirvieron para el fundamento al darwinismo social.

No obstante, se dice que el darwinismo social no siempre implica una posición política específica, puesto que algunos darwinistas sociales proponen teorías del progreso social basadas en la competencia, mientras para otros lo principal es la solidaridad.[35]

El concepto adquirió un significado político y polémico con la ponencia de Oscar Schmidt -también en 1877- a una conferencia científica y médica en la Universidad de Estrasburgo. La ponencia fue publicada -como un ensayo- en 1879 en la revista Popular Science.[37]

Émile Gautier, un anarquista francés, une ambos elementos (término y concepto) en una serie de charlas en las cuales denuncio lo que considera la aplicación social conservadora de la teoría darwiniana a las ciencias sociales, proponiendo que el mecanismo central de la evolución social es la cooperación. El éxito e interés despertado por esos discursos llevó a la publicación -en 1880- de su "Le Darwinisme social. Etude de philosophie sociale".[39]

Posteriormente - y a pesar que algunos pensadores izquierdistas trataron de profundizar la sugerencia de Gautier (ver, por ejemplo Reinhard Mocek en bibliografía)- el término adquirió la connotación de representar exclusivamente posiciones derechistas. Por ejemplo, de acuerdo a Maurice Duverger “La teoría de Darwin es el equivalente biológico de la filosofía burguesa, cuya doctrina de libre competencia es la manifestación económica; la lucha por la existencia es así transformada a la lucha por satisfacer necesidades humanas. En la arena política llega a ser la “lucha por la preeminencia” ( Gaetano Mosca) y esto sirve como la base para las teorías de la elite: por la competencia por el poder surge el mejor, el más capaz y esos más capaces de gobernar”.[40]

Esto se debe -posiblemente- a la influencia de la obra de Hannah Arendt, quien trazó el desarrollo de las ideas asociadas con el proyecto desde una posición "cientificista", políticamente neutral, al racismo y antisemitismo seudocientífico de los nazis.[41]

Adicionalmente se ha sugerido - por organizaciones tales como Answers in Genesis y en el contexto del debate creacionista que está tomando lugar en EE. UU. en el presente- que el "darwinismo" - aún cuando no la única ideología responsable- llevó -a través del darwinismo social - a las políticas del nazismo: "Nueve meses después de que apareciera el "The Ascent of Racism" de este escritor, presentando fuerte evidencia que Hitler era un evolucionista..." y "A la luz de esta asociación de la (teoría de la) evolución con el nazismo..."[46]

Other Languages
Alemannisch: Sozialdarwinismus
беларуская: Сацыял-дарвінізм
کوردیی ناوەندی: داروینیزمی کۆمەڵایەتی
Esperanto: Socia darvinismo
Bahasa Indonesia: Darwinisme sosial
日本語: 社会進化論
한국어: 사회진화론
Nederlands: Sociaal darwinisme
norsk nynorsk: Sosialdarwinisme
norsk bokmål: Sosialdarwinisme
português: Darwinismo social
Simple English: Social darwinism
српски / srpski: Социјалдарвинизам