Damas de Blanco

Protesta pública de las Damas de Blanco en La Habana (abril 2012)
Julia, miembro de Damas de Blanco, grupo disidente surgido en la Primavera Negra.

Las Damas de Blanco son un movimiento ciudadano cubano que reúne a esposas y otros familiares de presos cubanos, considerados generalmente como presos políticos,[2] Según el movimiento y las personas y organizaciones que las apoyan, denuncian la existencia de "activistas democráticos presos por el solo hecho de ser disidentes de la dictadura de Fidel Castro"; por el contrario, sus críticos afirman que son sólo un "instrumento político del imperialismo estadounidense" y que los presos están encarcelados "por espionaje y conexiones probadas con la CIA luego de haber tenido proceso judicial".

Realizan concentraciones en defensa de los derechos de los presos políticos en la isla, portando retratos de sus familiares encarcelados y vestidas de blanco. Asisten a misa antes de concentrarse. Entre sus miembros se encuentran Laura Pollán Toledo [3] (fallecida), Berta Soler, Dolia Leal Francisco, Julia Núñez, Alejandrina García de la Riva, Gloria Amaya González, Milka María Peña, Melba Santana Ariz, Clara Lourdes Prieto, Yolanda Vera Nerey y Gisela Sánchez Verdecia.

El movimiento surgió en 2003, tras la llamada Primavera Negra de Cuba. Agrupa a las esposas y madres de las 75 personas, entre ellos algunos personajes conocidos, que en marzo de ese año fueron condenados a penas de hasta 28 años de prisión por "atentar contra el Estado" y "socavar los principios de la Revolución", entre otras acusaciones judiciales. El grupo ha recibido tanto apoyo como críticas en el plano internacional. El 29 de marzo de 2010 se celebraron manifestaciones de apoyo a las Damas en las ciudades de Los Ángeles, Nueva York, Miami y Madrid, encabezadas por cubanos como Andy García, Gloria Estefan[6]

Distinciones y reconocimientos

En abril de 2004, el Parlamento Europeo aprobó una resolución en apoyo a los "presos políticos", solicitando su liberación y declarando que su arresto "vulnera los más elementales derechos humanos, en especial la libertad de expresión y de asociación política". El texto reclama además al gobierno cubano "señales significativas en el camino hacia un respeto pleno de las libertades fundamentales, en especial, la libertad de expresión y de asociación política". El Consejo de Ministros de la Unión Europea también realizó una declaración pública definiendo las acciones cubanas al respecto como "deplorables".[11]

Other Languages