Cumbre de las Azores

La Cumbre de las Azores fue una reunión mantenida en las islas Azores el 16 de marzo de 2003 por los presidentes de Estados Unidos ( George W. Bush), Reino Unido ( Tony Blair), España ( José María Aznar) y Portugal ( José Manuel Durão Barroso) -quien ejercía además de anfitrión- previa a la Invasión de Irak el 20 de marzo de 2003.[1]

En la Cumbre de las Azores se adoptó la decisión de lanzar un ultimátum de 24 horas al régimen iraquí encabezado por Saddam Hussein para su desarme, bajo amenaza de declaración de guerra. En España la cumbre de las Azores fue muy criticada y, según algunos expertos, supuso un punto de inflexión que marcó el inicio de la caída del PP, que se acentuaría aún más con el 11-M.

El ultimátum finalmente desembocó en la invasión de Irak ( Operación Libertad Iraquí) por una coalición internacional de países sin el respaldo explícito de la Organización de las Naciones Unidas, aunque se ampararon en la Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas número 1441, 1483 y 1511.

Declaraciones de la Cumbre de las Azores en relación con Irak

En la Cumbre de Irak se produjeron dos declaraciones: Una visión para Irak y el pueblo iraquí y Compromiso con la solidaridas transatlántica.[1]

Una visión para Iraq y el pueblo iraquí

En esta declaración se argumenta la necesidad de liberar al pueblo iraquí del régimen de Sadam Hussein.

Compromiso con la solidaridad transatlántica

Aparte del ultimátum, la Cumbre de las Azores aprobó una declaración sobre la solidaridad transatlántica en la que los firmantes pretendían declarar sus puntos de vista particulares sobre los valores comunes a ambos lados del Atlántico de la democracia, la libertad y el Estado de derecho, y que juntos harían frente a las dos amenazas del siglo XXI el terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva.

Other Languages