Cumbia villera

Cumbia villera
Orígenes musicales Cumbia argentina
Orígenes culturales Villas miseria de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, Argentina
Instrumentos comunes keytar, güiro, acordeón, bongós, guitarra, bajo y timbales, entre otros.
Popularidad Muy alta desde su inicio en 1999 hasta mediados de la década del 2000, luego disminuyó su influencia levemente pero sigue con popularidad y fuertemente instalada en las clases bajas de Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile. Se difundió a gran parte de Latinoamérica.
Fecha de origen Fines de los años 1990 en Argentina
[ editar datos en Wikidata]

La cumbia villera es un estilo de cumbia nacido en 1999 en Argentina y posteriormente popularizado en otros países de América Latina y las comunidades latinoamericanas fuera de la región.[1]​ Recibió dicha denominación en el año 2000, tras la publicación del disco Cumbia Villera, de Yerba Brava, el cual fue uno de los más vendidos del estilo y, a partir de ahí, se le dio dicha denominación al estilo, también debido a sus líricas consideradas agresivas y vulgares y por su ligamiento a la clase baja (a la cual pertenecen los habitantes de las villas de emergencia, denominados peyorativamente villeros, denominación que también se generaliza hacia la gente de clase baja en general).

La cumbia villera utiliza la jerga de la clase baja de Buenos Aires, así como parte del tradicional lunfardo, presentando un lenguaje conciso y coloquial. La mayor parte de las canciones tratan acerca de la vida cotidiana en los barrios bajos y las villas de emergencia, regularmente haciendo referencias al alcohol, las drogas, la delincuencia, la vida carcelaria, el sexo, la violencia y antipatía hacia la policía, los políticos y la clase alta.[2]​ Además, las bandas de éste estilo también hacen canciones que no difieren de las canciones regulares de cumbia, que son románticas en su mayoría, así como algunas que abordan problemáticas sociales (buscando concientizar sobre las mismas).

Musicalmente, la cumbia villera no tiene un sonido específico y éste suele variar según la banda, pero, por lo general, hay un uso intenso de sintetizadores, efectos de sonido, voces de teclado, keytars (teclado-guitarra), batería electrónica y otros elementos de los instrumentos eléctricos. Posee gran influencia de la cumbia colombiana y la cumbia chicha.

Hay bandas que han hecho canciones donde fusionan cumbia con candombe, rap, reggae y ska.

Por sus orígenes y líricas, la cumbia villera presenta similitudes con estilos como el gangsta rap, el street punk, el rock cabeza, el outlaw country y el narcocorrido.[1]

Historia

Orígenes y desarrollo inicial

La cumbia villera nació a fines de los años 1990 en medio de un declive económico y social en Argentina.[4]​ En la misma época, sin embargo, se popularizaron bandas de rock and roll cuyas líricas abordaban problemas sociales y, en muchos casos, relataban las vivencias y costumbres de la juventud de una forma cruda y directa, existiendo canciones que hablaban sobre drogas, sexo, delincuencia, violencia callejera y el odio hacia la policía con un lenguaje vulgar (algo novedoso en el rock and roll argentino, ya que, anteriormente, cuando se abordaban temáticas de ese estilo, las bandas solo utilizaban metáforas, las cuales además distaban de ser agresivas). A dicho estilo lírico de canciones de rock and roll argentino se lo denominó rock cabeza o rock barrial (el término cabeza es un derivado del término peyorativo cabecita negra; en tanto que la denominación de barrial se debe a las líricas asociadas a lo callejero, lo que se asociaba a situaciones acontecidas en los barrios bajos).

De ésta manera, Pablo Lescano, tecladista y autor de la lírica de varias canciones de Amar Azul (una de las bandas de cumbia más importantes de Argentina), comenzó a componer letras más vulgares y directas por influencia de 2 Minutos, banda de punk rock que él escuchaba y que forma parte del rock cabeza. No obstante, los restantes integrantes de Amar Azul en ocasiones rechazaban algunas canciones que Lescano proponía debido a su agresividad o vulgaridad. Es así que Lescano compró instrumentos y equipamiento para producir una grabación independiente, y en 1999 formó una banda con una estética y lírica diferentes a las habituales, y la llamó Flor de Piedra, convirtiéndose así en la primera banda de lo que un año más tarde se denominaría como cumbia villera.[1]

Las grabaciones comenzaron a tener alta rotación, y la banda pronto comenzó a ganar popularidad,[8]​ y formó parte del sonido de la serie televisiva " Tumberos" (de 2002) y las películas " El bonaerense" (de 2002) y " El polaquito" (de 2003). Las bandas de cumbia villera incluso comenzaron hacer giras internacionales, al principio en países limítrofes, y luego en el resto de Sudamérica y también Norteamérica y Europa. Esta invasión argentina influenció fuertemente al público de los países latinoamericanos donde las bandas se presentaban, y pronto se formaron bandas de cumbia villera provenientes de Uruguay ( La Clave), Paraguay ( Los Rebeldes), Bolivia ( Diego Soria), Chile ( Buena Huacho), y México ( Cumbia Zero), contribuyendo musicalmente al estilo al usar los diferentes estilos e influencias de los géneros musicales de sus diferentes países, y contribuyendo líricamente al usar el vocabulario y la jerga usada en la vida cotidiana en sus respectivos países.

Madurez musical

Las tendencias en la cumbia argentina comenzaron a cambiar y algunas medidas nuevas en la industria musical de Argentina que afectaron la temática original de la cumbia villera como la presión de los mánagers de las bandas para que dejaran de cantar letras controvertidas y la censura de las emisoras y del COMFER que prohibió la cumbia villera, aunque en que grado la censura disminuyó el predominio de la cumbia villera o, por el contrario, avivó aún más al género musical, es debatido.[11]​ Otras causas incluyen cambios en las bandas de cumbia villera como separaciones ( Guachín), cambio de cantantes y/o otros miembros ( Yerba Brava) y caídas en las drogas u otras adicciones ( Pablo Lescano), y el ascenso de nuevas bandas de cumbia que eran diferentes tanto en sonido como en letras y hasta estéticas como, La Base Musical que, en términos generales, evitaba las letras controvertidas y en lugar de eso cantaban sobre amor, y denominaron sus estilos como "cumbia base" u otros apodos para evitar las implicancias de ser etiquetados como cumbia villera y subsecuentemente tener prohibido tocar en boliches o recibir promoción, debido a la censura del COMFER.

A lo largo de la década de los años 2000s, la cumbia villera continuó teniendo peso en las comunidades trabajadoras y pobres a lo largo de Latinoamérica, con incluso nuevas bandas siendo formadas cada año por toda Latinoamérica y continuando con la evolución del género, junto con las usuales giras que constantemente hacían alrededor del continente las bandas más representativas como Damas Gratis y Pibes Chorros. Tan tarde como en 2007, el 30% de las ventas totales en la industria musical de Argentina eran todavía de grabaciones de cumbia villera.[13]

Other Languages
français: Cumbia villera
português: Cumbia villera