Cultura talayótica

Entrada y muralla del poblado talayótico de Ses paisses, Mallorca.

La cultura Talayótica es el nombre de la sociedad correspondiente, aproximadamente, a la Edad del Hierro en las islas Gimnesias ( Mallorca y Menorca en el archipiélago balear). Sus orígenes datan de finales del II milenio a. C., cuando la mal llamada cultura pretalayótica entró en crisis y vivió su consiguiente evolución. Su nombre procede de los talayotes, que son las construcciones más emblemáticas y abundantes de la prehistoria balear.

Procedencia

Hasta finales del siglo XX se consideraba que esta sociedad había surgido de la interacción de nuevas gentes procedentes del Mediterráneo oriental con los pobladores originales de las islas, bien como invasión, o como integración pacífica de las dos poblaciones. Las fechas coincidían con lo que se ha denominado la crisis de los Pueblos del Mar, que revolucionó las sociedades de ese extremo del mar hacia el siglo XIII a. C. Basándose principalmente en los restos arquitectónicos que abundan en Mallorca y Menorca, se estimó que los talayóticos eran más belicosos que los antiguos pobladores, pues abundaban las «torres defensivas» (talayotes) y los poblados amurallados. Además, los talayotes presentan muchas similitudes con los nuragas de la isla de Cerdeña, lo que reforzaba la teoría de su posible procedencia sarda.

Pero las excavaciones arqueológicas de entre finales del siglo XX y principios del XXI han recortado la cronología de los talayotes, trayéndola a los inicios del primer milenio a. C., lo que desvincula su construcción de los acontecimientos de la crisis de los Pueblos del Mar y de las construcciones sardas. Además, cada vez hay más pruebas de que el paso de la Cultura Pretalayótica ( Bronce final) a la talayótica fue más bien una evolución ocurrida a lo largo de varios siglos, y como consecuencia de una crisis interna. Aun así, no debemos menospreciar la posible influencia de factores externos, pues la existencia de la aleación del Bronce (que requiere Estaño, inexistente en las islas) indica que nunca dejaron de existir contactos relativamente frecuentes con el mundo exterior.

Other Languages