Cultura normando-árabe-bizantina

Mosaico de influencia bizantina de la Catedral de Cefalú, erigida por Roger II de Sicilia en 1131.
Artesonado de infuencia árabe de la Capilla palatina de Palermo.
Claustro de la catedral de Monreale.
Roger II de Sicilia sentado "a la mora" en una tabla de la Capilla palatina.
Vista aérea de la Catedral de Cefalú.

Cultura o arte normando-árabe-bizantino o árabe-normando son los nombres que la historiografía da a la cultura y el arte de Sicilia y la Italia meridional durante el periodo de la conquista normanda (años 1040 al 1189); fuertemente influidos por el sustrato de arte y cultura bizantina y árabe anterior (siglos VI al XI). Su principal característica es el eclecticismo.

Los normandos que ocuparon estas tierras provenían de Normandía (norte de Francia), donde se habían establecido en el siglo IX desde su lugar de origen en la Península Escandinava. La conquista normanda dio un gran impulso en la construcción de diferentes edificios en Apulia, Calabria, Campania y Sicilia, pero los constructores y maestros de obras provenían de las mismas regiones y pocas veces del Norte (es el caso de Gerardo el Franco - iglesia de los Santos Pedro y Pablo de Agrò-[6]

Palermo, que contaba con el favor de los reyes normandos, fue la capital del Reino de Sicilia, y en ella se edificaron importantes obras, como la iglesia de San Nicolás de los griegos o Chiesa della Martorana,[8]

Las Nobiles Officinae se dedicaron a la producción de todo tipo de objetos de lujo para uso litúrgico y suntuario.

Other Languages