Cultura de masas

El concepto de masa nace a partir de la Revolución Francesa, a partir de la exaltación de la burguesía. Siguiendo esta definición, podríamos catalogar a la masa como todos aquellas personas a las que hasta ese momento no se les había tenido en cuenta en órdenes socio-económicos y políticos. El 26 de agosto de 1789, en la Asamblea Nacional Francesa se aprueba la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, lo cual consagra el derecho de la propiedad privada, que pasa de considerarse un don divino a un derecho de la burguesía.

La Cultura de Masas es un conjunto de objetos, bienes o servicios culturales, producidos por las Industrias Culturales, los cuales van dirigidos a un público heterogéneo. Según los críticos, como por ejemplo, Adorno, la masa sigue a la misma cosa. Según la escuela de Frankfurt, la cultura de masas es el principal medio gracias al cuál el capital habría alcanzado su mayor éxito. Entonces, todo el sistema de producción en masa de bienes, servicios e ideas habría hecho aceptar, en términos generales, el modelo impuesto por el sistema capitalista de la mano del consumismo, la tecnología y la rápida satisfacción. Esta cultura de se define a través de los medios masivos de comunicación desde el siglo XIX (imprenta, radio, cine, televisión, y hasta la actualidad con internet). A partir de esto aparecen las sociedades de masas que son conformadas por una sociedad de individuos aleneados al capitalismo. Dónde la burguesía, tiene el poder de introducir en la sociedad productos, ideologías, etc. y así coartar la libertad de expresión de una sociedad totalmente capitalizada.

Se considera como el desarrollo de un nuevo modelo en el que se refuerzan las diferencias y las desigualdades con estrategias e instrumentos mercadológicos cada vez más elaborados. La ciencia y el conocimiento se ponen al servicio de la producción de unos valores y símbolos estereotipados.

Los tres pilares fundamentales de esta cultura son: una cultura comercial, una sociedad de consumo y una institución publicitaria.

Principios esenciales

La cultura de masas tiene unos principios interrelacionados surgidos de la escisión entre construcción y mercado:

  • Centralización del poder en todos los niveles (económico, político, etc.)
  • Uniformidad de los productos para consumidores similares y diferentes.
  • Sincronización con nuevas técnicas como la línea de montaje y la producción en serie.
  • Maximización de la productividad: máxima producción a un menor coste y en un menor tiempo.
  • Concentración poblacional, producto de la urbanización de la sociedad.

Surge, así, el concepto de industria cultural, el cine y la radio no necesitan ya darse como arte, se autodefinen como industrias. Con esto, nos encontramos ante un área sociológica destinada cada vez más a finalidades comerciales e ideológicas y frente a ésta, una posición sociopolítica que trata de explicar el conjunto de las interrelaciones globales en las que la comunicación de masas cumple un papel de primera magnitud.

Other Languages