Cultura de Dinamarca

La cultura de Dinamarca tiene un rico patrimonio intelectual y artístico. Existen algunas características generales a menudo asociadas a la sociedad danesa y a su cultura diaria.

Algunos de los valores más importantes en la cultura danesa son, entre otros, la empatía, la solidaridad, la confianza entre las personas, la tolerancia, la libertad, la igualdad y la justicia. Siguen al pie de la letra sus leyes y su constitución.

Los daneses son muy dispuestos a demostrar la cultura que tienen y orgullosos de su historia, siempre poniendo de frente su bandera y a su reina. La mayor parte de la población de Dinamarca opina que las tradiciones forman parte del patrimonio cultural nacional, y muchos creen que hay que protegerlas frente a influencias externas. Sin embargo, esto no significa que no han ido adoptando tradiciones de otras culturas cercanas.

Los daneses tienen una actitud muy relajada y alegre frente a la vida lo cual se refleja en su trato social que suele ser muy informal. Son tolerantes, pacíficos, de mentalidad abierta y sin ningún tabú. La sinceridad es importante para los daneses que son francos y que no ocultan sus opiniones críticas. El humor danés es irónico, sarcástico e informal y se utiliza con frecuencia en cualquier tipo de conversación como una forma de mostrar confianza. No es una puerta abierta para ofender o faltar el respeto. Es casi imposible ofender un danés. Sin embargo, para algunas culturas puede ser difícil interpretar el humor y sarcasmo danés. La actitud relajada de los daneses además se refleja en los muchos ambientes alternativos que tiene Dinamarca y que son una parte fascinante y exuberante del país.

A los daneses les gusta la diversión y la vida social, pero también son trabajadores constantes cuando las circunstancias lo requieren.

La gente de la península Jutlandia, se caracteriza por ser granjeros y por costumbres más arraigadas y tradicionales. La población de la isla Fionia, son gente dedicada a la agricultura, su manera de hablar es conocida por muchos como 'cantada', viven en una isla pequeña lo que los hace llegar a la capital Odense en 30 minutos aproximadamente. Fionia es llamado "La isla de la sonrisa" por la amabilidad de su gente. En la isla Selandia, la gente trabaja mayormente en la industria, siendo la parte más activa de Dinamarca.

Copenhague, la capital, es el hogar de muchos sitios famosos y atracciones, incluyendo los Jardines de Tívoli, Amalienborg (hogar de la monarquía danesa), el palacio de Christiansborg, la Catedral de Copenhague, el castillo de Rosenborg, la Casa de la Ópera, la Iglesia de mármol de Federico, el Museo Thorvaldsen, Rundetårn, Nyhavn y la escultura de La Sirenita.

El País más felíz del Mundo

Según la Encuesta Valores Mundiales y World Database of Happiness, los daneses es la población más feliz y satisfecha del mundo (2006-2008).[13] Esto se debe entre otras cosas a su democracia, su igualdad social, su atmósfera pacífica, la solidaridad y alta calidad de vida.

Other Languages