Cultura arqueológica de Vila Nova

La cultura arqueológica de Vila Nova de São Pedro o del Tajo se desarrolló durante el Calcolítico de Portugal, a la vez que la de Los Millares en el sudeste peninsular. Se caracteriza por la construcción de fortalezas de piedra en áreas sin riquezas económicas concretas, lo que ha llevado a interpretarlas como lugares centrales de las redes comerciales. Localizada en la región en torno a la desembocadura del Tajo, floreció entre aproximadamente 2700 y 1500 a. C. según unos autores[2] Una serie de rasgos culturales específicos la diferencian de su entorno: lúnulas, copas rituales, placas de pizarra con aparente significado astronómico, etc.

Periodización

Se suelen distinguir dos periodos:

  • Vila Nova I: durante toda esta etapa y el inicio de la siguiente aparece muy vinculada a la cultura de Los Millares. El comercio o intercambio África septentrional ( marfil, cáscaras de huevo de avestruz), ya existente desde siglos atrás, prosigue durante esta época.
  • Vila Nova II: caracterizada por la presencia del vaso campaniforme. A finales del periodo, mientras los grupos de Los Millares eran sustituidos por los de El Argar en el sudeste español, los poblados del Tajo entraron en una lenta decadencia. Mientras que aquellos incorporaron la técnica del bronce, estos permanecieron estancados en el Calcolítico hasta su disolución en la cultura de la cerámica bruñida externa, integrada en el Bronce atlántico.

Aunque también se han llegado a diferenciar tres horizontes cronológicos:

  • Inicial o de los copos canelados, entre 2700-2300 a. C.
  • Medio o de la cerámica con decoración foliácea, entre 2300-2000 a. C.
  • Final o campaniforme, hasta 1500 a. C.[1]
Other Languages