Cuento de hadas

Ilustración de Carl Offterdinger del cuento de hadas europeo Caperucita Roja.

Un cuento de hadas es una historia ficticia que puede contener personajes folclóricos —tales como hadas, duendes, elfos, brujas, ogros, unicornios, sirenas, troles, gigantes, gnomos y animales parlantes— e incluir encantamientos, normalmente representados como una secuencia inverosímil de eventos. En el lenguaje contemporáneo, así como fuera del contexto literario, el término es utilizado para describir algo que está vinculado con princesas. Por ello, existen expresiones tales como «un final de cuento de hadas» —un final feliz—[1] o «un romance de cuento de hadas», aunque no todas las narraciones de esta clase terminan con un final feliz. De igual manera, en el aspecto coloquial un «cuento de hadas» puede ser asociado con cualquier historia rocambolesca y extraordinaria. Por lo general, este tipo de relatos suele atraer a los niños pequeños, al compenetrar estos de forma fácil y rápida con los personajes arquetípicos de cada historia.

En las culturas donde los demonios y las brujas son percibidos como seres reales, los cuentos de hadas pueden mimetizarse con el género de las leyendas, en el que el contexto es percibido, tanto por el narrador como por los oyentes, como si se tratara de una realidad histórica. Sin embargo, a diferencia de las leyendas y epopeyas, que tienden a tener referencias superficiales a la religión y a lugares, personas y sucesos reales, este tipo de historias tiene lugar en un período indefinido («Érase una vez», «Había una vez») más que en un instante preciso.[2]

Los cuentos de hadas se encuentran ya sea en forma oral o literaria. Intentar detallar con exactitud su desarrollo histórico resulta una labor difícil, puesto que sólo las formas escritas han sido capaces de sobrevivir con el paso del tiempo. No obstante, la evidencia escrita al menos da una indicación de que los cuentos de hadas han existido durante miles de años, aunque tal vez no reconocidos desde un principio como un género propiamente dicho; el término «cuento de hadas» se les aplicó a partir de la obra de Madame d'Aulnoy, quien propuso la denominación francófona «Contes des Fées». Muchos de estos relatos han evolucionado hasta la forma en que se conocen hoy en día a partir de historias con cientos de años de antigüedad, aparecidas con múltiples variantes y recogidas por los folcloristas.[3] Incluso, se siguen redactando cuentos de hadas y obras derivadas del mismo género. Los folcloristas han clasificado los cuentos de hadas de diversas formas; entre las más notables agrupaciones están el sistema de Aarne-Thompson y el análisis morfológico del erudito Vladímir Propp. Por otro lado, otros folcloristas han interpretado el significado de los cuentos, pero no existe ningún movimiento intelectual que haya abordado el significado de este tipo de relatos.

Aun cuando los primeros cuentos de hadas estaban destinados principalmente a las audiencias adultas, y en menor grado a los niños, estos comenzaron a asociarse con los infantes desde los escritos de los preciosistas. Desde que los hermanos Grimm titularan su colección como Kinder- und Hausmärchen (trad. literal: «Cuentos de los niños y el hogar»), el vínculo con los niños ha ido fortaleciéndose con el transcurso de los años.

Rasgos característicos

Aunque el cuento de hadas es claramente un género distintivo, la definición que marca a una obra como un relato de este tipo es fuente de controversias.[7]

El cuento ruso El zarevich Iván, el pájaro de fuego y el lobo gris no contiene hadas, sino un lobo parlante.

Un punto sobre el que hay consenso generalizado es que la naturaleza de un cuento no depende de si las hadas aparecen en él. Muchas personas, entre ellas Angela Carter en su introducción al Virago Book of Fairy TalesLibro virago de los cuentos de hadas»), han observado que una gran parte de los llamados cuentos de hadas no contienen los mencionados seres fantásticos.[9]

Tal y como Stith Thompson y Carter hacen notar, los animales parlantes y la presencia de la magia parecen ser más comunes en el género que las propias hadas.[11]

Steven Swann Jones consideró que la magia es la característica que permite diferenciar a los cuentos de hadas de otro tipo de narraciones.[15]

Algunos folcloristas prefieren utilizar el término alemán «Märchen» (trad. lit: «cuento maravilloso»)[18]

Evolución del término

De acuerdo con la autora Rosemary Jackson, en su obra Fantasy: the literature of subversion, los cuentos de hadas difieren de los relatos fantásticos en cuestiones narrativas, pues son neutrales, impersonalizados y ofrecen un contexto por separado de la perspectiva del lector. El lector de este tipo de historias pasa a convertirse en un receptor pasivo de una serie de hechos que le ocurren al protagonista sin permitir su involucración en la historia, mientras que los relatos fantásticos cuestionan los principios morales y sociales de los personajes y del lector al mismo tiempo, en medio de una combinación de elementos como el romance y la nostalgia, entre otros.[20]

Al principio, las historias que ahora catalogamos como cuentos de hadas eran solamente un tipo de cuento y no eran concebidas como un género independiente. El término alemán «Märchen» literalmente significa «cuento», por lo que no intenta referirse a un tipo específico de obra. No fue sino hasta la época de la literatura del Renacimiento que el género empezó a ser definido, pues los escritores de este período comenzaron a delimitar una clasificación de cuentos que se consolidó a través de las obras de otros muchos escritores, para conformarse como un género incuestionable con los escritos de los hermanos Grimm.[22]

Antes de que se definiera el género de la fantasía, muchos trabajos, que generalmente se clasifican como relatos fantásticos, eran catalogados como cuentos de hadas, incluyendo las novelas El hobbit de Tolkien, Rebelión en la granja de George Orwell, El maravilloso Mago de Oz de Lyman Frank Baum y The Turn of the Screw de Henry James.[24] actualmente ambos géneros son apreciados como apartados distintos.

Folclore y versiones escritas

Una ilustración de Mamá Oca por Gustave Doré, en donde el personaje le está leyendo cuentos de hadas a un grupo de niños.

El cuento de hadas, en su expresión oral, es una de las manifestaciones del cuento folclórico. De hecho el cuento de hadas convive en la oralidad con otros tipos de narraciones como la epopeya, leyenda o mito y en tal forma no tiene autor; se trata de relatos que no estaban dirigidos en sus inicios a los niños ya que tenían más bien un carácter anecdótico (esto es, contaban cosas que pasaban en aldeas o bosques así como los sueños y ambiciones de las clases bajas) y que posiblemente se deformaron por la transmisión oral con la adición de lo fantástico. Varios escritores han redactado igualmente relatos pertenecientes al género, a los cuales se les denomina con la palabra alemana Kunstmärchen («cuentos de hadas literarios»).[26]

Ambos tipos de cuentos de hadas, en su forma escrita y oral, intercambiaron libremente tramas, motivos y elementos entre sí, así como con otros cuentos extranjeros.[31]

Other Languages
Acèh: Calitra
Alemannisch: Märchen
العربية: حكاية خرافية
asturianu: Cuentu de faes
azərbaycanca: Nağıl
башҡортса: Әкиәт
беларуская: Казка
беларуская (тарашкевіца)‎: Казка
български: Приказка
brezhoneg: Kontadenn
нохчийн: Туьйра
čeština: Pohádka
dansk: Eventyr
Deutsch: Märchen
Ελληνικά: Παραμύθι
English: Fairy tale
Esperanto: Fabelo
eesti: Muinasjutt
فارسی: متل (قصه)
suomi: Satu
føroyskt: Ævintýr
Frysk: Mearke
Gagauz: Masal
עברית: מעשייה
हिन्दी: परी कथा
hrvatski: Bajka
magyar: Mese
Հայերեն: Հեքիաթ
Bahasa Indonesia: Dongeng
íslenska: Ævintýri
italiano: Fiaba
日本語: メルヘン
ქართული: ზღაპარი
қазақша: Ертегі
한국어: 동화
коми: Мойд
Кыргызча: Жомок
Lëtzebuergesch: Mäerchen
Limburgs: Sjpreukske
lietuvių: Pasaka
latviešu: Pasaka
Malagasy: Angano
македонски: Бајка
മലയാളം: യക്ഷിക്കഥ
Bahasa Melayu: Dongeng
Nederlands: Sprookje
norsk nynorsk: Eventyr
norsk bokmål: Eventyr
Nouormand: Conte
occitan: Conte
Ирон: Аргъау
ਪੰਜਾਬੀ: ਪਰੀ ਕਥਾ
polski: Baśń
Piemontèis: Conta
português: Contos de fadas
rumantsch: Paraula
română: Basm
русский: Сказка
русиньскый: Приповідка
Scots: Fairy tale
srpskohrvatski / српскохрватски: Bajka
Simple English: Fairy tale
slovenčina: Rozprávka
slovenščina: Pravljica
shqip: Përralla
српски / srpski: Бајка
Basa Sunda: Dongéng
svenska: Saga
тоҷикӣ: Афсона
Türkçe: Masal
татарча/tatarça: Әкият
українська: Казка
oʻzbekcha/ўзбекча: Ertak
Tiếng Việt: Truyện cổ tích
walon: Floriconte
მარგალური: არიკი
中文: 童話
Bân-lâm-gú: Gín-á-kó͘