Cuchilla (herramienta)

Diferentes tipos de cuchillas.

Una cuchilla es la parte plana de una herramienta o de un arma que tengan normalmente un filo o un extremo afilado hechos generalmente de metal como el acero para cortar, apuñalar, rebanar, arrojar, empujar, o golpear.

Técnicas de producción

El material para las cuchillas de las armas debe ser seleccionado cuidadosamente, pues se requiere un equilibrio entre la dureza y la ligereza para funcionar correctamente. En la antigüedad, el principal metal usado era el cobre, luego bronce, hierro y finalmente acero. Antes de la invención del acero, fueron desarrolladas varias técnicas para reducir la fragilidad del hierro. Quizás el más bien conocido es la patrón de soldadura, una técnica usada para las katanas (espadas de samurái) o cuchillas de Damasco. Esta era una técnica que exigía mucho trabajo por lo que dichas espadas eran muy costosas.

Varias técnicas se pueden emplear también para hacer la lámina más fuerte o más dura. El cobre y el bronce pueden ser endurecidos simplemente golpeando la lámina con un martillo mientras está frío. Las láminas hechas de acero con alto contenido de carbono (mayor de 0.2%) pueden ser sometidas a un tratamiento térmico calentando el acero hasta un punto crítico (la mayoría de las aleaciones llegan a ser no magnéticas en ese punto) y entonces apagándolo en agua. El apagar pone una cantidad enorme de tensión en el metal, y a menudo una espada se rompería en pedazos durante ese paso. Si sobreviviera la espada tratada al calor, sería templada calentándola a una temperatura relativamente baja por un largo período. El proceso de templado la haría levemente más suave, pero también más resistente y "más elástica", y así menos probable de romperse o saltar durante los rigores del combate.

El endurecimiento por envase es un proceso para aumentar el contenido de carbono en la superficie del acero con muy poco carbono. Se hace poniendo el objeto que se endurecerá dentro de un recipiente sellado junto con el material que contiene carbono; en la antigüedad, este material era generalmente cuerno o piel. El envase entonces era calentado hasta que se ponía al rojo, y mantenido a esa temperatura por un rato, según el tamaño de la pieza, permitiendo que el carbono penetrara en el acero por algunos milésimas de centímetro. En ese punto, el objeto sería descargado fuera del envase en un baño de agua para apagarlo, dando por resultado una superficie muy dura, pero con el núcleo totalmente sin templar. Hay muy poca evidencia de que esto se haya hecho alguna vez a las espadas excepto, quizás, en las más tempranas cuchillas de hierro.

Otro aspecto importante de muchas láminas son los surcos practicados sobre la cuchilla. A pesar de creencia popular, los surcos no eran para facilitar una sangría más rápida de la víctima. Los surcos ayudaron algo a hacer la cuchilla más ligera mientras que todavía conservaban buena parte de su fuerza. Se hacían colocando una lámina calentada sobre un surco inferior, fijando uno de tamaño similar en el lado superior de la espada, y golpeando el superior con un martillo.

Other Languages
aragonés: Gotiel
العربية: ساطور
žemaitėška: Kapuons
Deutsch: Hackmesser
English: Cleaver
فارسی: ساطور
suomi: Lihakirves
Avañe'ẽ: Kyse
italiano: Mannarino
한국어: 클리버
Lëtzebuergesch: Kichebeil
lumbaart: Folciott
lietuvių: Kapoklė
norsk bokmål: Kjøttøks
português: Cutelo
română: Satâr
русский: Секач
sicilianu: Mannara
中文: 剁刀
粵語: 菜刀