Cronofotografía

Con la ambición de conquistar el movimiento, la fotografía no tardó en convertirse en cronofotografía, en una primera instancia, gracias al revólver astronómico de Janssen (1874), quien lo implementó para registrar el movimiento de los planetas. En segunda instancia, el investigador Muybrige con el fusil fotográfico del francés Jules Marey estudió el galope de los caballos, descompuestos en una serie fotográfica, y luego los movimientos de otros animales y del ser humano.


Fusil fotográfico de Marey

Este fusil consistía en registrar en una placa única las diferentes fases del movimiento. Para conseguir esto ideó un sistema que suponía fotografiar con una misma placa por separado, las distintas fases del movimiento sobre un fondo completamente negro. Este dispositivo para capturar imágenes obtenía con el disparo de su gatillo series de doce fotografías sucesivas con exposición de 1/720 de segundo, sobre un soporte circular que giraba como el tambor de un revólver, ante el cañón-objetivo.

Other Languages