Cristo Negro de Esquipulas

Cristo Negro de Esquipulas
Cristo negro de Esquipulas.jpg
El Cristo Negro de Esquipulas en su capilla en el interior de la Basílica de Esquipulas.
Santo Cristo
Nombre Cristo Negro de Esquipulas
Apodo el señor de Esquipulas, el Cristo negro.
Venerado en Iglesia Católica.
Principal Santuario Basílica de Esquipulas
Festividad 15 de enero día que fue entregado por Quirio Cataño a los esquipultecos.
Atributos La imagen del Cristo crucificado representada en piel morena.
Patronazgo
[ editar datos en Wikidata]

El Cristo Negro de Esquipulas es una imagen de Jesús Crucificado venerada por millones de fieles de Centroamérica que se encuentra en la Basílica de Esquipulas en la ciudad del mismo nombre en Guatemala, distante a 222 km de la Ciudad de Guatemala.


Se conoce como Negro debido a que a lo largo de más de 400 años de veneración, la madera en que fue tallado ha adquirido una tonalidad más oscura, aunque esta catalogación es muy reciente. Ya desde el siglo XVII se le conoce como el "Milagroso Señor de Esquipulas" o también como el "Milagroso Crucifijo que se venera en el pueblo llamado Esquipulas".

La fiesta patronal de Esquipulas se celebra el 15 de Enero. Es también cuando llega la mayor cantidad de peregrinos a la ciudad provenientes de Guatemala, El Salvador, Honduras, México , Nicaragua y otros países. Es costumbre ingresar a pie hasta el templo, en parte por devoción y en parte porque la aglomeración no permite hacerlo de otra manera. Aunque aquellos que piden por alguna intención en especial suelen hacer parte del recorrido de rodillas.

Debido a la gran cantidad de inmigrantes de estos países en Estados Unidos y otros lugares esta fecha es ahora celebrada también en lugares como Los Ángeles, Nueva Jersey y Nueva York.[1]

Réplicas

Existe una réplica del Cristo de Esquipulas muy venerada en un pequeño pueblo llamado El Cuastecomate en el Municipio de Ejutla, estado de Jalisco, México donde sus pobladores a base de muchos sacrificios le construyeron un pequeño pero hermoso santuario. Actualmente el Cristo de Esquipulas en Cuastecomate cuenta con una página en Facebook [1] y un video en YouTube [2] con una dulce canción dedicada al Cristo de Esquipulas, su Santo Patrono, e interpretada por la Banda Sereno de San Miguel de Hidalgo.

También existe una réplica del Cristo Negro en la ciudad de Moroleón, Guanajuato en México a la cual también veneran miles de devotos. En ésta ciudad se le celebra haciendo un recorrido por la noche con cientos de velas encendidas por los peregrinos que acompañan al Señor de Esquipulitas a través las principales calles de la ciudad.

Existe un Cristo de Esquipulas en Miahuatlán, Oaxaca, México en el Templo de San Andrés, que mide más de dos metros de altura y es venerado con gran fervor.

También se encuentra en el Templo del Señor del Encino en Aguascalientes (Aguascalientes) con el inexplicable hecho del crecimiento de su brazo izquierdo. Cuenta la leyenda que un vecino de la ciudad cortaba el tronco de un encino cuando de pronto, encontró dentro de la madera la imagen de Jesucristo. Desde entonces, cada 13 de noviembre se celebra la milagrosa aparición en el Barrio de Triana, lugar donde se enclava la iglesia.

Otras réplicas del mismo escultor se veneran en la ciudad de Juayúa, El Salvador, la cual es venerada con el mismo fervor que al de Esquipulas, y en Alajuelita, Costa Rica. En Nicaragua también se venera y celebra con gran concurrencia la imagen milagrosa del Cristo Negro en la ciudad de El Sauce, León.

En la ciudad de Villahermosa Tabasco es venerada la imagen del Señor de Esquipulas, una imagen réplica del original, que fue escondida durante la persecución católica encabezada por Tomas Garrido, y que hoy en día se encuentra en la parroquia San Antonio de Padua, Parrilla.

Saliendo del ámbito centroamericano, en los andes venezolanos, específicamente en la aldea El Paramito ubicada en el Estado Mérida, el año de 1997 se edificó una capilla para venerar al Cristo Negro de Esquipulas. Desde su inauguración hasta la fecha esta devoción ha crecido y se ha multiplicado y vienen a venerarle peregrinos de todas partes de Venezuela.

Igualmente en los andes ecuatorianos, se guarda gran devoción en la Iglesia de La Paz[2] en Quito, cuya capilla lateral derecha está consagrada al Cristo Crucificado de Esquipulas, ante una bonita réplica donada por la familia Villacorta, de origen salvadoreño y afincada en Ecuador desde hace muchos años.


Other Languages