Cristóbal Suárez de Figueroa

Cristóbal Suárez de Figueroa ( Valladolid, 1571 — Italia, hacia 1644) fue un escritor y enciclopedista español del Siglo de Oro. Su nombre aparece citado como uno de los referentes en el Diccionario de autoridades.

Trayectoria

Suárez de Figueroa era hijo de un modesto abogado gallego, emigrado a la ciudad castellana. Celoso por las atenciones de sus padres a un hermano suyo, enfermo, decidió a los 17 años marcharse a Italia; en 1588 viajó a través de Barcelona y Génova hasta Lombardía. De allí fue a estudiar derecho civil y canónico a Bolonia y concluyó en Pavía, donde se doctoró en derecho (1594).[1]

En 1595 fue nombrado fiscal de Martesana, al noroeste de Milán; desde 1600 ejerció su profesión de jurista en Nápoles y escribió ya algunas obras, entre ellas un perdido Espejo de juventud. Regresó a España en 1604 cuando se enteró de los fallecimientos de su padre y su hermano, a fin de hacerse cargo de la herencia. Una vez en Valladolid, apuñaló en una pendencia a un caballero y tuvo que viajar por varios lugares del sur de España para refugiarse de la justicia, hasta que el herido sanó y pudo arreglarse el asunto.[2]

En Granada se enamoró de una dama que murió de repente y quedó muy afectado y conmocionado. Estuvo después en Córdoba, Sevilla o en Puerto de Santa María y retornó a su ciudad natal por poco tiempo.

En 1606 se desplaza ya a Madrid para buscar un hueco en las letras y entre 1609 y 1620 escribe, compila y traduce distintas obras. Su fama se difunde con sus trabajos, aunque sus contemporáneos le tachan de maldiciente, algo que debe destacarse habida cuenta de lo mucho que lo eran los escritores de entonces.

Desde principios del siglo XVII firma como Cristóbal Suárez de Figueroa, quizá para relacionarse con la Casa de Feria, lo que cuadraría con su personalidad orgullosa. Por lo demás, Juan Andrés Hurtado de Mendoza, quinto marqués de Cañete, fue mecenas del escritor durante varios años y el autor escribió sobre su familia Hechos de don García Hurtado de Mendoça, Marqués de Cañete (Madrid: Imprenta Real, 1616), texto importante además por las informaciones que aporta sobre los descubrimientos geográficos de archipiélagos en el océano Pacífico.

Alguna vez se ha especulado que Suárez podría ser quien se escondía tras el nombre de Alonso Fernández de Avellaneda, autor del Quijote de Avellaneda, publicado en 1614.[3] Pero hoy no se acepta esa hipótesis como aclaración posible, dado que el léxico de Figueroa es potente y claro, lo contrario que el de Avellaneda, y se manejan otras especulaciones al especto, asimismo dudosas.

En 1623 volvió a Italia en compañía del Duque de Alba. Fue auditor en Lecce ( 1629 a 1632), sufrió una persecución inquisitorial y murió en fecha no precisada en tierras italianas. Las noticias de Cristóbal Suárez de Figueroa se pierden mucho antes de 1644. La fecha de su muerte no es posterior a ese año, como se pretende, argumentando que se publicó en Nápoles una “quinta impresión” de su España defendida; pues sucede que el “44” que aparece en portada está estampado sobre un “36” original, de modo que Figueroa pudo fallecer antes de 1644.

Other Languages