Cristóbal Lozano

Cristóbal Lozano Sánchez ( Hellín, Albacete, 26 de diciembre de 1609 - Toledo, 3 de octubre de 1667), humanista y escritor español del Siglo de Oro.

Biografía

Fue el cuarto hijo de los seis que tuvieron Gaspar Lozano y de la Fuente, un modesto carpintero (aunque algunos dicen que alfarero) y Ana Sánchez y López; aunque trabajó en su mocedad en el oficio de su padre, su talento promovió la protección de importantes eclesiásticos que le enviaron a estudiar a Alcalá de Henares hacia 1630, aunque su nombre no figura en los libros de matrículas de la Universidad; allí se despertó su vocación literaria, pues al enamorarse de una tal doña Serafina la recordó en algunas de las novelas cortas escritas ya entonces como estudiante, a las que puso el título más tarde de Serafinas. Se graduó en 1634 y en ese mismo año volvió a Hellín. Se ordenó sacerdote y entre 1635 y 1636 vivió en Valencia, donde publicó sus primeras obras.se trasladó después a Valencia, donde publicó sus primeros libros.

En 1638 era párroco de la iglesia de San Salvador en Lagartera (Toledo). En 1639 se doctoró en Teología en Alcalá. Fue cura ecónomo y vicario de Hellín (1641), así como "comisario de la Santa Cruzada de la villa de Hellín y su partido". Promotor fiscal de la Cámara Apostólica de Murcia entre 1646 y 1650, residió varios años en Madrid y fue también comisario de la Inquisición y capellán de los Reyes Nuevos de Toledo (1663), como su amigo Pedro Calderón de la Barca, cargo que desempeñó en dicha ciudad hasta su muerte el 3 de octubre de 1667. Sus restos serían llevados a Hellín en 1669 y fueron enterrados en la capilla de San Pascual de su Convento de San Lorenzo.

Viajó mucho por toda España: estuvo en Madrid, Ávila, Guadalupe, Linares, Córdoba, Sevilla... Poseía una cultura poco común, y dominaba el latín, el francés y el italiano. Fue muy amigo además de Juan Pérez de Montalbán y fray Diego Niseno.

Algunas de sus obras circularon a nombre de su sobrino, Gaspar Lozano Montesinos (Hellín, 1640), también gran escritor y que terminó muy dignamente algunas partes de las obras de su tío que había dejado inconclusas a su muerte; así lo indicó honestamente al reimprimir gran parte de ellas a nombre de su verdadero autor tras su fallecimiento.

Other Languages