Cristóbal Balenciaga

Balenciaga
Información personal
Nombre de nacimiento Cristóbal Balenciaga Eizaguirre
Nacimiento 21 de enero de 1895 Ver y modificar los datos en Wikidata
Guetaria, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 23 de marzo de 1972 Ver y modificar los datos en Wikidata (77 años)
Jávea, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Diseñador y empresario Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Cristóbal Balenciaga Eizaguirre ( Guetaria, Guipúzcoa, 21 de enero de 1895 - Valencia,[3]

Biografía

Nació en la pequeña localidad de Guetaria, en el País Vasco, en el seno de una familia humilde y católica. Su padre era un pescador que murió en la mar y su madre costurera.

Desde pequeño soñaba con ser modisto y en sus ratos libres dibujaba los grandes diseños que veía. A los trece años, la VII Marquesa de Casa Torres (abuela de la futura reina Fabiola de Bélgica) que veraneaba en Guetaria, se sintió conmovida ante las ansias que tenía el joven por aprender el oficio de la moda, y decidió plantearle un reto. Le entregó un trozo de tela junto a uno de sus más exclusivos vestidos, con el objetivo de que él lo copiara y demostrara su talento. El resultado contentó tanto a la marquesa, que de ahí en adelante se convirtió en su mecenas.

Tras unos años de incipiente éxito, Balenciaga abrió una tienda llamada Eisa (como homenaje a su apellido materno) en San Sebastián, en 1919,[5]

Impuso un estilo totalmente innovador presentando una línea de hombros caídos, cintura pinzada y caderas redondas. Es a partir de los años 50 cuando empieza a ser reconocido y despliega toda su creatividad.

Al contrario que muchos diseñadores, que abocetaban sus creaciones pero no las confeccionaban, Cristóbal Balenciaga tuvo un pleno dominio de la costura y del manejo de tejidos. Coco Chanel llegó a afirmar:

Es el único de nosotros que es un verdadero 'couturier' (costurero)

Manifestó predilección por los tejidos con peso, que se enriquecían con bordados a mano, lentejuelas o pedrería.

Destacan los vestidos negros, los abrigos cuadrados sin cuello ni botones, la manga japonesa, el vestido túnica o los impermeables transparentes.

Vestido de cóctel de tafetán negro diseñado por Balenciaga en 1951.

Balenciaga era capaz de montar un vestido con un paño de tela, sin apenas cortes ni costuras, en poquísimo tiempo. Su habilidad en crear volúmenes y formas fue asombrosa; daba a las prendas un acabado perfecto, casi escultórico, encubriendo todas las botonaduras y puntadas de hilo. Su nivel de exigencia le llevaba a desarmar un vestido entero si no quedaba a su plena satisfacción. Creaba diseños exclusivos para sus mejores clientas sin necesidad de pruebas; la misma Marlene Dietrich afirmó que Balenciaga conocía sus medidas y que ninguno de sus vestidos exigió retoques.

Fue un apasionado de los grandes maestros de la pintura española, especialmente de Velázquez y Goya, aunque sus modelos también muestran influencias cubistas. Se ha dicho que su percepción de la mujer es más japonesa que occidental. Por ejemplo, aunque sus modelos no resultan eróticos a los ojos occidentales —porque son unos volúmenes que encierran o protegen a la mujer— destacan mucho la nuca, un elemento muy erótico en Japón.

La lista de sus clientas de la alta sociedad es muy larga. Además de Marlene Dietrich incluye a Greta Garbo, Grace Kelly... Hizo los vestidos de boda de S.M.[7] (ahora en la colección del Museu Tèxtil i d'Indumentària - Disseny Hub Barcelona). Era una figura legendaria en el mundo de la moda y de la alta sociedad, no sólo por sus diseños sino también por su carácter reservado y su método de trabajo riguroso y discreto. Recibía a sus clientes mediante cita previa y organizaba desfiles privados. No le gustaban las multitudes ni la vida mundana. Guardó con celo su vida privada.

Uno de sus últimos trabajos fue el uniforme de las azafatas de Air France, éste fue el único acercamiento que tuvo al Prêt-à-porter, ya que al igual que Chanel, cuando éste surgió lo rechazó de inmediato, sin embargo, Chanel accedió a crear colecciones Prêt-à-porter y Balenciaga no lo hizo.

Balenciaga decidió retirarse tras cincuenta años en activo en 1968 con la llegada del prêt-à-porter. Por tanto Balenciaga siempre creó Alta costura y nunca prêt-à-porter, por eso es considerado por muchos como el verdadero padre de la Alta costura.

Sin embargo Balenciaga tuvo problemas durante su apogeo. En un principio se negó a unirse a la Chambre Syndicale de la Haute Couture debido a que rechaza sus exigencias, pero al poco se unió al sindicato. En 1956, decidió separarse del calendario oficial de desfiles acordado por la Chambre Syndicale de la Haute Couture y comenzó a presentar sus colecciones a la prensa justo antes de enviarlas a sus clientes para evitar copias y ganar en visibilidad, por lo que es expulsado de la cámara. Desde entonces sus diseños a pesar de ser alta costura no lo fueron en el sentido legal, así que para la Chambre Syndicale de la Haute Couture, Balenciaga nunca creó Alta Costura.

Balenciaga definió la profesión de modisto como sigue:

Un buen modisto debe ser: arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida

Cristóbal Balenciaga

Retirada y fallecimiento

Balenciaga se retiró del mundo de la alta costura en 1968. Primero decidió retirarse de la vida activa en mayo de 1968 y un par de meses más tarde, el 1 de julio, los periódicos daban la noticia del cierre de su casa central en París y de sus talleres de Madrid. El cierre de su empresa fue por sorpresa, como un golpe de efecto y ni sus empleados lo sabían.

Fueron razones de índole económica las que forzaron a Balenciaga a cerrar su negocio debido a la pérdida de rentabilidad del negocio de la alta costura. Por un lado la fuerte carga impositiva de los impuestos franceses se comían la mayor parte de los beneficios y por otro los americanos dejaron de comprar alta costura francesa, en buen medida por la política anti-americana del general De Gaulle. Los americanos habían llegado a suponer cerca del 70% de la clientela de Balenciaga.

Balenciaga regresó a vivir a España. Terminó sus días viviendo en su casa de Altea, donde le gustaba pintar, conversar y comer en la compañía de algunos de sus ayudantes españoles.

Excepcionalmente, cuatro años después de su retirada, aceptó el encargo de diseñar un vestido, el que llevó en su boda Carmen Martínez-Bordiu, la nieta del General Franco e hija de Carmen Polo, una de sus clientas más importantes. La boda se celebró el 8 de marzo de 1972, siendo el vestido de Martínez-Bordiu, la última obra de Balenciaga.

Ese mismo mes de marzo de 1972, Balenciaga fue a pasar unas vacaciones al parador nacional de turismo de Jávea, en Alicante. No estaba enfermo, ni se le conocía ningún padecimiento grave, pero inesperadamente el 24 de marzo sufrió un infarto de miocardio, seguido de un paro cardiaco. Fue trasladado rápidamente al Sanatorio de la Sagrada Familia de Valencia pero falleció. Tenía 77 años de edad en el momento de su fallecimiento. Fue enterrado en Guetaria, su localidad natal.

Other Languages