Crisis salina del Messiniense

Depósitos de yeso en el Karst en Yesos de Sorbas de unos 2 m de espesor. Cada metro de agua marina puede depositar aproximadamente un milímetro de yeso al evaporarse. Los depósitos están formados directamente sobre el fondo marino anterior a la crisis salina y cubiertos por arcillas.

La crisis salina del Messiniense fue un periodo en la historia geológica del Mediterráneo caracterizado por una acumulación masiva de sal en su fondo y que probablemente incluyó un periodo de desecación casi completa.[3] Ocurrió entre hace 5.96 y 5.33 millones de años, durante la edad Messiniense, como consecuencia de la desconexión marina con el océano Atlántico. Su nombre deriva de la edad Messiniense, que a su vez fue nombrado por la ciudad siciliana de Mesina, en la que pueden visitarse espectaculares yacimientos de la sal depositada durante la crisis, que han sido posteriormente levantados por encima del nivel del mar por la deformación tectónica.

La evaporación en el Mediterráneo supera la precipitación recogida por los ríos que en él drenan, por lo que la reducción del intercambio de agua con el Atlántico a través de la conexión del Rif hace 5,96 Ma y su clausura completa hace 5,59 Ma[4] causó una rápida caída del nivel del mar Mediterráneo al cancelarse el aporte de agua que actualmente proviene del Atlántico. Esta evaporación produjo la deposición de grandes cantidades de sal en el fondo marino.

La crisis salina terminó con la inundación de enormes dimensiones del Mediterráneo por aguas Atlánticas hace unos 5,33 Ma,[5]

Posibles causas de su inicio

Interpretación artística de la paleogeografía de los canales de comunicación entre el Atlántico y el Mediterráneo hace unos 6.5 millones de años, antes de la Crisis Salina del Messiniense. La presencia de varios corredores y su profundidad, permitía mantener la salinidad del Mediterráneo a niveles normales como ocurre hoy en día gracias a las corrientes del estrecho de Gibraltar.

Entre las posibles causas de la consiguiente clausura de la conexión con el Atlántico, cabe destacar:

  • Un levantamiento tectónico de la zona del Arco de Gibraltar (cordilleras Bética y Rifeña), a unas velocidades de unos pocos milímetros por año. Se han propuesto tres posibles situaciones tectónicas para esta región geológica que permitirían explicar este levantamiento:
    • Retirada de la placa subducente (slab rollback) durante una subducción. Se han propuesto distintas teorías para la orientación de dicha subducción.
    • Delaminación mantélica y hundimiento de una capa de la litosfera terrestre en la región.
    • Colapso gravitacional y desgarre de la raíz litosférica de un orógeno anterior al Messiniense.
  • Un descenso global del nivel del mar que dejase emergido un istmo entre Europa y África. El nivel del mar era entre 6 y 23 m más bajo que actualmente hace 5.96 Ma y entre 11 y 19 m hace 5,59 Ma (Miller et al., 2005, Science).

El levantamiento isostático de los que fueron estrechos de comunicación con el Atlántico antes de la crisis en respuesta a la eliminación del peso del agua que reposaba sobre la litosfera fue de entre decenas y centenares de metros, contribuyendo así a impedir una pronta reinundación del Mediterráneo. Este levantamiento se conoce como rebote isostático, y es similar al que se observa actualmente en las costas de Escandinavia.

Other Languages