Crisis energética (economía)

Una crisis energética es una gran carestía (o una subida de precio) en el suministro de fuentes energéticas. Normalmente hace referencia a una disminución de la disponibilidad de petróleo, electricidad u otros recursos naturales. La crisis a menudo repercute en el resto de la economía, provocando una recesión en alguna forma. En particular, los costos de producción de electricidad crecen, lo que eleva los costos de las manufacturas. Para el consumidor, el precio de la gasolina (petróleo) para automoción aumenta, lo que lleva al consumidor a una reducción de sus gastos y a una menor confianza.

Economía

Durante la crisis del petróleo de 1979 se imprimieron cupones para el racionamiento de la gasolina, pero no llegaron a utilizarse.

En una economía de mercado el precio de los productos energéticos, tales como el petróleo, el gas o la electricidad se comportan según un principio de oferta y demanda que puede ocasionar cambios repentinos en el precio de la energía cuando cambia la oferta o la demanda. No obstante, en algunos casos una crisis energética obedece a una imposibilidad del mercado de ajustar los precios en respuesta a una disminución de la materia disponible. En otros casos, la crisis puede estar influenciada por la falta de un mercado libre. Algunos economistas han discutido que la crisis energética de 1973 fue empeorada por el control de precios.

El suministro del petróleo está controlado en gran medida por las compañías petrolíferas nacionales de países con reservas abundantes de petróleo barato, entre ellos los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Venezuela, Noruega y Kuwait. Muchos de estos países han formado un cartel conocido como OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). Puesto que la OPEP controla una gran proporción de la producción de petróleo, ejerce una fuerte influencia en el precio mundial del petróleo. Cuando la OPEP decide reducir las cuotas de producción a sus países miembros, esto tiende a elevar el precio del petróleo por cuanto que el suministro disminuye. De forma similar, la OPEP puede incentivar la producción de petróleo para incrementar la oferta y contener a la baja el precio.

No obstante, existen límites a las acciones de la OPEP. Si la OPEP hace subir el precio del petróleo demasiado, la demanda disminuye y la producción de petróleo de los campos menos productivos o de fuentes alternativas tales como las pizarras bituminosas pasan a ser rentables. Además, las economías de los países exportadores de petróleo son muy dependientes del petróleo y las acciones para restringir el suministro de petróleo pueden tener efectos adversos para sus economías.

Demanda de petróleo

El transporte representa la mayor demanda de crudo, seguida de la calefacción y la generación de electricidad. Además, las industrias de plásticos, productos farmacéuticos y fibra sintética dependen del crudo para fabricar materias primeras para su producción. La demanda de petróleo para calefacción en el invierno del hemisferio norte produce fluctuaciones estacionales en la demanda, que crecen al principio del invierno. Los Estados Unidos suponen la mayor demanda de petróleo, con un consumo de alrededor del 25% de la producción mundial.

Other Languages
Afrikaans: Energiekrisis
العربية: أزمة طاقة
čeština: Ropný šok
Deutsch: Energiekrise
English: Energy crisis
Bahasa Indonesia: Krisis energi
norsk bokmål: Energikrise
slovenčina: Ropný šok
slovenščina: Energetska kriza
Türkçe: Enerji krizi
中文: 能源危機
Bân-lâm-gú: Lêng-goân gûi-ki